HOW-TO

Cómo ampliar el disco duro de tu PS4 a 1TB o 2TB

19 COMENTARIOS

rp_disco-ps4-2-750x500.jpg

La nueva generación de consolas nos ha traído experiencias hasta ahora inimaginables. Gráficos en alta definición, sonido envolvente, historias plenamente inmersivas e imágenes realistas, DLC’s periódicos… Todo eso tiene un precio: gigas y gigas de información que llenan nuestros sufridos discos duros.

Pongamos como ejemplo la PlayStation 4. La consola de Sony viene con un disco duro de 500 GB. Una barbaridad si lo comparamos con las 12 gigas de la PlayStation 3 Super Slim, pero del todo insuficiente con la cantidad de información que manejamos actualmente. Y sí, 500 GB son muchas gigas, pero casi un centenar de ellas lo ocupa sistema operativo de la consola. Eso sin contar con los títulos que, pese a que tengamos el disco original, descargan unas 50 gigas de datos obligatorios.

Si encima disfrutamos del servicio de PlayStation Plus y sus juegos gratuitos descargables o compramos en la PlayStation Store, entonces es fácil entender que Sony pusiera a la venta una consola con un disco de 1 TB.

Por todo ello, si tu consola empieza a tener problemas de espacio o quieres prevenir futuras estrecheces, vamos a contarte, paso a paso, cómo sustituir tu disco de 500 GB por uno de 1 o 2 TB. Te avanzamos que es un proceso sumamente sencillo.

Cambio de disco duro de una PS4.

Pasos previos

¿Preparado? Ante todo, necesitaremos lo siguiente:

  • 1 pendrive de al menos 1 GB de capacidad (4 GB estaría bien)
  • 1 ordenador con acceso a internet
  • 1 destornillador de estrella
  • 1 disco duro compatible

Copia los datos en un pendrive de, al menos, 1 GB. ¿Por qué necesitamos tan sólo 1 o 2 GB para salvaguardar todos nuestros datos y en cambio los 500 GB de la consola son insuficientes? Decíamos que hay muchos juegos que descargan unos 50 GB de datos. Pues bien, estas descargas vuelven a realizarse. Salvaremos sólo los avances de los juegos. Los parches, actualizaciones y descargas obligatorias tendrás que volver a repetirlas cuando juegues por primera vez al título correspondiente.

Si eres usuario de PlayStation Plus puedes guardar los datos automáticamente en la nube. Pero por si acaso, como decía aquel, “el que seas paranoico no quiere decir que no te estén siguiendo”. Así que recomendaría que también hicieras copia de seguridad en un pendrive. Como mucho, tendrás los datos duplicados. Más vale que tener que decidir desde dónde quieres recuperar los datos que lamentarse de que has perdido un montón de horas de juego en Batman: Arkham Knight o Bloodborne.

Subir los datos a la nube es muy sencillo. Si has configurado la consola para que guarde automáticamente todas tus partidas en la nube, allí estarán (no te olvides luego de tu código de acceso). Para activar esta función debes tener configurada tu PS4 como principal (Ajustes, PlayStation Network/Administración de cuentas).

Si lo prefieres, puedes guardar los datos en los servidores de PSN manualmente. Simplemente entra en ‘Gestión de los datos guardados’ de la aplicación. Desde allí, ve a ‘Datos guardados en el almacenamiento del sistema’. Ahora selecciona los datos que quieres salvar y accede a ‘Subir partidas al almacenamiento online’.

Si nuestra opción es guardar los datos en un pendrive, tenemos que conectar un dispositivo USB a la consola y realizar los mismos pasos anteriormente referidos. Sólo hay una diferencia. En el último paso debemos elegir la opción ‘Copia al dispositivo almacenamiento USB’.

Cómo sustituir tu disco de 500 GB por uno de 1 o 2 TB, paso a paso

1. CAMBIA EL DISCO DURO

Cambio de disco duro de una PS4.

Ahora que tenemos los datos salvados, le toca el turno a sustituir el disco duro. Con la consola completamente desconectada de cualquier punto eléctrico y retirado todos los cables de los accesorios como, por ejemplo, la cámara o el portal de Skylanders, colocaremos la consola con la parte frontal frente a nosotros. Con cuidado y utilizando sólo las manos, deslizaremos la parte superior de la consola (la brillante) hacia nosotros. No intentes forzarla con ninguna herramienta. Sale deslizándose suavemente.

