Aunque Windows se vista de seda, Windows se queda

Windows 10 está ya a la vuelta de la esquina y, con él, la mezcla perfecta entre la última tecnología y algunas de las características que hicieron grande este sistema operativo. ¿O acaso no echabas de menos el clásico menú de inicio? Pues ahora lo tienes y vitaminado, pues se le han añadido los útiles iconos con información en vivo de Windows 8.

Y ahora que ha desaparecido cualquier polémica ya podemos dedicarnos a disfrutar del ordenador, que es lo importante. Pero hablando de polémicas, ¿crees que la del menú de inicio en Windows 8 ha sido la única que ha tenido Windows? De hecho, ¿desde cuándo tiene esta característica? ¿Y qué había antes? Te invitamos a echar la vista hacia atrás para descubrir la evolución de Windows con el paso de las versiones y los años.

 

Windows 1.0

Así lucía Windows 1.0

La primera versión de Windows vio la luz un ya lejano 20 de noviembre de 1985, y por aquel entonces era poco más que un entorno gráfico para que MS-DOS tuviese una cara un poco más colorida. La idea de Microsoft era sencilla: que los sistemas operativos fuesen más fáciles de utilizar. Y para eso, un paso importante era el de dejar atrás las líneas de comandos para tener un entorno mucho más ordenado e intuitivo.

En su primera versión, Windows 1.01 ocupaba la friolera de 5 disquetes de 5¼ de 360 KB, y tenía soporte para algunos dispositivos apuntadores, tarjetas Hércules, gráficos EGA, y para alrededor de 19 modelos diferentes de impresora. Pero, a pesar de todas sus ventajas, no tuvo demasiado éxito y no fue capaz de superar al propio MS-DOS.

 

Windows 2.0

Pocos cambios palpables en la segunda versión de Windows
La constancia es una virtud, y pese a la poca repercusión de su primera versión Gates y los suyos siguieron adelante con Windows. De esta manera, el 9 de diciembre de 1987 vio la luz un Windows 2.0 sin muchos cambios, pero con interesantes pistas de lo que estaba por venir.

Ahora las ventanas se podían superponer las unas sobre las otras y se eliminó la barra de tareas para crear algo a lo que llamaron “Escritorio”, quizá hayas oído hablar de él. Aun así, la ausencia de una barra de tareas complicaba las cosas cuando se ejecutaba una aplicación en pantalla completa, por lo que hubo mucha gente que criticó el cambio. ¿La historia te suena, verdad?

 

Windows 3.0

Windows 3.0 fue el primer hit de Microsoft
Quien la sigue la consigue, y después de dos versiones que no hicieron mucho ruido Microsoft consiguió dar por fin la campanada con Windows 3.0. Lanzado el 22 de mayo de 1990, este sistema traía grandes avances como la compatibilidad con el estándar TrueType de Apple y una mejor gestión de la memoria.

Fue esa capacidad a la hora de utilizar la memoria la que permitió que Windows 3.0 consiguiese poder ejecutar varias aplicaciones simultáneamente en diferentes ventanas. ¡Ahora los ordenadores ya podían hacer más de una cosa a la vez!  Además, también empezó a incluir un vistoso administrador de programas y archivos basado en iconos.

 

Windows 95

Y por fin llegó Windows 95
Después de alcanzar el éxito llegó la hora de la revolución. Microsoft lanzó Windows 95 el 24 de agosto de 1995, una de las versiones más revolucionaras y ambiciosas de su historia. Ahora Windows dejaba de ser un entorno gráfico basado en MS-DOS y empezaba a escribir su propio camino como un sistema operativo con identidad propia.

Windows 95 también confirmaba la utilización de archivos de 32 bits que se empezó a ver en el 3.1 y utilizaba por primera vez el Plug and Play para poder empezar a utilizar un hardware en el ordenador sin tener que configurarlo primero. También presentaba por primera vez un botón para acceder a la lista de aplicaciones instaladas. Como lo oyes, Windows 95 fue el primer Windows con menú de inicio.

