TENDENCIAS

Second Skin: la ropa inteligente que transpira cuando sudas

Un grupo de biotecnólogos de MIT MEDIA LAB crea Second Skin, una ropa inteligente que hace que tu piel transpire cuando suda.

Se trata de un proyecto denominado BioLogic que se basa en investigaciones científicas con una bacteria japonesa denominada Bacilus Subtilis que detecta la humedad de forma inmediata. Tras lograr estas pesquisas, el equipo de MIT MEDIA LAB, liderado por el profesor Lining Yao, en colaboración con New Balance y diseñadores del Royal Colege of Arts se lanzaron a crear esta prenda con este diseño ergonómico.

¿Cómo funciona?

Para lograr esta ropa, los investigadores transformaron las células japonesas para imprimirlas en un material específico denominado spandex. De esta forma, y tras entrar en contacto con el aire, las células “avisan” a la tela que debe contraerse o expandirse en función de la respuesta de la epidermis a daños externos.

Second Skin cuenta con unas aberturas que, tras el aviso de la bacteria, son capaces de abrirse o cerrarse hasta en un 100%.

En este vídeo podemos ver a deportistas con uno de los modelos de esta ropa con forma de aleta explicándonos cómo funciona.

Otras investigaciones

Además de este invento, otros grupos científicos del mismo MIT están en pesquisas para conseguir fabricar más prendas con estas características pero con un material menos sintético y que sea aplicable a otros usos. Según el MIT, los avances siguen la línea que marca la biología y no tanto la electrónica, puesto que las células vivas nacen, crecen, se reproducen y mueren, y sus materiales pueden adaptarse a cualquier circunstancia humana.

Ropa inteligente

Si además de deportista eres coqueto, la tecnología de la ropa inteligente avanza a pasos agigantados y ya existen prendas como camisetas que medirán tu frecuencia cardíaca y las calorías quemadas.  Una vez que la ropa tenga los datos exactos, de forma instantánea, los envía al móvil del usuario para que este tenga los datos reales y pueda tomar medidas en caso de que sea necesario.

Como puedes observar la aplicación de la tecnología a mejorar nuestra calidad de vida no tiene precio. Sin embargo, todavía queda mucho por avanzar y adaptarla de forma real a las necesidades humanas. Pronto llegará el día en el que no necesitaremos ni siquiera atender los estímulos de nuestro cuerpo, aunque muchos recelan de estos inventos. Y tú, ¿te atreves a probarlos?

HACE 3 AÑOS