RANKINGS

Los 10 robots más inolvidables del cine

robot0

Se acusa con razón a la industria cinematográfica, primordialmente norteamericana, de ser una factoría sin alma, de producción en serie tipo fría cadena de montaje. Y es que últimamente todo son precuelas, secuelas y triquiñuelas, pero no siempre fue así. Hubo un tiempo en que dentro de cada máquina engrasada, latía un pequeño corazoncito. Imagínense qué grima.

La falsa María (“Metrópolis”, 1927)

robot2

Este mítico robot humanoide fue creado para suplantar la identidad de una influyente sindicalista del futuro llamada María. Su plan es incitar a la violencia para así poder justificar la represión de las clases dirigentes. Sin embargo, en su programación esconde algo mucho más siniestro… Uno de los primeros robots de la historia del cine y uno de los más icónicos y transgresores de todos los tiempos. Marxismo y expresionismo alemán en estado puro. La madre biónica de todos los siguientes.

Gort (“Ultimátum a la tierra”, 1951)

robot10

Impertérrito permanece el humanoide/ mientras la humanidad se desploma/ a la voz de su amo alienígena/ el mundo sale del coma.

Efectos especiales desfasados no desmerecen su mensaje/ mensaje brutal, descarnado y arcano/ aquel que al comportamiento humano/ hace por entero un traje.

(Oda a la ciencia-ficción y a los geniales y devastadores Klaatu y Gort cuales Milli Vanilli. Ignorar remake con Keanu Reeves)

Robby (“Planeta prohibido”, 1956)

robot4

Un robot surgido a partir de una obra de Shakespeare no puede faltar en ningún listado que se precie. Esta mezcla de mayordomo humanoide vintage y regordete da tanta grima como ver a Leslie Nielsen sin canas. Todo un clásico.

Box (“La fuga de Logan”, 1976)

robot1

Este autómata de parvulario hecho a base de papel de aluminio y cartón mojado intenta congelar al protagonista sin mucho éxito. Tan desfasado como la cinta en general, conserva cierto aire cutrecillo entrañable. Inquietante como la buena aventura de fondo.

R2D2 (“La guerra de las galaxias”, 1977)

robot7

El cómo con unos pitiditos agudos se pueden decir tantas cosas colocan a este droide directamente en los primeros puestos del top. Ese carácter huraño, esa multifunción tan decisiva en los momentos claves, esa paciencia con C-3PO, esa lealtad. El precursor biónico de la ‘monura Minion’…

Ash (“Alien”, 1979)

robot3

Pocos robots crearon tanto terror y crisparon tanto los nervios como el oficial científico de la antológica nave Nostromo. Ian Holm (ese Bilbo) agonizando decapitado entre aquel líquido blanquecino (y entre spaghetti, cebolla, leche y caviar barato para emular las vísceras… o una ensalada de verano) al tiempo que suelta barbaridades crueles al resto de la tripulación es ya parte de la historia del séptimo arte.

Roy (“Blade Runner”, 1982)

robot6

Blade Runner‘. El androide con más sentimientos contenidos de la historia. Toda aquella nostalgia y angustia vital en la azotea frente a un Harrison Ford agotado; ese discurso que pasó al recuerdo sin disolverse como ‘lágrimas en la lluvia’; esa mirada perdida de Rutger Hauer… No hay mucha discusión, ha sido el mejor humanoide y puede que el único en llegarnos verdaderamente a la patata biónica

Johnny (“Cortocircuito”, 1986)

robot8

Si buscan un robot con sentimientos en el marco general de un alegato antibelicista, éste es su cacharro. Si no fuese tan moñas y hubiese envejecido tan mal (se intentaría modernizar luego malamente con el sobrevalorado “Wall-e”), sería hasta aprovechable y todo.

Robocop (1987)

robot9

Robocop: De los pocos (¿el único?) del tipo ‘cortado’. Casi robot entero y manchado con algo de parte humana claramente visible e integrada. De esa mezcla viene un inevitable conflicto interno y el encanto novedoso de la criaturita. Completamente revolucionaria para la época, su violencia impactó en los espectadores. Aún me despierto a veces con el pincho ese usb que llevaba entre los nudillos temiéndomelo en la garganta. Brutal.

T-800 (“Terminator 2: el juicio final”, 1991)

robot5

Schwarzenegger, gafas de sol, chupa de cuero, Harley-Davidson Fat Boy, ZZtop sonando de fondo. El robot perfecto. Enviado desde el futuro para proteger, al niño que se convertirá en líder de la resistencia humana, de otro robot enviado con intenciones contrarias. Qué decir… Un icono.

HACE 5 AÑOS