HOW-TO

¿Cómo actualizar a Windows 10? Paso a paso

Si te has comprado un ordenador o vas a hacerlo próximamente una de las dudas que te pueden surgir es si merece la pena apostar por un equipo con Windows 8.1 o ir a por uno que venga con Windows 10 ya instalado. Lo cierto es que no es un problema, ya que la actualización desde Windows 8 a 10 es gratuita. De todas formas, para saber las diferentes opciones que tienes puedes seguir esta guía para la actualización a Windows 10, paso a paso.

Una vez iniciado el proceso de actualización es totalmente desatendido, es decir, el ordenador va instalando todo lo que necesita y se reiniciará unas cuantas veces durante el proceso.

Es un proceso largo, por lo que conviene que no tengas prisa. Es necesario que esté enchufado a la red eléctrica, sobre todo con portátiles y además que tenga conexión a Internet.

Actualización a Windows 10 automática en la puesta en marcha del equipo

Windows10 listo instalar

La posibilidad más sencilla es que te aparezca la notificación de actualización en la puesta en marcha del equipo. En este caso, una vez configurados los parámetros iniciales como usuario, conexión a red WiFi, ubicación, hora, fecha y demás te puede ofrecer directamente realizar la actualización al nuevo sistema operativo. No tienes por qué hacerlo justo en ese momento si no lo deseas, sino que puedes posponerlo y lanzar el proceso más tarde cuando sea el momento adecuado.

Uno de los motivos que nos pueden llevar a esperar es realizar las copias de seguridad del sisteam en DVD o en un USB con la herramienta que la mayoría de los fabricantes suelen incluir para tal fin. A pesar de que hoy en día es bastante habitual tener una partición de recuperación en el disco duro, de manera que si “rompes algo” puedes arrancar a través de esta recuperación y tendrás el equipo como el primer día.

Esto lo puedes hacer tanto con Windows 8.1 como con Windows 10, ya que no pierdes aplicaciones en la actualización. Tampoco perderás documentos, pero en todo caso y como medida de seguridad, siempre es bueno hacer una copia de los mismos. Por eso, aunque no hagamos la actualización inmediatamente tampoco debemos demorarnos mucho ya que si no iremos acumulando información.

Para actualizar más tarde basta con ir con el botón derecho en la barra de herramientas sobre el botón de Windows -> Panel de control -> Seleccionar vista con iconos pequeños -> Elegir la opción de Windows Update. Aquí aparecerá la opción de actualizar a Windows 10. Tras pulsarla empezará a trabajar y todo el proceso será desatendido, es decir, no tienes que hacer prácticamente nada más una vez puesto en marcha.

Opciones de privacidad de Windows 10

Cuando ha finalizado y se inicia Windows 10 te preguntará una serie de cuestiones sobre la configuración. La mayoría de ellas tienen que ver con la privacidad o las aplicaciones que utiliza el sistema por defecto y te ofrece una configuración rápida. Lo ideal es utilizar la configuración personalizada, por lo menos para leer y saber que alternativas tenemos, aunque luego no decidas cambiarlas. De todas formas siempre podrás modificarlo luego en la configuración.

Actualización desde Windows 8.1

En el caso de que no aparezca la opción de pasarte a Windows 10 durante la configuración inicial tieness que completar el proceso desde Windows 8.1. Una vez iniciado el equipo y realizadas las copias de seguridad lo ideal es actualizar desde Windows Update tal y como has visto anteriormente. Windows -> Panel de control -> Seleccionar vista con iconos pequeños -> Elegir la opción de Windows Update. Hay que instalar todas las actualizaciones, tanto las importantes como las opcionales.

Además necesitas tener 20 GB de espacio libre en el disco duro, algo que no será problema dado que el equipo es nuevo. Debe aparecer un icono de actualización a Windows 10 en la barra de herramientas. En un primer momento aparecerá un botón en la barra de herramientas que te pide que realices la reserva y te avisará cuando haya descargado todos los archivos necesarios para iniciar la actualización. Este proceso es largo y pueden pasar algunos días hasta que se complete.

reserva windows 10

En todo caso el sistema te avisa y una vez completado podrás iniciar la actualización sin problemas. Podría ocurrir que Windows detectara alguna incompatibilidad en el hardware o no encontrara el controlador de un dispositivo para Windows 10. Esto es muy improbable y ocurre más con equipos que ya tienen unos años que con equipos nuevos.

Siempre puedes tratar de forzar la actualización a Windows 10, para ello lo primero que debemos hacer es borrar todos los archivos en el directorio: C:/Windows/SoftwareDistribution/Download, que son los temporales de las actualizaciones de Windows.

Después pulsando Tecla Windows + Q aparece el buscador y si escribes CMD y pulsas intro te abrirá la consola, donde escribes wuauclt.exe /updatenow, aunque no debes pulsar intro para ejecutar. Seguidamente tienes que abrir de nuevo Windows Update y empezar a buscar actualizaciones. Una vez que ha comenzado el proceso vuelves a la consola, ejecutas este comando y empezará a descargar la actualización de Windows 10 continuando el proceso con normalidad.

Actualización limpia y copias de seguridad

También tienes la opción de realizar una instalación limpia de Windows 10. Esto es más recomendable para equipos antiguos que para equipos nuevos, ya que en este caso si perderás las aplicaciones que muchas veces vienen preinstaladas en los ordenadores por los fabricantes y que te pueden ser de utilidad. En todo caso aquí si sería imprescindible hacer una copia de seguridad del sistema instalado en un medio externo, ya sea un USB o varios DVDs.

recuperación Windows 8.1

Para crear un medio de instalación para Windows 10 tienes que descargar la utilidad que nos ofrece Microsoft y que puedes grabar tanto en un DVD como en un USB. Es un método muy útil si tienes que instalar más de un equipo o quieres tener una copia de Windows 10 guardada. Es importante que tengas tu número de licencia de Windows 8.1 a mano, ya que lo pedirá durante la instalación. Para ello puedes utilizar una herramienta como Keyfinder, que te ayudará a encontrarla de forma sencilla.

Después sólo te queda realizar una instalación normal donde tenemos Windows 10 instalado desde cero y totalmente limpio. Sólo te quedará restaurar tus archivos desde la copia de seguridad para empezar a disfrutar con tu ordenador. Un inconveniente de este método es que perdemos la opción de volver atrás a Windows 8.1 si no nos gusta el nuevo Windows 10.

Si hemos actualizado desde un sistema anterior, ya sea Windows 8.1 o Windows 7 en ordenadores más antiguos, en las opciones de configuración aparecerá la opción de volver al sistema operativo anterior durante un mes, periodo tras el cual dejará de estar activa esta posibilidad. Una vez iniciado el proceso Microsft nos preguntará los motivos por los que queremos desinstalar Windows 10 e iniciará el proceso para volver a tu anterior sistema.

Puede parecer algo complicado, pero lo cierto es que esta es la actualización más sencilla que ha puesto nunca en marcha Microsof. Una vez iniciado el proceso sólo tienes que echar un vistazo a la pantalla de vez en cuando para ver cómo va y poco más. Después una vez finalizado ya puedes disfrutar de tu nuevo sistema operativo.

HACE 4 AÑOS