REVIEWS

Motorola Moto G 2015 (3ª generación), análisis

Durante los últimos años, Motorola se ha convertido en un referente en la gama media de móviles. Con el equilibrio como protagonista, sus Moto G siempre han sabido ofrecerle al usuario una buena alternativa en el caso de que quieran un buen móvil sin tener que dejarse un riñón a cambio.

En los dos últimos años la competencia en la gama media se ha hecho cada vez más dura, pero a base de esfuerzo y trabajo Motorola ha conseguido mantener sus dos primeros Moto G en lo más alto de la gama media. Eso sí, el conformismo nunca trae nada bueno, por lo que la empresa norteamericana presentó hace tres semanas la tercera generación de uno de sus móviles estrella.

Una pantalla de cinco pulgadas, una cámara de 13 megapíxeles y dos combinaciones de memoria, una con 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento y otra con 2 de RAM y 16 de almacenamiento interno, son las armas con las que este dispositivo intentará liderar una vez más la gama media ¿Tendrá lo que hay que tener para conseguirlo?

Pantalla

DSC_0044

El primer Moto G fue todo un top ventas porque supo dirigirse a todos esos usuarios que no querían teléfonos que no puedan manejar con una sola mano por culpa de sus enormes pantallas. Eso cambió con el segundo modelo, y la tercera generación de este dispositivo ha seguido los pasos de la anterior.

Pero si te da igual el tamaño del móvil no tendrás ningún problema con la pantalla de cinco pulgadas del Moto G. Su resolución es de 1.280 x 720 píxeles, que aunque es verdad que no llega a la definición de las FullHD, precisamente esa definición de menos es la que ayuda a que el móvil tenga una mejor autonomía.

Casi todas las pantallas de los móviles de estas gamas comparten el defecto de verse bastante mal cuando les da la luz directa del sol. Motorola ha combatido esta situación subiendo el brillo máximo de 390 a 449 nits. El resultado es que cuando salgas a exteriores en días soleados no tendrás problemas para seguir viendo la pantalla si subes el brillo al máximo, o sea que no tendrás que buscar una sombra como si estuvieras en el desierto.

Diseño

DSC_0047

En sus últimos lanzamientos el fabricante norteamericano ha ido haciendo que todos sus dispositivos adoptasen unas mismas pautas en su diseño. De esta manera ha conseguido que el aspecto de sus gama Moto sea único y reconocible, y eso lo notarás si comparas este Moto G con los últimos Moto X presentados hace unas semanas.

La diferencia básica es que al ser un dispositivo de gama media y no querer que sus materiales suban el precio final del producto, el Moto G está acabado totalmente en plástico. Esto incluye tanto el marco plateado de plástico cromado que intenta imitar al metal de sus hermanos mayores como la característica lámina trasera que empieza en la cámara y baja hasta terminar en el logo.

DSC_0050

Este móvil tiene unas dimensiones de 141,5 x 70,7 milímetros de alto y ancho, y su grosor pasa del centímetro quedándose en 11 milímetros y dándole un aspecto robusto y resistente. En la parte frontal te encontrarás con su pantalla de 5 pulgadas y altavoces frontales tanto arriba como abajo. De esta manera se consigue que cuando estés viendo un vídeo con el móvil en horizontal puedas escuchar el sonido en estéreo.

En la parte trasera destacan dos elementos. Por una parte está la ya mencionada lámina de plástico cromado marca de esta nueva generación Moto, y por otra una tapa trasera con diseño rayado y rugoso, el cual consigue que el móvil tenga más agarre y que sea más difícil que se te resbale de las manos.

DSC_0027

Una de las novedades más interesantes del diseño de este móvil es que la tapa trasera se cierra herméticamente. Esto consigue que el Moto G aguante las salpicaduras y el estar unos segundos sumergido, lo suficiente como para ahorrarte un disgusto si se te cae al agua en la playa o la piscina.

En resumen, en el diseño del Moto G te encontrarás un móvil que ahorra costes con un acabado plástico, aunque tiene los suficientes elementos distintivos como para darle personalidad y conseguir diferenciarse notablemente entre la competencia.

Potencia suficiente, pero cuidado con la memoria

DSC_0020

Intentar abaratar al máximo los costes ha hecho que Motorola haya tenido que tomar decisiones complicadas con su nuevo Moto G. Una de ellas ha sido la de renunciar a igualar en potencia a todos esos gama media que llevan todo este año apostando por los procesadores Snapdragon 615 y conformarse con el Snapdragon 410 de Qualcomm.

Afortunadamente ese pico que el móvil ha perdido en potencia bruta lo ha ganado en fluidez gracias a la adopción de la versión 5.1.1 de Android, algo que a fin de cuentas es bastante más importante a la larga que el poder jugar al último juego de disparos de Google Play.

DSC_0056

Aun así este tercer Moto G va mucho más rápido que su predecesor, tanto en las animaciones como en la velocidad a la que se abren las aplicaciones. Esto es algo que apenas notarás en la gran mayoría de las aplicaciones, pero que sí que es perfectamente perceptible en momentos clave como al abrir la cámara de fotos.

Pero este móvil también tiene un defecto, y es que si apuestas por su versión con 8 GB de almacenamiento interno es muy posible que lo pases mal si eres de los que instalas muchas aplicaciones o quieres sacarle el máximo provecho a tu cámara de foto. De hecho en nuestras pruebas con sacar algo más de una treintena de fotos ya hemos empezado a sufrir con el espacio sobrante.

