Movistar vs Vodafone: la guerra llega a sus OMV, Tuenti Móvil y Lowi

Hay amigos que son viejos enemigos. Tom y Jerry, Rasca y Pica, Silvestre y Piolin, el Coyote y Correcaminos … y por último, Movistar y Vodafone. Dos de los operadores con más historia en España llevan años en la pelea diaria por conseguir nuevos clientes, una pelea que ahora se ha trasladado a las segundas marcas.

Aunque a lo mejor no son tan conocidos, Tuenti Móvil por el lado de Movistar y Lowi por el lado de Vodafone son ahora los nuevos actores con los que los viejos conocidos se siguen repartiendo leña de manera más disimulada. Pero empecemos por el principio y veamos de dónde viene esta larga pelea entre operadores.

Toda esta historia empieza allá por 1995. Fue entonces cuando los españoles por fin pudimos elegir con quién tener nuestro teléfono móvil (¡habían móviles!), porque hasta entonces sólo existían Movistar (telefonía digital) y Moviline (telefonía analógica), ambas de Telefónica.

En octubre de ese año nació una marca que muchos recordaréis, la mítica Airtel, la del anuncio del niño que se llamaba Edu y llamaba a todo quisqui para felicitar la Navidad. Comenzaba entonces la pelea entre Movistar y la que ahora conocemos como Vodafone para intentar llevar a los clientes a su lado.

 

Round 1: Tarifas y móviles gratis

Después de unos años, y con el nacimiento de Amena de por medio, Vodafone se hizo con Airtel, que dijo adiós en 2001. Fue entonces cuando empezó la guerra entre operadores, donde los golpes bajos y demás artimañas no han parado de circular de un lado a otro.

Las primeras leches de un lado al otro fueron las tarifas. Si Movistar sacaba una tarifa al día siguiente llegaban los de Vodafone para bajarlas más todavía, y así una y otra vez. Y aunque lo que más mira cualquiera hoy en día cuando quiere elegir operador son las tarifas —’la pela es la pela’— por entonces la guerra entre Movistar y Vodafone no era sólo por las tarifas, y es que sus clientes querían fardar de teléfono, y además si no habían pagado por él mejor.

Y los de marketing de Movistar y Vodafone, que tontos no son, supieron entender a los usuarios y estuvieron durante años ofreciendo teléfonos a cero euros. Además estaban las súper-exclusivas, chachi-teléfonos de última generación que sólo se podían comprar en un operador, una guerra que Vodafone ganó en más ocasiones. Ellos trajeron en exclusiva diversas BlackBerry a España, o uno de los primeros Android, el HTC Magic, a lo que Movistar contraatacó con Apple, con los primeros iPhone. Pero claro, llegó un día en el que los teléfonos que “regalaban” no les costaban lo que un smartphone de hoy en día y el grifo se cerró.

Fue en la primavera de 2012 cuando decidieron que algo tenía que cambiar. Entonces Movistar anunció que se acababa eso de “te regalo un móvil si me juras amor eterno”, o al menos por dos años y luego ya veremos. Y claro, aunque los resultados iniciales para Movistar fueron devastadores no se quedaron solos. Como si de un marcaje al hombre se tratase, todos los operadores con Vodafone a la cabeza, vieron que Movistar podía tener razón, los móviles no tenían el mismo precio que en el pasado, y siguieron sus pasos. Dicen que “una retirada a tiempo es una victoria”. Eso sí, los dos operadores que más clientes vienen perdiendo en los últimos años han vuelto a recurrir a lo de los móviles “gratis”, aunque ya son muchos los que no se fían de esos “regalos”.

 

Round 2: Fusiones y 4G

La verdad es que en Movistar fueron muy listos. Acabaron con los móviles gratis, sí, pero tenían un as en la manga. En octubre de ese mismo año, el ex-monopolio decidió que era hora de ofrecer tarifas que a cambio de una cuota concreta y definitiva incluyesen fijo, ADSL y móvil, lanzando Fusión. Su gran ventaja era que tenían una red fija más extensa y moderna que ningún otro operador, con su fibra óptica, por lo que podían ofrecer Fusiones donde otros no pueden.

