REVIEWS

Los 15 peores efectos especiales del cine

99 COMENTARIOS

Seguro que como a muchos de nosotros te sigue sorprendiendo esa magia de Hollywood en la que presupuestos desproporcionados acaban entregando efectos especiales capaces de hacerte pasar de la risa al llanto con una facilidad pasmosa. El último en dar el cante ha sido el bebé de “El Francotirador”, pero como ya habrás imaginado no es ni de lejos el único que ha metido la pata hasta el fondo.

“DEEP BLUE SEA”

Tiburones gigantes asesinos ya es un concepto pillado bastante por los pelos, pero si al menos hubiesen tirado por la vía lógica y gastarse más en efectos especiales que en contratar actores probablemente no te habrías cruzado con esa escena de locos en la que, en un discurso épico, el tiburón se merienda a Samuel L. Jackson.

“DESAFÍO TOTAL”

Sí, ya sé que la primera de “Desafío Total” es oro puro (aunque la segunda tampoco está mal), pero al menos reconocerás que hay algunas escenas que cantan como una almeja. Recuerda, por ejemplo, el cambio de cara de Cuache para librarse de sus perseguidores, o peor aún, el momento en el que caen a la superficie del planeta rojo y sus caras empiezan a desformarse por culpa de la falta de oxígeno. De locos, vamos.

“E.T.”

E.T. es tu amigo de la infancia, el alienígena más mono y simpático de la historia del cine, pero ojo, eso sólo se sustenta con la versión original, porque si has visto la remasterizada se te habrá caído el alma al suelo sí o sí. En ella el muñeco se cambia por un E.T. CGI y, especialmente en cualquier escena del baño, te provocará más miedo que una sensación entrañable.

“EL FRANCOTIRADOR”

No íbamos a privarte de poder ver el “efecto especial” que protagoniza este especial. El bebé de juguete de “El Francotirador” es, probablemente, la escena más loca que te puedes echar a la cara este año. Básicamente no hay explicación para que el equipo de rodaje dejase pasar el filtro y metiese en la cinta esta cantada monumental. No había un vecino con un recién nacido por ahí, si sólo iban a ser dos minutos de rodaje…

“FREDDY VS JASON”

Hay gente muy contenta con el resultado final de “Freddy vs Jason” y espero que tú no estés entre ellos, porque menudo despropósito. Momentos WTF hay a cascoporro, pero el de la pesadilla del perro-gusano del inframundo que parece sacado de un almacén de muñecos animatronics que ha sido pasto de las llamas es mi preferido.

“HARRY POTTER Y LA PIEDRA FILOSOFAL”

Nunca diré nada malo de ‘Harry Potter’, es una de esas sagas que tiene algo especial y es capaz de mantenerte pegado a la silla de principio a fin, pero entre tanto tren y castillo a alguien se le olvidó contratar a un animador competente para crear al troll que está en el lavabo y se la tiene jurada a los pobres magos. No es que sea feo porque lo marca el guión, es que está mal hecho y punto.

“JUMANJI”

Seguro que ‘Jumanji’ es otra de tus películas de aventuras favoritas y, tranquilo, no vengo a desmontarla de principio a fin, pero mientras que la estampida y el resto de efectos son una auténtica gozada para la época en la que se crearon, hay algo que chirría de forma escandalosa. Seguro que ya sabes de qué te estoy hablando, de los monos naranjas que conducen motos.

“LINTERNA VERDE”

Hay películas de superhéroes fantásticas, hay películas malísimas y luego hay propuestas que, por una razón u otra, no pasan del aprobado justo por méritos propios. En ‘Linterna Verde’ el principal culpable de esa situación, además del guión, son los efectos especiales, y es que hay algunos como el del paseo por OA que da susto al miedo.

“SERPIENTES EN EL AVIÓN”

Vale que desde su creación tuvieses bastante claro que “Serpientes en el avión” iba a ser un despropósito de principio a fin, pero si al menos los ataques de las culebras enfurecidas se hubiesen hecho con algo más de mimo probablemente la cosa cambiaría (no, para qué vamos a engañarte, no cambiaría nada). Espero que tu escena favorita también sea la de la serpiente que sale del WC y ataca al pobre que estaba allí sentado.

“SHARKNADO”

Elegir un efecto especial de esta película que chirríe especialmente es como ponerte a contar granos de arena en el desierto. No es que haya uno, es que toda la película es un festival de tiburones voladores que acaban reventados en mil pedazos o cortados con sierras eléctricas con unos efectos que harían palidecer al pobre Harryhausen. ¿La gracia de la película está ahí? Pues sí, ahí tienes razón.

“SOY LEYENDA”

“Soy Leyenda”, un clásico revisitado en el que todo luce como los ángeles, con escenarios espectaculares y situaciones de vértigo hasta que… ¡tachán! Aparecen los vampiros y sus pobres diseños, que pretenden dar miedo y acaban dando pena, y te sacan completamente de la cinta. Fatal. Que no te extrañe que Will Smith se pase la película escondido, es lo mejor que puede hacer para huir de semejante metedura de pata.

“STAR WARS”

Ah, el amigo Lucas, un clásico a la hora de destrozar películas con efectos CGI que no vienen a cuento. En las películas renovadas de ‘Star Wars’ no sólo te cabrearás gritando que Han Solo disparó primero, también encontrarás hueco para las risas cuando te cruces con escenas como la del encontronazo de Han con Jabba. De vergüenza ajena.

“SUPERMAN”

Vale que la primera de Superman tiene sus años y que, como es lógico, a día de hoy se le ven las costuras por todos lados. Pero aquí no te hablo de los vuelos rasantes con flequillo al viento o los poderes del amigo con los calzoncillos por fuera, te hablo de esa destrucción de la presa de juguete que, en modo maqueta, te dejará con cara de “¿pero qué narices acaba de pasar?”.

“VAN HELSING”

Otra de esas películas en la que el mayor problema, más allá de sus efectos, es la película en sí. Eso sí, si estás preparado para sufrir una de las peores escenas de efectos especiales de la historia del cine te recomiendo que saltes directamente a la transformación en lobo. Mal no, lo siguiente.

“300”

Ya sabes que, por su condición de cinta inspirada en una novela gráfica, los planos y situaciones vividos en “300” son bastante especiales, pero el momento en el que los fx de la película se rompen por completo para dejarte atónito es la lucha del joven Leonidas frente al lobo. Por suerte sólo te arruinará los primeros minutos de la película y a partir de ahí todo va en ascenso.

HACE 5 AÑOS