 

Windows 98

Pocas novedades en Windows 98
Tres años después, el 25 de junio de 1998, fue publicado Windows 98. Esta nueva versión fue  menos innovadora que la anterior, pero aun así presentaba novedades como un mejor soporte del sistema de ficheros FAT32, que ahora permitía crear particiones de más de dos gigas. ¿Para qué demonios se necesitaba tanto espacio?

Windows 98 fue también el primer Windows preparado para la vida en la red. Incluyó no sólo Internet Explorer 4.01, sino también una colección de nuevas aplicaciones por defecto como Outlook Express, FrontPage Express y NetMeeting.

 

Windows XP

De WindowsXP al cielo
Pero Microsoft no consiguió repetir el éxito de Windows 95 hasta seis años después, cuando el 25 de octubre de 2001 lanzó oficialmente Windows XP. Este fue posiblemente el sistema operativo más exitoso de la historia, y fue el primero de los enfocados al consumidor en estar disponible en versiones para plataformas de 32 y 64 bits.

Entre sus numerosas novedades destacaba una renovada interfaz mucho más moderna, la opción de desconectar o desmontar dispositivos externos, o la de poder instalar aplicaciones y controladores sin tener que reiniciar después. También introdujo características de ciencia ficción como los escritorios remotos, que permitían poder acceder a un ordenador a través de una red local o Internet.

 

Windows Vista

Windows Vista
Cinco largos años tardó Microsoft en atreverse a lanzar un sucesor para su exitoso XP, y la verdad es que la jugada no les salió demasiado bien.  El 30 de enero de 2007 llegó Windows Vista, posiblemente el más maltratado por la crítica. ¿Su pecado? Su alto consumo de recursos y una estabilidad no tan buena como la de versiones anteriores.

Aun así, Windows Vista presentó unas cuantas mejoras interesantes, como una estética mucho más moderna gracias a su interfaz gráfica Windows Aero. También introdujo nuevas aplicaciones como Windows Media Center, su sistema de actualizaciones Windows Anytime Upgrade y un Windows Sidebar para ejecutar pequeños programas en el escritorio sin abrir nuevas ventanas.

 

Windows 7

Windows 7 vuelve a convencer
Tras el traspié, Microsoft se dio prisa en sacar un nuevo y mejorado sucesor. De esta manera, el 22 de octubre de 2009 buscaron la redención con Windows 7, un sistema operativo que resultó increíblemente ligero, estable, y con un enorme número de posibilidades de personalización.

Windows 7 incluyó un buen número de novedades, entre las que destacaban un mejor soporte para discos duros virtuales, mejor rendimiento en procesadores multinúcleo y un nuevo rediseño de su barra de tareas. También presentaba el concepto de las “Bibliotecas”, carpetas virtuales en las que se se muestra en una sola vista el contenido de diferentes carpetas.

 

Windows 8

Modern UI en Windows 8
Tal y como hicieron en el pasado, tras el éxito de Windows 7 en Microsoft decidieron intentar una nueva revolución, y el 26 de octubre de 2012 presentaron Windows 8. Con este sistema operativo se intentó crear una nueva interfaz que pudiera ser utilizada en diferentes dispositivos, ya fueran ordenadores, teléfonos móviles o tabletas.

La idea era buena, puesto que querían que la gente sólo tuviese que aprender a utilizar un sólo Windows para usarlo en diferentes tipos de aparato, pero para ello sacrificaron el menú de inicio y hubo gente que no supo entenderlo.

Aun así la polémica interfaz Modern UI contaba con interesantes características. Una de ellas era que ahora se podían tener aplicaciones que mostrasen datos sin tener que entrar en ellas. También se empezaban a poder montar imágenes de disco como si fueran unidades virtuales, y se introducía una nueva aplicación nativa llamada OneDrive para obtener espacio en la nube.

 

Comprar Windows 8.1 Pro Pack Ahora

 

 

Imágenes | Wikimedia

 

[newsletter utm=”historia-de-windows”]

HACE 5 AÑOS