REVIEWS

ZTE Blade S6, lo hemos probado

Cada vez hay más fabricantes chinos que desembarcan en Europa con la intención de hacer las cosas bien, y ZTE es uno de ellos. Aunque hasta ahora no habían conseguido destacar demasiado, en los últimos meses la evolución de sus dispositivos está siendo cada vez más notable, y por fin se empiezan a posicionar como uno de los nombres propios con aspiraciones para liderar la gama media.

El ZTE Blade S6, de hecho, es un móvil que no tiene nada que envidiarle a los de la mayoría de grandes fabricantes de esas gamas. Han acertado apostando por los reputados procesadores Snapdragon, se han decantado por una pantalla HD 720p para ahorrar en batería y han añadido una versión de Android con pocas personalizaciones, dando como resultado uno de los móviles más interesantes que te puedes encontrar hoy en los catálogos de las operadoras.

 

Una pantalla sin demasiados peros

DSC_0196

Aunque en las gamas superiores parece que la moda de las pantallas gigantescas de 5,5 y 6 pulgadas está para quedarse, en las gamas medias hay un poco más de sensatez. ZTE de hecho ha apostado por una más que suficiente pantalla de 5 pulgadas, lo que unido a no abusar demasiado de los marcos, da como resultado un teléfono móvil que podrás manejar perfectamente con una sola mano.

La pantalla tiene una resolución de 720 x 1280 píxeles y una densidad de píxeles de 294 ppp. Es verdad que por un poco más de dinero habrá personas que prefieran una resolución Full HD , pero la diferencia en una pantalla de estas dimensiones es mínima, lo que hace que el ahorro de batería que se obtiene gracias a una menor resolución haga de la de ZTE una decisión acertada.

El único pero que le podrás encontrar está en el brillo. Y es que aunque en interiores y con poca luz ambiente no da ningún problema, si vas a utilizar el smartphone en exteriores durante días muy soleados tendrás que subirle el brillo al máximo para ver bien la pantalla.

 

Un diseño más minimalista y discreto

DSC_0201

Uno de los grandes lastres que los móviles chinos llevan años arrastrando es el de tener unos diseños feos, con materiales de baja calidad y demasiado parecidos entre sí. Esta es una tendencia que poco a poco va desapareciendo y el Blade S6 de ZTE no podía quedarse atrás. De hecho, si comparas este móvil con los que ha venido lanzando hasta hace pocos meses verás que la evolución en cuanto al grosor y su aspecto es más que evidente.

El móvil tiene unas dimensiones acertadas, y entre sus cinco pulgadas y la escasez de marcos han conseguido un tamaño de 144 x 70,7 milímetros. Además su grosor es sólo de 7,7 milímetros y su peso de 134 gramos, con lo que ante ti tienes un móvil muy ligero con un agarre muy agradable que se adaptará perfectamente a tu mano gracias a sus bordes redondeados.

DSC_0229

En cuanto a formas, la parte frontal del teléfono tiene personalidad gracias a un diseño minimalista y con tres botones capacitivos debajo de la pantalla de los que sólo verás el central, el cual se muestra con un redondel. Esta disposición, y sobre todo la forma del botón capacitivo, hace que el móvil tenga un cierto parecido al iPhone de Apple, pero esto no tiene por qué ser una desventaja.

Lamentablemente, la parte trasera del móvil es bastante más simple. Está formada por una sola pieza que cubre tanto los marcos como la parte trasera, y está acabada con un plástico gris en el que no luce ningún detalle que le pudiera imprimir un poco de personalidad. Esto es algo bueno si buscas un móvil discreto, pero puede resultarte un inconveniente si prefieres un diseño reconocible.

DSC_0258

El plástico que ha elegido ZTE para el acabado  intenta imitar un aspecto metálico, lo que en un primer momento te puede decepcionar un poco cuando lo coges y te das cuenta de que es plástico. Aun así, no deja de ser una decisión acertada ahorrar en los acabados a cambio de ofrecer un hadrware que, como verás a continuación, es su gran punto fuerte.

 

Buena potencia para la gama media

DSC_0260

Hasta ahora ZTE siempre había sido uno de esos muchos fabricantes que se conformaban con procesadores mediocres con los que aguantar como buenamente podían para ahorrar en los costes del teléfono. Pero con el Blade S6 han decidido cambiar de estrategia y apostar por uno de los mejores procesadores de gama media del mercado, el Snapdragon 615 con 8 núcleos y tecnología de 64 bits de Qualcomm.

Apostar por este procesador ha hecho que el precio del teléfono se vaya por encima de los 250 euros, pero a cambio tenemos un dispositivo impecable que mueve Android con una fluidez asombrosa, sin bloqueos ni lag, y donde te funcionará a las mil maravillas prácticamente cualquier juego del catálogo de Google. Toda una sorpresa teniendo en cuenta la gama en la que está situado.

DSC_0265

Pero si eres de los que prefiere datos en vez de sensaciones, si analizas este móvil con el popular banco de pruebas AnTuTu verás que consigue una puntuación de unos 30.000 puntos, quedándose cerca de los gamas altas del año pasado como el LG G3 y el Nexus 5 con 35.000 y 36.000 puntos, y por encima de uno de los líderes de la gama media como es el Moto G 2014.