Y mientras las Fusiones iban llegando a todos los operadores llegó otra necesidad, la de actualizar las redes fijas para poder ver vídeos de gatetes en Youtube sin cortes. Así, Movistar decidió gastarse cientos de millones de euros en abrir zanjas en la calle para llevar la fibra a millones de casas. Por su parte Vodafone anunció lo mismo, a menos escala y compartiendo fibra con Orange, aunque para recortar distancias con Movistar hizo una pequeña trampa, se dejó 7.200 millones de euros (¡ni el sueldo de varios años de CR7!) para comprar ONO y su cable.

Pero mientras Movistar empezó la guerra de las Fusiones con ventaja, ventaja que ahora ya no es tan grande, el último golpe se lo ha dado Vodafone. Los rojos fueron los primeros en poner en marcha en España el famoso 4G, mientras que en Movistar tuvieron que recurrir a Yoigo para que les hiciese un hueco en su red 4G. ¿El resultado casi dos años después? Vodafone tiene la red 4G más desarrollada de España. Un golpe muy muy duro.

Eso sí, la relación entre Movistar y Vodafone tampoco ha sido siempre de tortazo tras tortazo, como si fuese esto una película de Bud Spencer, también ha habido tiempo para los momentos románticos. De esta manera las dos marcas alguna vez han modificado tarifas casi al mismo tiempo de manera un tanto sospechosa, e incluso se han puesto de acuerdo para compartir antenas.

 

Last Round: Segundas marcas

Llegados a este punto la estrategia de Movistar y Vodafone es muy clara, con tarifas que juntan fijo y móvil y bonos de minutos y megas para los que solo quieren móvil. De momento les está funcionando y sus números han mejorado respecto a años anteriores, pero los operadores virtuales siguen creciendo con fuerza gracias a una estrategia compartida por la mayoría de ellos, el low cost.

El fuerte de la mayor parte de los virtuales son sus tarifas, más baratas que las de Movistar o Vodafone, lo que ha hecho que mes a mes muchas personas decidan dar el salto hacia uno de ellos. Pero viendo el éxito de este tipo de compañías ambos operadores decidieron atacar a los OMVs con una estrategia muy parecida a la que hacen los supermercados: las segundas marcas.

De esta manera Movistar tiene a Tuenti Móvil y Vodafone a Lowi, sus segundas marcas para luchar contra los virtuales. Sin móviles gratis o a plazos las dos marcas apuntan a un mercado bastante parecido, esos que están más pegados al WhatsApp que con el teléfono en la oreja todo el día. Por eso Tuenti Móvil y Lowi centran sus tarifas en los bonos de megas, ofreciendo llamadas nacionales a cero céntimos por minuto, pagando los correspondientes 18 céntimos de establecimiento de llamada.

Pero realmente si por Movistar y Vodafone fuese no sabríamos que Tuenti Móvil y Lowi les pertenecen. ¿Por qué? Porque sus hermanos mayores las quieren cerca pero sin que se sepa casi de su parentesco. Como los supuestos hijos secretos de Papuchi, vamos. Tuenti Móvil (aunque cada vez sale más en los catálogos y en la web de Movistar) sigue teniendo su propia sede y gente trabajando aparte, mientras que sabemos que Lowi es de Vodafone casi de casualidad. Las malas lenguas dicen que les tienen arrinconados en una pequeña sala de la sede de Vodafone…

Pero esto me pregunto yo: ¿para qué crear segundas marcas si luego las tienen escondidas? Una de las posibles razones es bien sencilla. Movistar y Vodafone son perros viejos ya, y entre algunas cosas que han hecho bien, también les han salido otras mal, manchando su imagen. Si yo supiese de primeras que Lowi es de Vodafone y Tuenti Móvil de Movistar, por muy buenas ofertas que me hagan a lo mejor paso de ellas porque he tenido malas experiencias en el pasado con sus “hermanos mayores”.

Y en esas están ahora estos viejos conocidos. La larga guerra de estrategias entre Movistar y Vodafone ya no solo es cosa de dos, ahora también tienen segundas marcas para pelearse. Id preparando palomitas y Coca Cola, porque la batalla promete dar espectáculo.

 

[newsletter utm=”movistar-y-vodafone”]

HACE 5 AÑOS