REVIEWS

3 aplicaciones del grafeno, el material del futuro

750x500_grafeno

Es el material del siglo XXI. El que probablemente revolucione el mundo. Hablamos del grafeno, una sustancia con un sinfín de particularidades propias de una película del futuro. Y es que entre sus principales características destaca su transparencia, su flexibilidad, su resistencia, su impermeabilidad y su increíble conductividad, mucho mayor que la de cualquier otro metal conocido. Para más información acerca de sus especificaciones, casi que será mejor que le eches un vistazo a este vídeo.

Vale, todo esto está muy bien, pero…¿qué es lo que se puede llegar a hacer con el grafeno en el futuro más próximo? No menosprecies sus posibilidades, ya que se pueden llegar a hacer auténticas virguerías con él.

De hecho, sus propiedades le brindan una versatilidad tal, que su implementación y aplicación en diversos ámbitos pueden marcar un antes y un después en la historia de la evolución. Puede parecer una afirmación un tanto trivial, pero lo que hemos conocido hasta ahora invita al optimismo. Y mucho.

 

1. El grafeno en la tecnología

Empecemos hablando de sus posibles y probables usos. Y al fin y al cabo, de lo que nos más concierne, sus opciones en el mundo la electrónica. En primer lugar, podríamos decir que es bastante factible que pueda formar parte de un nuevo tipo de pantallas, las táctiles y flexibles, gracias a su transparencia y buena conductividad.

De hecho, todo apunta que los smartphones del futuro (esperemos que muy cercano) estarán compuestos únicamente por simples pantallas transparentes y dúctiles de grafeno que, además, tendrán un nulo sobrecalentamiento.

También las baterías de los terminales móviles podrían ser mucho más duraderas que las actuales gracias a este material. Gracias a su tamaño y a su capacidad para almacenar energía, su autonomía se multiplicaría y, además, su peso se vería notablemente reducido. Y eso no es todo, sino que incluso su tiempo de carga se reduciría a escasos minutos, creando baterías de unos 1.500 mAh capaces de recargarse en apenas 5 minutos.

¿Qué más? Pues debes saber también que en el hogar y en muchos de sus electrodomésticos tendrá a su vez una presencia destacada. Será posible interconectar estos móviles con, por ejemplo, la puerta de la nevera, que también podría ser de grafeno. Así, podrían traspasarse los contenidos de un dispositivo a otro y viceversa y convertir el hogar en un centro multimedia total. Y hasta las persianas podrían ser de esta sustancia, pasando de opacas a transparentes en escasos segundos después de haberlas programado como si fueran un simple despertador (¡ya no tendrás que levantarlas por ti mismo!).

Por otro lado, si seguimos hablando de sus aplicaciones tecnológicas, el grafeno formaría parte de ordenadores súper potentes y veloces. En este sentido, estaría presente en los transistores de los microprocesadores y favorecería a su alta velocidad gracias a su reducido tamaño, ya que menos distancia tendrán que recorrer los electrones.

grafeno

 

2. El grafeno en el automovilismo y la energía

Si  retomamos brevemente uno de los puntos anteriores, el de las baterías, el grafeno también puede revolucionar el sector de los coches eléctricos. Y es que en el mundo de las cuatro ruedas, este material podría aumentar la autonomía de los coches eléctricos, tan limitados actualmente por las baterías de ion litio. La batería de polímero de grafeno que han desarrollado la empresa española Grafhenano y la Universidad de Córdoba puede asegurar 1.000 kilómetros de rodaje con una carga de 8 minutos.

Pero si nos alejamos ya del terreno tecnológico, el grafeno también puede ejercer un papel decisivo en otros sectores de gran magnitud. Sin ir más lejos, podría ser el material en el que se fabricaran medios de transporte tan convencionales como los propios automóviles e, incluso, otros de mucha más envergadura y coste, como, por ejemplo, los aviones satélites espaciales, que serían más resistentes y duraderos.

Y la cosa sigue, ya que el grafeno puede jugar baza también en lo que a las energías renovables se refiere, ya que se pueden desarrollar placas solares ligeras, flexibles y baratas de este material. Además, también serán muy eficientes, ya que sus propiedades permiten convertir un fotón en diversos electrones capaces de conducir la energía eléctrica.

grafeno solar

 

3. El grafeno en la medicina

Y qué decir de las posibilidades que podría ofrecer en el terreno de la medicina. Podría emplearse para mejorar los tratamientos contra el cáncer.

A día de hoy, el tratamiento actual consiste en eliminar las células de la zona afectada, no distinguiendo entre las malas y las buenas. Pero con la ayuda del grafeno, se podrían eliminar únicamente las células malignas, de tal forma que se lograría un tratamiento mucho menos agresivo y más efectivo. Incluso se podrían hacer trasplantes para sustituir a los tejidos dañados de cualquier zona muscular afectada.

Y esto es, a grandes rasgos, lo que se podría llegar a hacer con el grafeno, que por cierto es también un material capaz de autorepararse, lo cual hace que sea mucho más espectacular todavía.

Y llegados a este punto…¿Qué te parece el grafeno? ¿Qué usos crees que se le podrían dar más allá de los que hemos comentado? ¿Crees que puede llegar a ser parte de nuestra vida cotidiana dentro de unos años?

 

HACE 4 AÑOS