REVIEWS

HDMI 2.0: ¿Para qué sirve y por qué debo comprar uno?

8 COMENTARIOS

Si quieres sacar el máximo partido de tus equipos de imagen y sonido, la mejor opción de conexión que tienes actualmente es HDMI, el estándar que nació pensando en la alta definición y que ahora ha sufrido una importante actualización llegando a la versión HDMI 2.0.

La nueva revisión aparece para acercarte a nuevas posibilidades de ocio y mayores cotas de calidad audiovisual. Muy bien, pero, ¿qué te ofrece realmente, merece la pena pasarse al nuevo estándar, será obligatorio?

 

Más calidad de imagen y preparado para 4K

resoluciones 4k

La última versión que teníamos hasta ahora de HDMI, la 1.4, es capaz de soportar resoluciones Full HD, o lo que es lo mismo 1920×1080 píxeles, suficientes para las películas y emisiones actuales pero no para extraer todo el potencial de las teles 4K o UHD  que ya están inundando el mercado.

HDMI 2.0 se ha actualizado para dar soporte a los televisores UHD y 4K, pudiendo mostrar imágenes de hasta 3840 x 2160 píxeles gracias a su enorme ancho de banda de 18 Gbps muy superior a los 10,2 Gbps de HDMI 1.4.

cables HDMI diferentes versiones

Esta mejora en la velocidad máxima de datos que es capaz de transmitir lo convierten además en el candidato ideal para tratar con grabaciones y secuencias generadas en tiempo real de hasta 50 o 60 imágenes por segundo frente a las 30 actuales. Gracias a ello podrás tener películas, conciertos y juegos que se mostrarán mucho más fluidos en tu flamante nueva tele 4K.

Otro de los saltos cualitativos que te ofrece HDMI 2.0 viene relacionado con la profundidad del color. Frente a los 8 bits del estándar anterior, la versión 2.0 tiene soporte para imágenes de 10 y 12 bits, lo que técnicamente supone pasar de una paleta de 16,7 millones de colores a una de 68,7 mil millones, ofreciendo mejores degradados y tonalidades más precisas.

 

HDMI 2.0a, pensado para el HDR

HDR

La última actualización de HDMI 2.0, la que viene con el apellido “a” (HDMI 2.0a), supone una importante mejora en el mundo de la imagen digital, ya que incorpora la compatibilidad con HDR (High dynamic range) o alto rango dinámico. ¿Qué es?

Pues básicamente una tecnología que empezarán a incorporar los televisores y monitores de gama alta para ofrecer mayores niveles de brillo y contraste sin afectarse unos a otros. Es decir, tendrás imágenes con blancos más brillantes sin que ello afecte a la profundidad de los negros, que serán más oscuros, sin perder detalles en las zonas grises y logrando imágenes mucho más realistas e impactantes.

Es una característica que comenzarás a ver de forma masiva en los televisores que llegarán a partir del último cuarto de 2015, aunque eso sí, hay que tener en cuenta que cada fabricante dará un nombre distinto a esta funcionalidad. Por ejemplo, para Samsung será SUHD, para Panasonic Dynamic Range Remaster, para LG Wide color led, para Sony X-tended Dynamic Range, etc.

 

Mejoras en el sonido y funciones extra

Sonido DTS:X

Otra de las mejoras de HDMI 2.0 viene de la mano de las señales de audio. El nuevo estándar cuenta con soporte para 32 canales  a 1.536 KHz, compatibilidad para HE-AAC y DRA, y el sistema de sincronización labial llamado “Dynamic Auto Lipsync”. El resto de formatos soportados hasta ahora, por supuesto también lo estarán en la nueva versión, y especialmente los recién llegados Dolby Atmos y DTS:X.

Pero además, también ofrece compatibilidad con nuevos formatos de imagen panorámicos avanzados con proporciones como 21:9 pensados especialmente para cine y con la posibilidad de transmitir dos señales de vídeo y hasta 4 de audio de forma simultánea a una misma pantalla para por ejemplo satisfacer a varios usuarios a la vez.

Y por si fuera poco, se incluyen nuevos controles y comandos expandidos para manejar equipos y dispositivos interconectados por un cable HDMI desde un único lugar.

 

¿Tendré que cambiar todos mis cables?

cable HDMI 2.0

Los cambios necesarios para que HDMI 2.0 ofrezca todas sus prestaciones son de firmware y de hardware, y deben hacerse en el dispositivo compatible donde se utilice. Es decir, como usuario no tendrás que hacer nada (salvo quizá actualizar el firmware de tu televisor o reproductor) para comenzar a utilizar un dispositivo HDMI 2.0.

Se mantienen los mismos conectores, con las mismas terminaciones y es totalmente retrocompatible con las versiones anteriores. Esto supone que un cable certificado 2.0 podrás usarlo sin problemas en un dispositivo 1.4. Muy bien pero, ¿Y al revés?

La nueva versión del estándar nace pensando en que no tengas que tirar a la basura tus mejores cables HDMI actuales, siempre que cumplan un importante criterio: deben ser compatibles con la versión HDMI 1.4b y soportar velocidades de 10.2Gbps. Gracias a un nuevo sistema de codificación de la información, HDMI 2.0 logra convertir esos 10,2 Gbps en los nuevos 18 Gbps que soportarán todas las funcionalidades anteriormente mencionadas.

Entonces, ¿tengo que cambiar de cable? Hace unos días te hablábamos de la importancia de comprar un cable de buena calidad  y aquí tienes un nuevo ejemplo que puede resumirse de la siguiente forma:

  • Si cuentas con un cable de alta gama compatible con HDMI 1.4b que sea capaz de alcanzar velocidades de 10,2 Gbps (lo verás expresado de varias formas en su caja), ya está, no necesitarás cambiar de cable.
  • Si por el contrario el tuyo no es capaz de ofrecer estas velocidades de transferencia deberás comprar uno nuevo para poder sacar partido a todas las características nuevas que te ofrece HDMI 2.0.

 

HACE 5 AÑOS