VÍDEOS

Entrevistamos a Rodrigo del Prado de BQ

4 COMENTARIOS

En el año 2003, seis estudiantes de la Universidad Politécnica de Madrid compartieron el sueño de iniciar un proyecto conjuntamente. Esa primera empresa creada en las aulas de la universidad y que se dedicaba a personalizar pinchos USB es hoy el primer fabricante español de smartphones. Pero, ¿cómo se puede llegar a eso en algo más de 10 años y no morir de éxito? Para saber esto y muchas más cosas, en MediaTrends hemos entrevistado a Rodrigo del Prado, el Director General adjunto de BQ en su sede central de Las Rozas. Rodrigo es principalmente, un tipo majo y con un brillo especial en los ojos. Se nota que cree en lo que hace.

 

El usuario de BQ, eje central de la compañía

Lo primero que le preguntamos a Rodrigo es cuál cree que es la diferencia principal de BQ con su competencia. Uno de los máximos responsables de la empresa madrileña nos responde sin dudar: “El usuario. Al final en BQ diseñamos nuestros productos y escuchamos a nuestros usuarios. Eso es un círculo que nos permite adaptarlos a las exigencias de nuestros usuarios”. Escuchar, diseñar y adaptar. Estas son tres de las premisas que BQ tiene en el horizonte y que gracias a ellas se ha convertido en una de las empresas que más interés ha suscitado entre los amantes de la tecnología.

BQ cumple este año 5 años de existencia con más de 1000 trabajadores. Aunque no rechaza la comparación entre BQ con algunos gigantes tecnológicos como Microsoft o Apple surgidos en un garaje, Del Prado destaca que antes “hubo una experiencia previa que nos permitió conocernos y empezar en el mundo empresarial”. Pero lo que realmente destaca nuestro entrevistado es que “como ingenieros, siempre lo que queríamos era ser capaces de hacer nuestros productos y no ha sido hasta la gama Aquaris E cuando hemos sido capaces de hacerlo”. Un paso, claro está, realmente definitivo para la compañía madrileña.

BQ tiene su base en Las Rozas

 

BQ Educa. Tecnología en la aulas

Otro de los puntos que no tardamos en tocar es el proyecto “BQ Educa”. Llevar la tecnología a las aulas es uno de los puntos clave de la compañía madrileña. Rodrigo apuntilla una observación que da buena cuenta de la filosofía que hay detrás de BQ: “Como ingenieros nos dimos cuenta de que hemos tardado mucho en hacer nuestros propios productos. ¿Por qué no podemos ofrecer la oportunidad a gente justo cuando sale de la universidad?”. Pero BQ no solo intenta ofrecer la oportunidad a los más jóvenes e introducirlos en el apasionante mundo de la tecnología, si no que además también ofrece herramientas. Una de ellas, la impresora 3D para que los estudiantes o cualquiera que tenga un proyecto pueda tener la oportunidad de crear y tocar sus propios diseños. Rodrigo intenta resumir todo en una frase: “chavales de 8 o 10 años entenderán qué es la tecnología y qué se puede hacer y qué no se puede hacer con ella.” Y añade: “En España hay talento y nosotros intentamos poner las herramientas para que este talento florezca y dé sus frutos”.

 

¿Y el futuro?

La tecnología y los smartphones van a cambiar la forma de comportarnos, de relacionarnos entre nosotros. No en vano, cualquier smartphone de hoy en día tiene más potencia que el Apolo 11 con el que se llegó a la Luna. Del Prado destaca algunos ejemplos como el cambio de las formas de pago o poder abrir una cerradura con el teléfono móvil. ¿Y los planes de futuro de BQ? Uno de los máximos responsables desea que “los usuarios estén contentos. Queremos que la educación se convierta en algo clave. Que los más jóvenes conozcan la tecnología y la entiendan.” Palabra de Rodrigo.

 

Ver Precio BQ

 

 

HACE 5 AÑOS