HOW-TO

¿Cómo quitar el mal olor del lavavajillas?

17 COMENTARIOS

lavavajillas

¿Cómo es posible que el lavavajillas, un aparato dedicado a lavar huela mal? Pues sí. Y a veces tan mal que te dan ganas de tirarlo y ponerte a buscar uno nuevo. No seré yo quien te quiera quitar la idea de comprártelo de la cabeza, y por si acaso aquí tienes consejos para adquirir un lavavajillas. Por eso aquí te propongo algunos trucos para intentar evitar ese hedor tan desagradable.

Doy por hecho que conoces los típicos ambientadores o los limpia máquinas habituales que puedes encontrar en cualquier supermercado. Comenzaré con productos naturales que todos tenemos en casa y que podemos utilizar sin problema y sin los miedos de usar productos químicos. Esto conviene tenerlo en cuenta sobre todo si recordamos que ya se puede cocinar también en el lavavajillas. Vamos con esos consejos.

Cáscara de cítrico

De limón, naranja, pomelo, lima o mandarina. La mondadura entera de cualquier cítrico sirve para dar un mejor olor a cualquier ambiente. Además es conocido que la cáscara guarda sus mejores propiedades.

Hay quien las cuece antes de colgarlas dentro del lavavajillas, aunque teniendo en cuenta la temperatura que alcanzará una vez esté dentro y funcionando, no parece necesario. Pero como todo, a gusto del consumidor.

Las cáscaras de cualquier cítrico ayuda a combatir el mal olor.
Las cáscaras de cualquier cítrico ayuda a combatir el mal olor.

Bicarbonato de sodio

En cualquier cocina puedes encontrar este producto. ¿Cómo usarlo para lavar nuestra máquina? Antes de un lavado, espolvorea esta sustancia en la parte inferior del lavavajillas. Después, ponlo a funcionar. Da igual que el aparato esté vacío o lleno. Los vasos y platos de vidrio quedarán limpios gracias al bicarbonato de sodio, y también las ollas de metal y las sartenes.

Vinagre

vinagre
Vierte el vinagre dentro del lavavajillas y pon un ciclo completo a máxima temperatura.

Si mata piojos, qué no hará con el mal olor. De toda la vida se ha utilizado el vinagre para todo tipo de desinfecciones.

El truco consiste en verter dentro del lavavajillas el vinagre y poner un ciclo completo a máxima temperatura. La cantidad de vinagre depende del olor que desprenda el aparato, generalmente con una taza suele ser suficiente. La sugerencia es hacerlo al menos una vez cada dos meses, pero todo depende de cada casa.

Deja la puerta abierta

La mayoría de las ocasiones dejamos la puerta del lavavajillas cerrada por una simple cuestión de estética. Como todo compartimento estanco, todo lo que quede dentro es susceptible de generar mal olor. Teniendo en cuenta que puede haber restos de comida, humedad e, incluso, el hedor compartido por cañerías comunes, no es mala idea darle algo de ventilación. Si te viene visita a casa, lo cierras por estética y para esconder el mal olor a buen recaudo.

Es importante ventilar el interior del lavavajillas.
Es importante ventilar el interior del lavavajillas.

Limpiar el filtro

Es el punto de reunión de todos los restos de comida que van saltando de los recipientes que metemos para lavar. Si eres de los que además meten los vasos de la crema de cacao con la pegatina, ten por seguro que ese papel acabará generando algún tipo de tapón. No cuesta nada, cada poco tiempo, ver cómo está el filtro y ponerlo debajo del grifo para quitar esos restos.

Limpieza de lugares ocultos

Trata de quitar la grasa que se va generando en el surco de la base de la puerta, que sólo se ve cuando la abrimos. Quizá con la foto se explique más claro.

El surco de la parte inferior suele acumular mucha suciedad.
El surco de la parte inferior suele acumular mucha suciedad.

 

Pasa un paño húmedo por fuera y por dentro

Como cada electrodoméstico de uso cotidiano, hay que hacer un mínimo lavado de cara cada cierto tiempo. Pasa una bayeta por el interior y el exterior del lavavajillas. Ten cuidado porque en el fondo puede haber pequeños restos de cristales rotos de algún vaso o plato en mal estado. Pasa también el paño por las juntas de goma de la puerta para eliminar las acumulaciones de suciedad.

Trucos para el día a día

Aparte de todos estos trucos, sumados al sentido común, no quisiera terminar este texto sin daros algunos otros consejos más que os pueden resultar útiles:

  • Enjuagar antes de meter la vajilla. Muchas veces por culpa de la prisa o porque nos agobiamos al ver la pila llena de trastos, metemos platos, ollas y todo tipo de recipientes excesivamente sucios y con demasiados restos de comida. En algunas casas esto es lo habitual. No está de más pasarlos antes por debajo del grifo uno a uno y retirar todos esos restos.
  • La opción “Aclarar” también existe en los lavavajillas. Hay a quien le parece un gasto innecesario de agua porque “ya se lavarán”. Depende del tamaño de tu lavavajillas, pero si un plato sucio va a estar 2 o más días dentro, solo puede generar mal olor.
  • Cuidado con los plásticos y ‘tuppers’. Algunos fabricantes informan expresamente del cuidado a la hora de lavar este tipo de materiales a altas temperaturas, así que no es una mala idea echar un vistazo a las especificaciones.
  • Dejar secar después de cada lavado. No saques la vajilla nada más terminar el programa, déjala secar naturalmente con la puerta abierta e incluso sacando las rejillas al exterior. Esto, además, te evitará mal olor en los armarios donde guardes platos y vasos.

Hasta aquí este listado de consejos para evitar el mal olor en tu lavavajillas. Si has usado alguno de ellos y te ha ido bien, me alegro. Si conoces otros trucos me gustaría que los compartieras en los comentarios para que entre todos, evitemos el mal trago que supone tener hedores innecesarios en nuestro hogar.

HACE 4 AÑOS