REVIEWS

Con todo lujo de detalles, ¿es necesaria la grabación de vídeo 4K?

11 COMENTARIOS

Es curioso como en fotografía, la mayoría de usuarios tiene la idea de que a mayor resolución mejor resultados obtendrá. No importa si se trata de una réflex o tu próximo smartphone, lo normal es que te digan «compra éste modelo que tiene más resolución».

Sin embargo, a la hora de buscar una videocámara o cualquier otro dispositivo que permita grabar vídeo hacerlo a resolución 1080p parece ser suficiente. Dicen que es porque aún no hay tantos usuarios con pantallas 4K. Yo creo que es porque no conocen las ventajas de grabar vídeo en 4K.

 

Grabación de vídeo con resolución 4K

4k_comparison

Antes de comenzar a hablar de las ventajas creo que merece la pena repasar qué significa grabar vídeo en 4K. Además, de ver una serie de puntos importantes referentes a cómo afecta el hardware y software a la calidad final.

Grabar vídeo a 4K es hacerlo a una resolución de 4096×2160 píxeles. Ese es el auténtico 4K, un formato con una relación de aspecto pensada para el cine. Luego tenemos la grabación de vídeo a resolución UHD o 4K UHD. Aquí tenemos 3840×2160 píxeles, un tamaño que mantiene la proporción 16:9 y se ha definido como el estándar para las emisiones Broadcast (emisiones de televisión).

La mayoría de cámaras de consumo que graban vídeo en ultra alta definición lo hacen a resolución UHD. Sólo algunos modelos como la Panasonic Lumix GH4 permiten 4K DCI pero, tal vez, por precio resulte menos interesante que otras según tus necesidades. Aún así, la GH4 ha sido toda una revolución. Un producto similar a lo que supuso la Nikon D90 o la Canon 5D Mark en sus inicios. Ahora veamos lo que debes saber sobre la grabación 4K.

 

NO TODAS LAS GRABACIONES $K SON IGUALES

En la actualidad, muchas cámaras son capaces de grabar vídeo UHD pero no por ello el resultado no debe ser idéntico. Tal y como ocurre en fotografía, dos clips de vídeo pueden tener la misma resolución de 3840×2160 píxeles pero verse totalmente diferentes.

A la hora de grabar vídeo el tamaño y calidad del sensor son aspectos muy importantes. A mayor tamaño más grandes serán los fotodiodos que capturan la luz. Por tanto, la imagen captada tendrá más información y se evitarán problemas como la aparición de ruido.

El segundo factor a tener en cuenta es el códec usado. Lo normal es que las cámaras hagan uso de H.264 aunque hay modelos capaces de grabar en XAVC-S (Sony) o ProRes (Apple) que son mucho más eficientes.

H.264 no es un mal códec pero la compresión y reducido bitrate de algunas cámaras hacen que se pierda mucha información. Es por ello que algunos usuarios deciden usar la salida HDMI de sus cámaras para capturar mediante un grabar externo. Eso, si la salida no aplica compresión, les permite obtener un clip de vídeo de más calidad para su posterior edición.

Por tanto, aunque una cámara te indique que puede grabar vídeo 4K tendrás que tener en cuenta estos parámetros del tamaño del sensor, bitrate y códec para saber si es o no lo que necesitas.

 

Con todo lujo de detalle y las ventaja del 4K

Grabar contenido a resolución 4K, o mejor dicho UHD 4K, es mucho más que hacerlo a 3840×2160 píseles. Cuando capturas a tal resolución estas captando más información que un sensor que grabe a 1080p. Eso significa que, para comenzar, tus imágenes tendrán más detalle, más nitidez.

No obstante, suponiendo que quieras seguir editando a 1080p, el vídeo 4K ofrece importantes opciones a nivel de edición. Aquí te muestro las más interesantes.

 

DE 4K UHD A 1080P

Capturar un clip con resolución 4K UHD ofrece la posibilidad de obtener una imagen mucho más detallada y nítida incluso si bajas a resolución 1080p. Como dije antes, el motivo no es otro que estar capturando más información.

Es cierto que la imagen resultante puede ser más “cortante” y no gustar a algunos amantes de la estética de cine tradicional pero, en caso de querer, siempre puedes aplicar looks para obtener ese acabado cinemático.