Afortunadamente Motorola intenta compensarte añadiéndole una ranura microSD para que puedas almacenar allí tus fotos, y si aun así no tienes suficiente también puedes hacerte con otra versión en la que la RAM se dobla hasta llegar a los dos gigas y el almacenamiento interno sube hasta los 16 gigabytes.

Cámara

DSC_0018

La de la calidad de sus cámaras de fotos ha sido siempre la gran asignatura pendiente de Motorola, tanto en sus dispositivos estrella como en las gamas inferiores. Pero el fabricante norteamericano ha querido acabar este año con eso, y la de la cámara es posiblemente la mejora más notable de este nuevo Moto G con respecto a sus modelos anteriores.

Con una cámara de 5 MP y 13 MP, en este móvil te encontrarás con el mismo sensor IMX 214 que utilizaron algunos gama alta del año pasado como el Nexus 6 o el OnePlus One, y que sin duda es un salto cualitativo muy significativo con el que notarás una mayor resolución y un mejor balance de blancos.

DSC_0059

Eso sí, aunque en el hardware han mejorado notablemente en Motorola aún tienen que mejorar un poco en el software. La aplicación de la cámara es demasiado sencilla, aunque eso no te supondrá ningún problema si eres de los que se conforma con un apunta y dispara.

En cualquier caso una cosa es hablar de los resultados de la cámara y otra muy diferente verlos, por lo que a continuación tienes una galería con algunas de las fotos que hemos sacado con él. Como verás, el móvil se maneja a las mil maravillas de día, pero cuando cae la luz empieza a aparecer el ruido y la nitidez desaparece, un problema muy común en todos los móviles de la gama media.

Personalmente no soy de los que utiliza la cámara frontal de mi móvil, pero si eres un amante de los selfies sí que agradecerás que este teléfono también te ofrezca una potente cámara frontal con resolución de cinco megapíxeles para mostrar más nítidamente que nunca la mejor de tus sonrisas y que se te vea sin pixelar en tus videoconferencias.

Batería

DSC_0056

El gran tanto que se han anotado los móviles de gama media durante el último año ha sido el de conseguir que la mayoría de sus protagonistas te permitan llegar sin problemas al día entero de autonomía, algo en lo que Motorola no podía fallar si quería mantenerse en la carrera por el trono de la gama.

El Moto G ha superado el reto sin problemas, y con un aumento de 400 mAh en la capacidad de su batería con respecto al modelo del año anterior, lo que le da un total de 2.470 mAh, consigue que vayas a poder llegar holgadamente y sin problemas al final del día.

En total el móvil conseguirá alcanzar unas cuatro o cuatro horas y media con la pantalla encendida, unas cifras que hasta hace poco más de un año eran casi exclusivas de las gamas más altas. Aun así y como siempre, estas cifras dependen también del uso que le des al móvil, y si eres de mucho jugar o de los que utilizan aplicaciones especialmente tragonas es evidente que la batería te durará bastante menos.

Android y software

DSC_0035

Motorola lleva tiempo presumiendo de no sobrecargar el sistema operativo Android con interfaces personalizadas. Esto hace que no tenga un aspecto único y personal como el que tienen otras marcas, pero a la larga el que sale ganando eres tú, porque esto también hace que el rendimiento sea mejor y la fluidez bastante mayor.

El seguir apostando Android de fábrica también ayuda a que el Moto G vaya a seguir siendo uno de los móviles de gama media que antes actualizará a las nuevas versiones del sistema operativo. De hecho ya es uno de los pocos en contar con la versión 5.1.1 de Android, y el tener que trabajar menos para implementar las nuevas versiones hará que también vaya a ser de los primeros en actualizar a Android 6 el año que viene.

DSC_0040

Pero Motorola también ha dejado su huella personal añadiéndole a Android algunas aplicaciones propias como una Radio FM, otra que te ayudará a migrar sin problemas los datos de nuestro anterior dispositivo al nuevo y un completo asistente que te ayudará con tres funciones principales.

Estas funciones serán por un lado una que configurará las notificaciones y el comportamiento del móvil dependiendo de la hora del día y el lugar en el que te encuentras, algo bastante útil para que no te despierte una notificación por la noche o no te pierdas una llamada durante el día. Otra de estas funciones hará que la pantalla del móvil se encienda automáticamente cuando lo cojas, mientras que la tercera podrás configurar diferentes gestos que harás con el móvil en la mano para lanzar una u otra aplicación.

Conclusión

DSC_0004

En definitiva esta tercera generación de Moto G tiene todo lo que hay que tener para seguir siendo un referente en la gama media: Una buena pantalla, una cámara de fotos sobresaliente y una autonomía que hará que no te quedes tirado a mitad del día cuando más lo necesites.

Aun así a Motorola también le han quedado deberes para próximas versiones, ya que no estaría de más que intentase hacer un esfuerzo extra con la potencia del móvil o que suprimiese de una vez por todas la insuficiente configuración de 1 GB de RAM y 8 de almacenamiento interno. Afortunadamente con este último defecto sólo lidiarás si quieres, ya que tienes a tu disposición otro modelo con el doble de memoria.

Precio y disponibilidad

Consulta el precio y disponibilidad de Motorola Moto G 2015 (3ª generación) en Media Markt.

HACE 4 AÑOS