HOW-TO

Cómo convertir tu salón en un cine

Las tecnologías de audio y vídeo actuales ofrecen unas prestaciones impensables hace solo unos años y son capaces de llevar hasta tu casa una calidad de imagen y sonido capaz de competir e incluso superar al de muchas salas de cine comerciales.

Sin embargo, no basta con comprar una TV o home cinema y enchufarlos en el salón para que te den el máximo rendimiento. Tienes que tener una serie de consideraciones en cuenta, tanto antes de adquirirlos como una vez los estás instalando en tu vivienda. ¿Cuáles?

Sistema de sonido

Sonido envolvente Dolby

Lo primero que tienes que plantearte es qué tipo de sistema de audio necesitas para disfrutar de una auténtica sala de cine en casa y si vas a poder ubicarlo correctamente en el salón.

Aunque las barras y bases de sonido están bien para el uso diario y la escucha de programas de televisión y series, si buscas un auténtico sonido espectacular, con gran capacidad de inmersión, efectos envolventes de calidad, buena potencia sonora y posibilidades avanzadas de procesamiento y amplificación, entonces necesitas un receptor A/V más altavoces o un kit multicanal.

COLOCA CORRECTAMENTE LOS ALTAVOCES PRINCIPALES

posicion altavoces

Muy bien, ya tienes el mejor equipo del mundo en casa, lo instalas, lo enchufas pero algo va mal, no se oye tan bien como en la tienda. ¿Qué está pasando? No te preocupes, es lo más normal del mundo y probablemente se deba a que no has colocado alguno de los altavoces en el lugar más adecuado.

Aquí tienes una guía completa sobre cómo hacerlo, pero por si acaso, sigue estas sencillas recomendaciones para obtener la máxima calidad sonora:

  • Huye de las esquinas y del efecto pared: no coloques los altavoces en las esquinas de la habitación ni pegados a las paredes
  • Los tres altavoces frontales (central más estéreo izquierda y derecha), deberán encontrarse en el mismo plano frontal de emisión de sonido
  • El altavoz central deberá estar siempre situado justo enfrente de los espectadores, con el tweeter  apuntándote directamente a la cabeza
  • Los altavoces surround o de sonido envolvente deberían estar situados con un ángulo de entre 90 y 110 grados detrás de la cabeza, apuntando directamente a los oídos

NO ESCATIMES EN EL SUBWOOFER

subwoofer jamo

Si quieres una calidad igual o mejor que la de las salas de cine, necesitarás tener un buen subwoofer en casa con potencia de sobra para encargarse de mantener los graves controlados, sin distorsionar ni retumbar incluso a volúmenes elevados. Es una de las piezas más importantes de tu sistema de cine en casa, así que no escatimes presupuesto en su compra.

Se va a encargar del canal LFE, el .1 de los formatos multicanal en el que van los efectos más contundentes generalmente por debajo de 100 Hz y que tanto cuesta reproducir a los altavoces de pequeñas dimensiones. Te permitirá mejorar la dispersión de graves en la sala, pero no lo instales en el primer lugar que se te ocurra. Tienes que seguir unas mínimas recomendaciones para obtener los mejores resultados:

  • No lo coloques en las esquinas de la sala y si puedes sepáralo  de la pared unos 40-50 cm.
  • No lo instales sobre elementos  que puedan resonar, como vigas, cimientos, muebles, puertas, ventanas de cristal, etc.
  • Tampoco coloques sobre él objetos que puedan vibrar como lámparas, el cargador del móvil, etc.
  • Puede que tengas que ubicarlo en una posición algo extraña, como por ejemplo en la pared del fondo de la sala o en una lateral apuntando hacia la pared opuesta.
  • Si tu modelo lo permite, una vez colocado en el mejor sitio posible juega con el control de fase hasta terminar de ajustar la posición

CALIBRA Y UTILIZA LOS SISTEMAS DE CORRECCIÓN ACÚSTICA INTEGRADOS

posicion altavoces DSP

Los actuales receptores A/V incorporan potentes sistemas de corrección acústica y calibración que conviene utilizar para dejar todo ajustado al milímetro. Ya sé que puede resultar un poco pesado al principio tener que dedicar unos cuantos minutos a ajustar los parámetros, pero los resultados mejorarán mucho y en general solo tendrás que hacerlo una vez, al instalar el equipo.

