TENDENCIAS

Justin Bieber lanza su nuevo disco, ‘Purpose’

Justin Bieber lanza nuevo disco titulado ‘Purpose’, un trabajo más maduro que los anteriores. El disco estará disponible a partir del 13 de noviembre.

Como les ha pasado a unas cuantas estrellas que alcanzaron la fama demasiado jóvenes, Justin Bieber ha pasado los dos últimos años siendo más noticia por sus idas de olla que por sus éxitos musicales. Que también. Pero durante 2013 y 2014 su reputación ha ido empeorando cada vez más a base de salidas de tono y de sacar los pies del tiesto –hasta bordeando lo ilegal–.

Sin embargo, este 2015 ha supuesto un punto y aparte con respecto a esas conductas... o al menos eso quiere vendernos. Yo, de momento, compro con prudencia, aunque mucho más interesante que sus andaduras personales me parece el lanzamiento de su nuevo disco, “Purpose“, tras casi dos años en secano.

Un chaval muy precoz

bieber

Justin Bieber es producto de lo que podríamos llamar las nuevas tecnologías. Nada de ir de puerta en puerta de discográfica con una maqueta bajo el brazo. Él subió sus canciones a Youtube y fue descubierto casi por accidente por su primer representante. Desde que Braun lo vio en la red hasta que firmó su primer contrato fueron cuestión de semanas, durante las que cantantes como Usher y Justin Timberlake, que también participan en proyectos discográficos, se tiraron del moño para conseguir que fichara con ellos.

My World 2.0′ fue su álbum debut, una versión extendida de su primer EP y que contenía canciones como ‘Baby’ o ‘Somebody To Love’. Ni que decir tiene que los números uno empezaron a apilarse y las ventas se dispararon. Bieber empezó a romper records desde sus primeros pasos y era cuestión de tiempo que la fiebre se hiciera global.

Incluso la crítica fue bastante benévola con este primer trabajo, que tenía una mezcla bastante apetecible de pop acelerado y R&B. Obviamente, era lo que era; no se trataba de un disco para amantes del trip-hop, pero sí tenía los ingredientes necesarios para volver locas a las adolescentes y abrir las puertas de una gira que recogió casi 55 millones de dólares por todo el muno.

Con todo y con eso, Justin todavía tuvo tiempo de grabar un segundo disco muy temático, en un movimiento bastante inteligente por aprovechar, por un lado, el tirón del recién llegado y, por otro, la época navideña. ‘Under The Mistletoe’ se llenó de colaboraciones con gente como Mariah Carey, Usher o Boyz II Men, y aunque no fue precisamente el disco más vendido de su carrera, al menos le sirvió como aperitivo de cara a preparar un tercer trabajo con algo más de empaque.

“Believe”, beliebers

justin bieber

Justin Bieber había llamado la atención de buena parte del mundo ya con su primer trabajo, pero realmente la vorágine se desataría hasta límites insospechados con “Believe“. Unos meses después de haber estrenado su álbum navideño, el tercer disco de Bieber llegó con unos cuantos números uno en forma de singles debajo del brazo.

‘Boyfriend’ fue el encargado de abrir la tanda, con un sonido mucho más pulido y cercano al R&B que sus primeros temas. Estaba claro que Bieber iba a evolucionar hacia esa mezcla de géneros en la que el pop sólo sería una excusa, para acercarse a un sonido más próximo a lo que estaba ya haciendo Usher o incluso gente como Pharrell Williams –salvando las distancias–.

‘As Long As You Love Me‘ llegó en verano de 2012 para mantener viva la fiebre, pero si bien es cierto que tanto éste como su siguiente sencillo, ‘Beauty And A Beat’ todavía fueron auténticos pelotazos en las listas de ventas, los dos siguientes se deshincharon bastante más, en general debido a la falta de una promoción que verdaderamente los impulsara.

Si la gira de su primer disco recaudó unos buenos números, el Believe Tour llegó nada menos que a los 70 millones de dólares recaudados en los 67 conciertos que la compusieron. A millón por actuación, redondeando. Como suele ocurrir, las canciones en las que Bieber conseguía lucirse más eran los acústicos con los que ponía pausas a sus setlists, pero en general la parafernalia era tal que muchas veces, el talento se perdía para dejar sitio al colorín y el brillo.

“Purpose”, la redención

Desde que su último trabajo viera la luz en 2012 y una vez concluida su gira por todo el mundo, Justin Bieber ha sido más noticia por sus desvaríos y encontronazos con la justicia que por firmar discos de éxito. Aunque las beliebers siempre han estado ahí apoyándolo, lo cierto es que casi tres años sin lanzar nuevo material son muchos años para una carrera tan joven.

No sabemos si Bieber está mejor asesorado o si ha espabilado por sí mismo, pero tiene pinta de que 2015 ha supuesto un deseo de cambio para él. Ya pudimos verlo en la gala de los MTV VMA, donde actuó en directo y no pudo contener las lágrimas ante la emoción de volver a subirse a un escenario de una entrega de premios, por las que no había pisado en casi cinco años. Ahí es nada.

Él mismo confesaba que le había podido la emoción de verse tan querido y arropado por todo el mundo. Quizá fuera un primer paso hacia dejar atrás al personaje y convertirse en alguien más maduro e interesante. Quién sabe. Lo único que sí sabemos es que su nuevo disco, “Purpose“, sale a la venta el 13 de noviembre, y con él ha buscado un sonido mucho más cercano a la electrónica que en sus previos álbumes.

Justin Bieber

Sólo hace falta escuchar su primer single, ‘What Do You Mean?’, para darse cuenta de que ahora Bieber va por otros derroteros. Bastante significativo en este sentido es que haya colaborado con Skrillex y Diplo en otro de los temas que más han sonado, aunque todavía no haya sido elegido sencillo, como es ‘Where Are Ü Now’.

Con productores como el propio Skrillex, Ed Sheeran, Benny Blanco o Travis Scott, nos podemos esperar una mezcla de géneros considerable, aunque tiene pinta de que la pauta general tiende más hacia un sonido más electrónico de lo que nos había mostrado hasta ahora. Y es que a Justin Bieber lo de ir con las tendencias no se le da nada mal.

 

HACE 4 AÑOS