Fabricantes de smartphones: me quiero divorciar de la batería portátil, ¿hay opción?

Cargadores de móviles

Juntar las palabras ‘batería’ y ‘smartphones’ en la misma frase es casi sinónimo de malas caras. Y es que es difícil estar satisfecho con las autonomías actuales de los dispositivos móviles. Ha habido mejoras, sí, pero todavía se venera a un móvil cuando alcanza el día entero de batería. ¿Recuerdas cuándo tu Nokia, que no era “inteligente” ni nada, te aguantaba casi una semana?

Es cierto que siempre quedará la opción de las externas o incluso la “frikada” de andar con otra batería cargada en el bolsillo. Pero esto no es del todo práctico y lo ideal es volver a tiempos donde las baterías duraban qué menos que un fin de semana. ¿Será posible este 2015?

 

Ión de litio que alimenta tu batería

Las baterías de prácticamente todos los teléfonos móviles a estas alturas, incluido posiblemente el tuyo, son de Ion de Litio (Li-Ion). Este tipo de baterías sustituye a las anteriores de níquel-cadmio y tiene una gran vida útil, una carga relativamente alta en espacios reducidos y carecen del ‘efecto memoria’ (que te andaba haciendo cargar y descargar completamente el teléfono). Pero no son perfectas.

Batería de ión de litio

Por una parte se ve una tecnología que ya está muy exprimida, los fabricantes apenas son capaces de mejorar su capacidad de sensiblemente (aunque cada semana aparezca una nueva panacea), por lo que se consiguen autonomías más largas prácticamente poniendo baterías más grandes dentro de los teléfonos.

Por otra, que estas baterías todavía son algo sensibles (y peligrosas) cuando se exponen a desafortunados golpes o fuentes de calor y ojalá no lo hayas vivido en tus propias carnes porque no es nada agradable. No hay más que darse una vuelta por Youtube para ver unos cuantos vídeos de este estilo.

 

¿Qué hay de nuevo?

Por tanto, es interesante ver los puntos en los que se están haciendo progresos reales, y que ya están llegando a la calle o están cerca de hacerlo.

 

Baterías más grandes

La densidad energética de una batería es la cantidad de carga que almacena entre el volumen que ocupa. Por esto es fundamental que las baterías acumulen cuanta carga sea posible en el menor espacio. El problema es que se avanza ya muy poco en este aspecto, entre un 5% y un 10% cada año.

Otro reto básico es ajustar esta batería al hueco que queda en el teléfono una vez se instalan los componentes básicos. Aquí se empiezan a ver baterías con nuevos factores de forma, que se acoplan mejor a la forma de nuestro teléfono. Como anillo al dedo viene pues que los teléfonos sean cada vez más grandes. No tanto, eso sí, la tendencia que lleva a algunas marcas por hacerlos cada vez más y más finos.

 

Baterías flexibles

Batería curva para wearables de Samsung

Pero si la intención es continuar invadiendo este campo, la mejor forma de hacerlo cuando surgen teléfonos o dispositivos curvos (como el LG G Flex) es curvando también la batería. Este avance es también útil si se piensa en dispositivos como los smartwatches, donde hay que aprovechar cada milímetro al máximo.

 

Cargas más rápidas

Ya que no es posible alargar la autonomía mucho más, al menos que se pueda cargar rápido, habrás pensado en más de una ocasión. Este año se han visto algunos flagships de las primeras marcas llegar con funciones de carga rápida, que está incluida en teléfonos como el Galaxy Note 4 o el Nexus 6. Con ella, y hasta el 50% de carga, el teléfono recibe mayor corriente, por lo que se puede cargar más rápido sin deteriorar su batería (o, al menos, no demasiado).

 

Vidas más largas

Y es que la vida útil de las baterías se reduce al cargarlas demasiado rápido. Esto es así por que al cargarlas aumenta su temperatura y las baterías no se llevan bien con el calor.

Investigaciones recientes muestran que aplicando un gel de nanotubos de dióxido de titanio en lugar de grafito para el ánodo, se podría cargar hasta un 70% de las baterías en tan solo dos minutos, manteniendo los ciclos de carga en hasta 10.000. Suena a ciencia ficción, ¿verdad? Pues no lo es.

 

Baterías más seguras

batería-prologium-que-se-puede-cortar

Como comentaba, las baterías tienen otros retos a parte de ser simplemente más duraderas. Retos como el de la seguridad también están encima de la mesa, y hay avances al respecto. Reemplazar los componentes inflamables de estas baterías es algo que ya se ha logrado en el laboratorio con muy buenos resultados.

Prototipos como el de ProLogium que ves en la imagen ya están de camino a incorporarse en las propias fundas de los teléfonos, gracias a su delgadez y resistencia a golpes y cortes, manteniendo sus propiedades.

 

La vía indirecta: tu teléfono se hace más eficiente

Pero tanto si las baterías mejoran como si no, todavía queda una de cal y otra de arena para la autonomía de tu teléfono. Hay elementos en los que el trabajo está dando sus frutos y ya se ven mejoras de eficiencia energética en los smartphones.

Haciendo un recorrido rápido, los procesadores cada vez consumen menos, incluso aunque su potencia sea mucho mayor generación a generación. Además, las memorias que se usan con ellos son cada vez más pequeñas y se pueden combinar elementos en menos chips. Incluso la pantalla ilumina más con los mismos vatios de un año para otro, igual que pasa con la antena de datos. El software también se optimiza de un año para otro, haciendo que algunas tareas consuman menos.

cables

Entonces, ¿por qué apenas noto mejora en mi batería? Bueno, cada vez se realizan más tareas en nuestros teléfonos, y estas se hacen más intensas: cámaras con más megapixels, pantallas en mayor resolución, vídeo en mayor calidad…

Ya hay teléfonos que destacan por su asombrosa duración de la batería, con los que se puede pasar entre uno y dos días (de uso intenso, ojo) alejados de todo tipo de cargador. Modelos como el Xperia Z3 Compact o el Ascend Mate 7 son ejemplos muy buenos, y este año seguro que habrá más.

 

 

[newsletter utm=”bateria”]

 

Imagen de portada: Jim Bauer

HACE 5 AÑOS