REVIEWS

MDM en los smartphones de trabajo. ¿Qué es?

En su día eran muchos los comerciales y otro tipo de currantes los que vivían con el teléfono pegado a la oreja. Por entonces, lo importante era tener un teléfono con una buena batería (que hoy también), y con una agenda de contactos de buena capacidad. Pero de esos teléfonos que al caerse rompían baldosas (todo lo contrario que ahora), se ha pasado a los smartphones y tablets.

Ahora son muchos los que, o directamente apagan el teléfono o no pueden desconectar totalmente del curro. Pero es que además, ya son unas cuantas las empresas que se ahorran tener que dar un teléfono a sus empleados porque les dejan usar el suyo propio. Puede que sea una gran idea, según quien lo mire, pero este es un claro ejemplo de lo necesario que es hoy en día el MDM o Mobile Device Management.

MDM son las síglas de Mobile Device Management.

Antes que nada, ¿qué es eso del MDM?

El Mobile Device Management, o en un intento de traducirlo al castellano la “gestión de dispositivos móviles”, es un conjunto de software que permite monitorizar y controlar distintos dispositivos móviles remotamente. En sus inicios el MDM se usaba principalmente en portátiles, aunque era habitual que las actualizaciones requiriesen de la presencia del propio dispositivo, pero la evolución de la tecnología ha cambiado también las herramientas de trabajo más habituales.

Ahora son muchas las empresas que dan a sus currantes un smartphone y/o una tablet, y con toda la información que hay en ellos más les vale a los informáticos de la compañía cuidar que se hace con esos aparatos. Por eso, en el móvil o tablet se instala una aplicación que permite, por un lado, saber todo lo que se hace con ellos, pero sobre todo, controlar qué se puede hacer con ellos.

 

Muchas empresas han incorporado el MDM en los terminales de sus trabajadores.

Pero el MDM, además de ser útil para los dispositivos que las empresas entregan, también es necesario para otra cosa de moda, el BYOD. El “Bring Your Own Device” es usar el smartphone o tablet personal para el trabajo. En esos casos la información de la empresa, que en ocasiones puede ser delicada, está más expuesta a posibles robos, por lo que la vigilancia o incluso el control remoto de estos dispositivos es todavía más importante.

 

Casos de uso habituales

El MDM puede estar en cualquier dispositivo.

Turno ahora para pasar de la teoría a la práctica. Ya te he dicho más de un posible uso del MDM, pero las utilidades van mucho más allá. Aunque su principal uso se da en el mundo empresarial, el MDM es muy útil por ejemplo, en educación o para los operadores y fabricantes de móviles.

 

MDM en educación

El MDM también tiene aplicaciones en educación.

Hace unos años, en los colegios había un aula de informática, que muchos deseábamos visitar, pero luego poco a poco los ordenadores salieron de ese única aula hacia todas las clases. Y ahora ya no solo hay portátiles, también hay tablets, un hecho que ha comportado que muchas editoriales tengan sus libros de texto en formato e-book. Pero claro, todos esos niños (y no tan niños) con una tablet entre sus manos pueden ser un peligro.

Por eso el MDM es muy útil en la educación. Hay soluciones para tablets de distintos sistemas operativos, que permiten al administrador del centro o a los profesores controlar en remoto qué hacen los “despistados” alumnos. También se puede limitar según en qué momento a qué aplicaciones o recursos pueden acceder, instalar aplicaciones o transferir archivos a cualquier dispositivo e incluso, crear tiendas de aplicaciones personalizadas con contenidos propios.

MDM para operadores y fabricantes de móviles

Otra gran utilidad del MDM va dirigida a los principales actores de la industria de la telefonía móvil. ¿Hay una nueva actualización de su software? Sin el MDM tendrías que ser tú el que fuese a los ajustes del teléfono para, primero, mirar si hay una actualización disponible, y luego descargarla e instalarla. Con el MDM la tarea es mucho más sencilla, porque el fabricante te manda una notificación para que te enteres de esa actualización disponible.

El MDM tiene múltiples aplicaciones.

Lo mismo ocurre en el caso de los operadores, aunque en este caso todo es mucho más transparente a tus ojos. Por ejemplo, ahora que está de moda que algunos operadores (que hasta ahora no lo tenían) pongan 4G. Hay algunos que han necesitado cambiar incluso las tarjetas SIM de sus clientes, pero otros simplemente, han actualizado el software de tu tarjeta SIM (aunque no lo creas esa “tarjetita” también tiene software) y se acabó la tarea. Todo gracias al MDM.

Y por supuesto, las empresas

En el ámbito de la educación o la telefonía móvil, el MDM puede ser de gran utilidad, pero en el ámbito de las empresa no es que sea útil, es imprescindible. Ya ponga la empresa o el propio empleado el móvil, muchas veces éstos no son conscientes de toda la información que pueden llevar en el teléfono. Y ya no solo es cuestión de que les puedan robar el móvil, es que también existe la posibilidad de que alguien quiera entrar en ellos vía remota.

El MDM se ha vuelto una herramienta imprescindible en el trabajo.

Por eso, toda empresa debería usar el MDM, para al menos intentar evitar posibles fugas de información y para prevenir que la productividad de sus empleados baje. En el tema de seguridad, pueden limitar las aplicaciones que se puedan instalar en sus dispositivos o capar el acceso a las tiendas de aplicaciones. Algo muy útil, sobre todo para aquellos que usen su propio móvil para el trabajo. Sin olvidar que también se pueden crear distintos compartimentos estancos en la memoria del teléfono o tablet de manera que la información más sensible esté separada de la menos peligrosa.

Si utilizas el teléfono móvil en el trabajo, tienes que considerar el MDM como una herramienta útil.

Y en el tema productividad es muy sencillo; vigilancia a lo Gran Hermano. Con el MDM las empresas no solo pueden saber en directo para qué están usando los teléfonos que ceden a sus empleados, también pueden obtener estadísticas del uso que se les ha dado en una jornada o comprobar si se han hecho las tareas que se le habían asignado al “currante”. Se acabaron los ratos perdidos en Twitter, las tan recurridas visitas al Marca o el matar el rato con el Angry Birds.

Como has podido ver, el MDM o la gestión de dispositivos móviles es cada vez necesaria ya que vivimos rodeados de móviles, tablets, ordenadores y otros dispositivos que no se pueden dejar a su aire; ni en empresas, ni en la educación y ni en nuestros propios bolsillos. Ahora, también es verdad que esto es como las cámaras de vigilancia; ayudan en ciertos casos pero en otros, acaban con parte de nuestra privacidad. Ese es el precio a pagar, ya sabes.

 

HACE 5 AÑOS