 

REENCUADRAR, ZOOM IN/OUT Y PANEOS

FCPX encuadre 4K

Si grabas a resolución 4K UHD y decides editar a 1080p vas a encontrarte con una serie de ventajas adicionales. La primera de ella es que podrás encuadrar sin pérdida de calidad.

Imagina un documento de texto al que añades una imagen descargada desde internet. Si por algún casual necesitas ampliarla a un tamaño mayor del original te encontrarás con una pérdida importante de nitidez. Con el vídeo 4K UHD pasaría algo similar. Al grabar a tal resolución puedes abrir el plano y tener la seguridad de poder encuadrar sin perder detalles ni calidad.

También podrías jugar con efectos como hacer Zoom in/out o paneos (desplazamientos o seguimiento de movimiento de un objeto o sujeto en movimiento dentro del plano). Las opciones son tan variadas que resultan ser recursos muy útiles a la hora de editar tus vídeos. Tanto que podrían dar el dinamismo que no se consiguió mientras se grababan.

 

MULTICAMARA USANDO SÓLO UNA

Multicamara

En entrevistas y otras situaciones similares tener una cámara capaz de grabar a resolución 4K UHD resulta muy interesante. Para comenzar, podrías simular una edición multicámara. Sólo tendrías que ir intercalando planos en los que tienes el encuadre original, con otros en los que encuadras más cerca a la persona entrevistada o punto sobre el que hacer foco.

 

GRABACIONES A LARGA DISTANCIA

4k zoom

Muy en la línea de lo visto antes, al grabar en resolución 4K UHD puedes hacer zoom sin perder detalle. Esto permite hacer zoom. Opción que sería como grabar con una cámara con una mayor distancia focal de la que realmente tenías. Eso sí, para ediciones cuya versión final ira e 1080p.

 

OBTENER FOTOGRAMAS CON CALIDAD DE IMPRESIÓN

mejora-resolucion-4k

Uno de los motivos de tener más resolución en una foto es que podemos imprimir en determinados tamaños sin perder calidad. Con la grabación de vídeo 4K UHD podemos aprovechar la resolución para obtener capturas de fotogramas que luego podrás imprimir.

Un fotograma a 1080p tiene una resolución de 2MP. Por contra, un fotograba 4K nos ofrece una imagen con resolución 8MP. Esa diferencia de píxeles permite capturar e imprimir con todo detalla aquellos planos que grabasteis y merecen la pena ser enmarcados.

 

UNA CUESTIÓN DE FUTURO

mejora-definicion-4k

Si todo lo visto hasta el momento, que editas en 1080p, te parece poco anota: grabar a resolución 4K UHD te está preparando para el futuro. Porque los fabricantes están ofreciendo cada vez mejores precios en televisores y pantallas 4K. Por tanto, todo el material que grabes ahora en 4K podrás verlo con todo lujo de detalles cuando cambies de pantalla.

 

Grabación 4K accesible

Lumix GH4

Como puedes ver, grabar en 4K ofrece ventajas y no debe ser algo limitado a usuarios profesionales o muy avanzados. Hasta no hace mucho el precio de las cámaras y potencia necesaria para editar 4K eran las dos principales quejas. Hoy en día no es así.

Existen cámaras tan interesantes como la Lumix FZ1000, GoPro Hero 4 Black o videocámaras como la Sony FDR AX100 que con un precio muy ajustado ofrecen una calidad de vídeo 4K sorprendente. Y para editar, muchos equipos actuales pueden hacerlo sin problema.

La edición requiere mucho de cálculo CPU por lo que la mayoría de equipos con procesadores Intel Core i5 o i7 ya van más que sobrados. Otra cosa son los efectos que suelen tirar más de GPU para ser generados y mostrarse en tiempo real.

De todos modos, siempre puedes usar flujos de trabajo que usan material proxy para reducir carga de trabajo y editar con equipos más modestos. Una opción para no trabajar con el material original hasta que decidamos exportar la versión final. Ahí si usaríamos los brutos originales para obtener la máxima calidad posible.

Cada vídeografo tendrá sus propias opiniones, la mía es esta: grabar en 4K es genial. Una posibilidad que nos brinda obtener imágenes con todo lujo de detalles, reales como si miraras a través de la ventana o simplemente más versatilidad a la hora de editar.

HACE 5 AÑOS