En la parte inferior izquierda verás un tornillo pequeño y otro algo más grande con los conocidos símbolos de PlayStation (Cuadrado, Triángulo, Círculo, X). Utiliza un destornillador de estrella (también llamados Phillips) para sacar este tornillo y abrir el compartimiento del disco duro. No uses destornilladores de otro tipo ya que podrías estropear las cabezas de los tornillos y entonces sí que podríamos tener un problema.

Con el destornillador lo sacamos sin forzar nada (comprueba que el destornillador es del tipo y tamaño que realmente necesitamos). Una vez retirado el tornillo podemos extraer la carcasa que protege al disco duro. Esta tendrá cuatro tornillos laterales. Quitamos con cuidado los tornillos y de allí extraemos el disco duro de origen.

disco-ps4-6

En la misma posición que originalmente tenía el disco viejo, colocamos el nuevo. ¿Qué disco duro podemos utilizar? Tiene que ser un SATA II, a 5400 RPM y de 9,5 mm. Mucho ojo a este último dato, porque descubriremos que los de 15 mm son mucho más fáciles de encontrar, pero incompatibles con nuestra consola.

Lo mismo con el caso de las revoluciones. El que tiene PlayStation 4 de serie es de 5400 RPM. Y es el que recomienda Sony. Seguro que encontrarás a alguien que te diga que el de 7200 RPM le ha ido bien. Te recomendaría que no los utilizaras. Son más rápidos que los que utiliza de serie y corres el riesgo de que pueda sobrecalentarse la consola. En esta ocasión, podemos aplicar aquello de “Rápido y bien, no siempre marchan juntos”.

Continuamos. Apretamos, sin pasarnos, los cuatro tornillos. Colocamos la carcasa nuevamente en su lugar original y apretamos el tornillo con los símbolos de PlayStation. Ahora volvemos a poner la parte frontal en su sitio. Repito y no me cansaré de hacerlo: en ningún momento fuerces ni los tornillos, ni la carcasa o el frontal. Todo entra fácilmente y sin problemas. Si no es así, es que algo no se está haciendo bien.

2. DESCARGA EL SISTEMA OPERATIVO

Bien. Ya tenemos el disco duro instalado. Lo más difícil ya está hecho. Ahora vamos por el sistema operativo de PlayStation 4.

En el pendrive crea una carpeta que llamaremos PS4. Dentro de esa carpeta, crearemos otra con el nombre UPDATE. Estos dos nombres tienen que estar en mayúsculas. En la carpeta UPDATE nos descargaremos el sistema operativo desde la página oficial de PlayStation. Este archivo se llama PS4UPDATE.PUP.

Una vez descargado el archivo, retiramos el pendrive del PC. Comprobamos que la PlayStation 4 no muestra ninguna luz. Si el indicador de encendido de la consola está de color naranja, toca el botón del encendido de tu PS4 durante al menos siete segundos. Oirás dos pitidos que te indicarán que está todo correcto.

disco-ps4-6

Ahora es el momento de conectar el pendrive y el mando Dual Shock (nos servirá para movernos por los menús de la consola) a los puertos USB de la PS4. Toca el botón de encendido durante un mínimo de siete segundos. Ahora se iniciará la consola en modo seguro.

Selecciona ‘Inicializar PS4’ (reinstalar software del sistema) y sigue las instrucciones que aparecerán a partir de ese momento en pantalla. Si todo está correcto, el sistema reconocerá el sistema operativo del pendrive. Si no es así, comprueba que las carpetas tienen el nombre escrito correctamente y en mayúsculas.

A partir de este momento ya tenemos un nuevo disco y el sistema operativo instalado correctamente.

Sólo nos falta recuperar las partidas guardadas. Inicia tu sesión en PSN y accede a ‘Gestión de datos guardados de la aplicación’. Ahora, dependiendo si tienes tus datos en la nube o en un pendrive, seleccionaremos ‘Datos Guardado en el Almacenamiento online’ o ‘Datos guardado en el dispositivo de Almacenamiento USB’. Una vez finalizado el proceso, podremos continuar allá donde dejamos la partida la última vez que jugamos.

Muy importante

Tu perfil, trofeos, amigos y compras de la Store se encuentran asociados a tu cuenta de PlayStation Network. En el momento que inicies la sesión, se sincronizará todo, sin que tengas que hacer nada.

La excepción son los DLC, aplicaciones y juegos de la store por los que hayas pagado, que tendrás que descárgatelos nuevamente, aunque, claro está, sin desembolsar ni un céntimo, ya que pagaste por ellos anteriormente.

¡A disfrutar de tu nuevo disco duro!

HACE 4 AÑOS