REVIEWS

Las 4 mayores locuras por tecnología

Vivimos una época en la que la tecnología se ha configurado como epicentro de todos nuestros terremotos cotidianos. Redes sociales, compras, información, fotos, trabajo… Todo gira entorno a nuestros dispositivos conectados. Lejos quedaron las locuras que se hacían por comprar el último modelo de zapatillas con bolas en la lengüeta para hinchar las suelas (obviar el hecho de que los términos ‘hinchar’, ‘bolas’ y ‘lengüeta’ quepan en una misma frase).

¿Locuras por amor? Pffff. ¡Locuras por tecnología! Estos son algunos de los ‘hinques de rodilla’ más hermosos jamás hechos para conseguir un nuevo artilugio (todos verídicos y ordenados de menos a más).

 

¡Todo por el nuevo iPhone!

Un clásico: ¡a por el nuevo iPhone! Lo curioso de un japonés fue disfrazarse de móvil y esperar sentado frente a su establecimiento de Tokio a que vendieran el último modelo… ¡cuando aún no había ni siquiera fecha prevista para el lanzamiento! Personalmente me parece una precaución de lo más normal. Ser el primero en algo cuesta y además, ¿qué tienes que hacer mejor que ‘plantar tu tienda delante de la tienda’ y vivir a la espera? No tener el último modelo no es vida…

locura en las colas por el nuevo iphone

 

Lo importante no es tener salud

Sonada fue la venta de un riñón por parte de un adolescente chino de 17 años, con el objetivo de comprarse un iPad y un iPhone. El asunto finalmente acabó en los tribunales, ¡pero no me digáis que el tema no tiene tela…!

Yo estoy con él y mi solidaridad para con los detenidos en ‘la operación’. Lo fácil sería el jueguecito de palabras sobre cuánto cuesta el último modelo, que si en vez de un riñón lo normal sería un ojo de la cara… Seamos claros, un riñón filtra y todo eso, pero tampoco tiene tantas aplicaciones como el último modelo. Si al menos te enviase informes de análisis sanguíneos por Bluetooth

 

“Te vendo mis hijos a cambio de smartphones y ordenadores”

Y en China seguimos, porque una pareja china fue detenida por vender a sus tres bebés para poder comprarse iPhones y ordenadores. Aquí ya hay que ponerse serios y no frivolizar. Sólo un pequeño apunte: ¿Puede acaso una tableta hacerse sus necesidades encima? ¿Huelen las aplicaciones? ¿Se puede negar a comer o dormir si tú lo deseas? Ahí lo dejo. No hay más preguntas, señorías.

¿hijos o iphones?

 

 

Alquilar tu novia por un iPhone 6

Hemos visto propuestas de todo tipo. Enseñar atributos femeninos por una ‘figura de amiibo y 5 dólares’ (no entiendo esa obsesión por el dinero); ofrecer sexo directamente (¿para cuándo el móvil como moneda de cambio?); la virginidad (propia) y mi preferida: alquilar a la novia por un iPhone 6.

Eso sí. El pobre desgraciado al que se le ocurrió esta última idea, pone sus condiciones: se alquila por horas, siempre que no haya sexo (tampoco entiendo el remilgo) y con el consentimiento de ella, faltaría más (desde aquí se oyen sus risas). Lo más seguro es que la muchacha deje al ‘muy’ por el primer inquilino que pase pero, eso sí, este va a ver sus whatsapps de despedida en full hd…

 

¿dispuesto a qué por un iphone?

 

[newsletter utm=”4-locuras-gordas”]

HACE 4 AÑOS