REVIEWS

Internet of things (IoT): los gadgets que cambiarán tu vida

Neveras capaces de hacer la compra por nosotros, gadgets que se acoplan a cualquier electrodoméstico para volverlo inteligente, cerraduras que se abren a través del móvil, y armarios que sustituyen a la lavadora.

Que el Internet de las cosas (Internet of things) constituye una de las principales apuestas de la tecnología es una realidad que, no sólo ha evidenciado la IFA, sino también una tendencia que se refleja cada día. Porque el “todo conectado” ya ha llegado.

Así, desarrolladores, empresas y también los usuarios se adentran ya sin miedo en este mundo lleno de posibilidades del Internet of Things. Pero ¿tan amplio es su ámbito de actuación? Para averiguarlo, hoy repasamos los últimos dispositivos que ha alumbrado el mercado y descubrimos aquellos “ingredientes” que lo hacen posible.

Los recién llegados

BOMBILLAS LINUX LIGHT BULBS DE DISNEY

Linux-Light-Bulbs

Uno de los últimos aterrizados en este ámbito han sido las bombillas Linux Light Bulbs de Disney que, gracias a su tecnología Visible Light Communication, pueden intercambiar datos a través de la luz (sin WiFi) y aprovechar nuestra instalación eléctrica.

¿El resultado? La posibilidad de convertir cualquier artilugio con LED’s en un modo de comunicación.

Tratándose de Disney, no podía faltar la aplicación a los juguetes (para determinar, por ejemplo, las horas que le ha dedicado el niño al ocio y similares).

LA CASA DEL FUTURO

casa-del-futuro-nova

La iniciativa de crowdsourcing ‘La Casa del Futuro’, presentada en la Expo Milano 2015, en el marco del Proyecto NOVA (y que se empezará a construir antes de que acabe el año) merece su propio espacio: se trata de una vivienda que servirá como “laboratorio viviente” en el que probar, precisamente, las últimas innovaciones en este ámbito con el fin de mejorarlas.

Su diseño arquitectónico corre a cargo de la firma Estudio Arthur Casas y le permite generar más energía de la que consume; es decir, se trata de un domicilio energéticamente autosuficiente.

Pero el punto clave reside en que puede tomar decisiones por sí misma, gracias a un conjunto de equipos de control remoto y sensores que le permiten, entre otras cosas, cerrar las persianas cuando está a punto de llover, llamar a los bomberos cuando detecta fuego, etcétera. Tampoco requiere iluminación eléctrica durante el día y, obviamente, es ecosostenible.

Ámbitos de actuación del Internet de las cosas

Teniendo en cuenta que su propio nombre ya nos habla de una red a la que (idealmente) estarían conectados –y sincronizados- todos nuestros dispositivos -desde coches hasta la puerta de nuestro domicilio-, resulta evidente que el ámbito de actuación es tremendamente amplio. Lo detallamos, a continuación:

  • Transportes: públicos y privados, por tierra, aire y mar, motorizados o no.
  • Aparatos eléctricos e iluminación: bombillas, farolas 4G
  • Hogar: armarios y lavadoras inteligentes, cerraduras, smartdoors, aires acondicionados que nos dejan la casa calentita…etc.
  • Alimentación: robots de cocina, frigoríficos capaces de hacer la compra, microondas…etc.
  • Música: con altavoces inteligentes como los de Alcatel y otros híbridos.
  • Moda: espejos interactivos que nos brindan la opción de ver cómo nos queda la ropa y similares.
  • Salud: el de la salud es uno de los más beneficiados. Lo protagonizan los dispensadores de medicamentos como el de Philipsque avisa al paciente de cuándo tomar el fármaco para que no lo olvide-, los aparatos que monitorizan la respiración de los asmáticos para prevenir los ataques, y hasta las sondas inteligentes y otras soluciones de gestión de fluidos muy útiles.
  • Seguridad: en los sistemas de videovigilancia.
  • Otros: ocio, instalaciones públicas, deporte, construcción, ecología, infraestructuras…y seguro que nos dejamos alguno.

Los imprescindibles del Internet de las cosas

Al margen de lo dicho ,y a pesar de que los distintos gadgets que va alumbrando el mercado suelen captar nuestra atención, lo cierto es que tendemos a obviar aquellas tecnologías que hacen posible el Internet de las cosas. Nos estamos refiriendo a los procesadores, a los sensores y a las conexiones, entre otros; y a la mejora que han experimentado durante los últimos años.

Por ejemplo, estos primeros han disminuido su tamaño considerablemente e incrementado su potencia y rendimiento. ARM, Mediatek y, por supuesto, Intel, son responsables de proyectos que abarcan desde el IoT más íntimo al de las grandes ciudades conectadas.

qualcomm snapdragon 820

Los sensores, por otra parte (habitualmente diminutos y prácticamente invisibles) también resultan de vital importancia, pues son los que interactúan entre el dispositivo y el entorno. Los hay de luz, en forma de sencillos botones, de ultrasonidos, distancia, presión, temperatura, humedad, acelerómetros, etcétera.

Respecto a las conexiones, necesitamos un canal de comunicación para transmitir los datos que hemos recabado, y esto es, precisamente, lo que hacen protocolos como el 4G y próximamente el 5G.

5G

Precisamente la introducción de esta última tecnología (hacia el 2020) supondrá una explosión de posibilidades en este entorno (el del IoT), ya que acabará con las limitaciones de intercambio de datos que lleva implícito el estar en movimiento, por ejemplo.

En todo caso, todavía cabrá esperar unos años para conocer con certeza cómo integramos (del todo) el Internet de las Cosas en nuestra cotidianidad.

¿A favor o en contra del internet de las cosas?

La mayoría de expertos (al menos el 83% según un informe del Centro de Investigación Pew y la Universidad Elon) creen, eso sí, que su efecto será positivo y que ayudará a eliminar errores. El 17% restante, sin embargo, teme que un mundo inundado de datos suscite problemas de seguridad y, evidentemente, de privacidad. Y tú, ¿cómo crees que evolucionará el Internet of things?

HACE 4 AÑOS