Deberás ajustar la respuesta en frecuencia de los altavoces, medir la distancia a la que están situados con respecto al punto de escucha, configurar la frecuencia de corte, ajustar el volumen individual de cada altavoz y elegir el DSP más adecuado. ¿Parece complicado, verdad?

Tranquilo, los equipos modernos suelen hacer todo esto de forma semiautomática y solo necesitan que vayas colocando un micrófono donde te van diciendo. Además, por si necesitas ayuda o quieres hacerlo manualmente, aquí tienes una guía completa.

Sistema de vídeo: televisor y proyector

Proyector cine en casa

Una vez que ya tienes controlado el sistema de sonido llega el turno de elegir sistema de imagen y dos son las principales opciones con las que obtener la mejor calidad: un televisor de alta definición y grandes dimensiones o un proyector para cine en casa. ¿Cuál es mejor? Pues depende. Depende del uso que le vayas a dar y de dónde tengas pensado instalarlo.

Si el uso principal  es visualizar películas de forma ocasional (una o dos veces por semana) y cuentas con un espacio en casa en el que puedes controlar perfectamente la iluminación de la sala (por ejemplo con persianas que tapan bien la luz exterior), entonces ve sin dudarlo a por un proyector.

Si por el contrario no puedes hacer carrera de la luz que entra, no tienes espacio para colocar una pantalla de proyección aunque sea portátil o retráctil y lo que quieres es un dispositivo que puedas usar despreocupadamente muchas horas seguidas cada día, entonces lo tuyo es un televisor de gran formato.

4K O FULL HD, HE AHÍ LA CUESTIÓN

4k vs Full HD

 

La siguiente pregunta a la que tienes que responder es la relacionada con la resolución de la pantalla: ¿cuál te conviene más, un modelo Full HD o un flamante equipo 4K? Pues depende sobre todo de la distancia a la que vayas a visualizar la tele o proyector.  Hay muchas reglas para saber si podrás aprovechar esos píxeles extra por completo.

Por ejemplo, una de las más usadas para equipos a 1080p consiste en calcular la distancia óptima o mínima sumando 0,5 metros  por cada 10 pulgadas. Es decir, para una tele de 50 pulgadas la distancia adecuada sería de unos 2,5 metros. Estas distancias prácticamente se reducen a la mitad cuando hablamos de resoluciones 4K, ya que al tener los píxeles más pequeños podrás acercarte más sin ver el temido “efecto rejilla”.

650_1200

Por ejemplo, si antes tenías que situarte a unos 4 o 5 metros para ver un proyector de forma óptima en una pantalla de 120 pulgadas, con un modelo 4K podrás reducir esta distancia a unos 3 o 3,5 metros sin problemas y disfrutar de una mejor sensación de inmersión en la acción. Además, cada vez hay más contenidos a 4K en diferentes medios online, por lo que una tele o proyector con esta resolución es ya una apuesta de presente más que de futuro.

CALIBRA TU TELE Y PROYECTOR

calibrar imagen

Si después de instalar tu nueva pantalla en casa empiezas a reproducir alguna película y te encuentras con una imagen  pobre, sin fuerza, con falta de colorido o incluso borrosa, lo más probable es que necesites realizar una pequeña calibración para adaptar las características del panel a tu salón.

No te preocupes. Aunque para lograr resultados perfectos hay que ser algo experto, para la mayoría de los casos con unos pocos ajustes rápidos y sencillos será más que suficiente, mejorando considerablemente tu experiencia de visualización. ¿Qué tienes que hacer? Pues básicamente es un proceso en 5 pasos que describíamos hace unos meses en este artículo de forma detallada con ejemplos y que consiste en:

  • Ajustar el nivel de brillo para tener unos negros intensos y profundos
  • Ajustar el nivel de contraste para lograr blancos claros y sin saturación
  • Calibrar los colores para que sean intensos pero sin pasarse
  • Ajustar la nitidez para mejorar la definición pero sin provocar artefactos extraños en la imagen
  • Probar los pasos anteriores con contenidos que conozcas bien para realizar un ajuste fino.

HACE 4 AÑOS