Números aparte, el procesador rinde genial tanto con juegos como con vídeos. Le acompañan 2 gigas de memoria RAM con los que no tendrás problemas para utilizar varias aplicaciones al mismo tiempo, y una memoria interna de 16 gigas que aunque parezca un poco justa, gana enteros con una ranura microSD con la que le puedes añadir otros 64 GB más.

 

Una cámara que se defiende mejor de día

DSC_0205

Si estás interesado en hacerte con un móvil de gama media seguramente ya tengas asumido que vas a tener que conformarte con una cámara que no se va a poder comparar con la que utilizan los móviles de gama alta, todo a cambio de poder tener un dispositivo bueno, bonito y barato.

ZTE ha intentado no decaer tanto en este aspecto equipando a su móvil con un sensor IMX214 firmado con Sony, el cual ayuda a que con buena luz el dispositivo sea capaz de sacar fotos con una enorme calidad, pero que como es de esperar decaerá bastante cuando lo utilices de noche o con poca luz.

DiaNoche

Y es que aunque el Blade S6 te vaya a dejar un muy buen sabor de boca con tus fotos a plena luz del día en la playa o en la ciudad, en cuanto se atenúe la luz ambiental empezarás a notar una bajada de rendimiento en forma de un siempre molesto ruido que hará que tus fotografías sean algo más borrosas y que parezca que haya manchas donde no las hay.

La aplicación de la cámara tiene dos modos, uno simple o automático por si eres un amante del apunta y dispara, y otro experto o manual para que puedas ajustar a tu gusto parámetros de la foto como su inclinación, el modo de enfoque, el ISO, la exposición o el balance de blancos.

IMG_20150531_110614

 

Batería suficiente para toda la jornada

La batería de los móviles sigue siendo la gran asignatura pendiente de prácticamente todos los fabricantes, independientemente de la gama de sus productos. Con este móvil la cosa no va a ser diferente, pero por lo menos se han asegurado de que no te deje tirado a mitad del día.

Apostar por diseñar un móvil fino siempre suele ser sinónimo de tener que utilizar una batería con menos capacidad, y es verdad que sobre el papel puede que en un principio asustes al ver que la del Blade S6 sólo tiene 2.400 mAh de capacidad, pero después comprobarás que las otras decisiones que han tomado a la hora de equipar el teléfono ayudan a que sean más que suficientes.

DSC_0240

De hecho, entre tener un procesador eficiente y haber sido lo suficientemente inteligentes como para conformarse con una resolución HD de 720p, ZTE ha conseguido que su móvil te vaya a llegar sin problemas al día entero de uso, alcanzando por lo general las tres horas de pantalla activa.

Evidentemente, si te vas a poner a exigirle potencia con juegos o utilizando alguna aplicación especialmente exigente la batería se consumirá bastante más rápido. Pero haciendo un uso normal de él viendo vídeos, utilizando tus redes sociales y consultando tus aplicaciones no deberías tener ningún problema.

 

Android ligero y sin muchos añadidos

DSC_0238

Otro de los aciertos de ZTE con este móvil es la decisión de no añadirle la sobrecarga que supone tener una interfaz de usuario que modifique totalmente el sistema. Se han conformado con una UI MiFavor 3.0 con un aspecto muy cercano al que podemos ver en el Android de serie, y eso ayuda a que el excelente diseño de Android 5.0 Lollipop sea más que suficiente para que resulte atractivo.

Los pocos cambios que tienen la interfaz son el de incluir un nuevo set de iconos bastante minimalistas y prescindir del cajón de aplicaciones, algo que podría suponerte un problema si no te gusta tener que ordenar todas las que te bajes directamente en los escritorios de Android.

En cuanto a las aplicaciones preinstaladas te puedes esperar lo de siempre, ya que ZTE ha incluído las típicas de grabación de audio, exploración de archivos, reproducción de vídeos o visualización de fotos, todas ellas bastante útiles para tener el móvil perfectamente funcional desde la primera vez que lo enciendas.

Pero también hay dos aplicaciones menos comunes con las que intentan darle algo de valor añadido a su móvil. Una es Alive Share, con la que podrás chatear intercambiar archivos con otros móviles sin necesitar una conexión WiFi, y la otra es una Smart Sense que podrás utilizar para  realizar ciertos movimientos con el móvil que podrás configurar para que con ellos se realicen determinadas acciones. Son dos aplicaciones que probarás la primera semana, pero de las que seguramente no tardes en olvidarte.

 

Un buen móvil en su gama que destaca por el procesador

DSC_0249

En definitiva tienes ante ti uno de los móviles más equilibrados de la gama media. Es verdad que el precio no puede competir con los que cuestan menos de 200 euros y que el acabado plástico tampoco es nada del otro mundo, pero lo más importante en el Blade S6 está en su interior.

Y es que su procesador Snapdragon lo hace brillar con luz propia y darte una fluidez poco común en estas gamas. Su apuesta por un Android puro y casi sin modificar también es acertada, y su cámara de fotos, aunque decae con poca luz, te dejará más que satisfecho a la hora de sacar fotos de día. Sin duda una muy buena opción si quieres un móvil resultón para tu día a día sin necesidad de empeñar un rión y parte del otro para conseguirlo.

 

Ver Precio

 

 

HACE 5 AÑOS