REVIEWS

¿Por qué Magic Mirror de LG puede marcar el inicio de una nueva era?

Hace poco más de una década, todos nos creíamos los reyes del mambo con nuestro Nokia 3310, un móvil que tenía todo lo que necesitábamos: llamadas, sms, calculadora y, sobre todo, el Snake. Por no hablar de su robustez, que lo convertía en un arma arrojadiza. ¿Quién nos iba a decir entonces que a estas alturas podríamos leer diarios a tiempo real en nuestros móviles, reconocer canciones en apenas unos segundos o incluso hacer fotografías profesionales con ellos?

Pues bien, esto no ha hecho más que empezar, ya que la tecnología avanza a pasos agigantados. De hecho, en apenas unos años puede que vivamos en una casa con sistemas totalmente controlados por ella (sí, como cuando la Ultrahouse 3000, un hogar con la voz de Pierce Brosnan, intentó asesinar a Homer Simpson tras enamorarse de Marge).

 

LG U+ nos ayudará a vernos (más) guapos

Esto es, precisamente, lo que pretende hacer LG -no nos referimos a cargarse al macho alfa de cada morada, sino a intentar automatizar la vida-. Y un primer paso para ello es el LG Magic Mirror, un espejo inteligente presentado en el MWC 2015.

Se trata de un dispositivo que mostró la escisión Uplus de la compañía asiática y que destaca básicamente por analizar la piel y mostrar los resultados en la pantalla. Vamos, que si tienes poros negros indetectables o impurezas nacientes, el espejito mágico lo verá y te informará (mejor prevenir que curar, ¿no?). Como es lógico, contará con una display en el que se nos indicarán algunos consejos para mejorar el cuidado de nuestros rostros, así como también información de lo más variopinta, ya sea el horario, el clima o, incluso, si vamos a la moda. Habría que ver cómo se mide este último punto, ya que dudo que todos aceptemos llevar las últimas colecciones presentadas en la pasarela Cibeles (ya no sólo por el estilo, que puede gustarnos o no, sino más bien por el bienestar de nuestros bolsillos).

Y si empezamos a hacer suposiciones, basándonos también en la dinámica que han seguido otros dispositivos como las Google Glass y demás, este Magic Mirror podría acabar siendo un terminal multitarea (vamos, una especie de ordenador) con el que realizar videoconferencias, ver vídeos en Youtube o encontrar direcciones mediante Google Maps mientras nos arreglamos.

Lo que está claro es que si este prototipo acaba convirtiéndose en un invento real puede que cambie más (si cabe) nuestros hábitos.

 

El internet de las cosas

Así pues, aunque actualmente se encuentre en fase de desarrollo, estamos ante un dispositivo que podría reforzar sutilmente el concepto de IOT (Internet of Things). Este se refiere, precisamente, a una red de objetos cotidianos, totalmente interconectados, con representaciones virtuales en una estructura similar a la de Internet. En otras palabras, se trata de conectar lo que actualmente está desconectado para que tenga una relación más fluida.

Hablamos de tazas, de platos, de zapatillas, de neveras, de mesas y de todo tipo de cosas físicas que se puedan sincronizar con la tecnología. Hablamos de objetos con los que podremos interactuar dotándolos de una partícula tecnológica. ¿Perdiste un calcetín? Quizás lo encuentres en un santiamén.

Por otro lado, ya no habrá productos fuera de stock: podrías saber cuántos artículos quedan a la venta en una tienda y cuánto tardarán en reponerse. Robar perdería su sentido, todo se encontraría a golpe de click. Y dejarían de perderse paquetes de Correos, esos que hoy en día desaparecen como si su centro de recepción fuese el Triángulo de las Bermudas.

Sea como fuere, actualmente este es un escenario muy verde y con un largo e incierto recorrido por delante (¿se podría tecnologizar todo, todo?), ya que el 99,4% de objetos físicos que podrían formar algún día parte de la estructura de la IOT todavía no están conectados. Mola imaginar que simplemente entrando por la puerta de tu casa se fuese calentando el agua de la ducha, se encendiese la calefacción, las zapatillas se desplazasen por sí mismas al zapatero y, mientras acabas de secarte el pelo frente al Magic Mirror (donde estarías viendo el último videoclip de tu artista favorito), la cocina inteligente empezase a hacerte la cena. ¿Puede ser este prototipo de LG el inicio de una nueva era?

 

[newsletter utm=”Por-qué-el-Magic”]

HACE 5 AÑOS