TENDENCIAS

Una startup crea un robot que te convierte en inmortal

750x500_shutterstock_342451718

La startup Humai está trabajando en la forma de transferir la conciencia de una persona en un cuerpo artificial (o robot) después de su muerte. El sueño de ser inmortal, está cada día más cerca.

La muerte es uno de los tema tabú por excelencia. Sabemos que está ahí, que nos llegará a todos, y soñamos, ilusos, con recuperar a alguien ya fallecido. Pero quizás éste último punto no esté tan lejano cómo pensamos.

‘La muerte no es inevitable’

humai-robot-muerte

En Humai no ven la muerte como algo inevitable. ‘No tenemos miedo, pero no estamos seguros de morir del todo algún día’, dicen. Y todo gracias a un robot al que implantarle nuestro cerebro.

Lógicamente, poder encontrarnos con seres ya fallecidos es uno de los mayores deseos de todas las personas. Pero no a cualquier precio. Si su tono de voz, reacciones o comportamiento no se pareciera al del hombre o mujer en cuestión, nos causaría rechazo.

Por ello, según el CEO de Humai, Josh Bocanegra, se están estudiando estilos de conversaciones, patrones de comportamiento, pensamiento e información de cómo funciona un cuerpo concreto desde dentro hacia afuera. Para ello, usan la inteligencia artificial y la nanotecnología. 

Una vez se tengan todos los datos, se codificarán en tecnologías de sensores diversas que se integrarán en un cuerpo artificial con el ‘cerebro’ de la persona fallecida.

shutterstock_343345958

Lógicamente, este proceso se plantea a futuro. No podemos recuperar a los ya han fallecido, pero sí prepararnos para la muerte que, tarde o temprano, llegará a todos.

Por ello, la startup trabaja recogiendo datos extensos de personas vivas a través de diferentes apps. Una vez que mueran, se congelarán criogénicamente los cerebros y una vez que la tecnología esté completamente desarrollada, se implantaría en un robot.

Y aquí ya se plantea el primer problema. No sólo tendrá que mejorar y desarrollar la tecnología, también las leyes.

El primer resucitado, en 30 años

La empresa es bastante optimista en la obtención de resultados y piensa que será capaz de ‘devolver a la vida’ o dicho de otra forma ‘resucitar’, al primer ser humano en los próximos 30 años. 

Lo cierto es que Humai sólo tiene 4 empleados, y es bastante difícil imaginar un proyecto de este envergadura en manos de sólo 4 personas.

Clonación, congelación criogénica, cerebros humanos en cuerpos artificiales… A día de hoy parece realmente impensable, pero tal y como avanza el mundo, nada es imposible. La pregunta ahora es ¿llegaremos a verlo nosotros? 

HACE 1 AÑO

Deja un comentario

1 comentario

    El cuerpo humano es un complejo ordenador, que se autorepara y autoprograma, de acuerdo a las experiencias vividas y el aprendizaje. Pero no es eterno, sino que evoluciona, se deteriora, pierde datos y programas, y muere. Los periféricos de entrada y salida son los sentidos, y los programas que determinan el comportamiento son circuitos lógicos binarios que comparan continuamente los valores bueno-malo, conforme a unos criterios obtenidos por imitación, del entorno. (familiar, educativo y social).
    Como podemos comprobar fácilmente, la persona NO ES LA MISMA a los 10, que a los 20, que a los 40, o a los 60 años. Los patrones de conducta, de gustos, de criterio, o de juicio son muy distintos. Si pudiéramos aislar esos parámetros del cuerpo físico… determinaríamos que son personas distintas.
    Copiar una mente sería como “hacer una foto” de la misma en un momento determinado. Algo inútil porque esa realidad deja de existir al segundo siguiente, conforme a los valores de evolución y aprendizaje. Un huevo no es un pollo, a pesar de que el pollo SI ha sido un huevo alguna vez, pero siendo pollo… NO es un huevo.
    Con esto quiero decir que no podemos perpetuarnos en máquinas, porque la evolución neuronal y su información es DISTINTA a su homóloga electrónica e informática.
    Y OTRA COSA… LA BIOQUÍMICA CEREBRAL, los sentimientos. Reaccionamos ante estímulos emocionales, dependientes de química natural, con su origen en la maquinaria cerebral, y que influye de forma MUY RADICAL, en los juicios lógicos del cerebro.
    Lo que experimenta una madre protegiendo a su bebé, y que lo puede sentir cualquier animal superior… NO LO PUEDE IMITAR LA MÁQUINA.
    La máquina almacena datos, el cerebro… también emociones. Y datos y emociones interactúan para hacer de nosotros lo que somos, lo que fuimos, y lo que seremos.
    A una máquina no le podemos dar una dosis de serotonina, oxitocina, o adrenalina… ni tampoco inhibir sus efectos cuando sea necesario. Una máquina no puede empatizar, ni odiar, a un humano o a un animal… porque no tiene los mecanismos que tiene el cerebro biológico a tal fin. Ni se los podemos dar por la programación, ya que…. cerebro y ordenador… SON MÁQUINAS DISTINTAS, con distinto funcionamiento interno, aunque parecido resultado final.
    PERO EN LO QUE SÍ PUEDE AYUDAR LA MÁQUINA ES… EN EL ALMACENAMIENTO DE RECUERDOS.
    En el deterioro neuronal, enfermedades como el Alzheimer y similares, causan estragos en los recuerdos, en la memoria… y nuestra personalidad, lo que somos, depende de nuestra memoria. Sólo somos aquello que recordamos ser. Lo que no recordamos, para nuestra mente, jamás ha existido. Podemos haber pasado unas vacaciones maravillosas en el Caribe, pero si perdemos la memoria… para nuestro juicio interno, y nuestro bagage emocional… jamás ha existido.
    Dicho esto, yo le veo más futuro a la sustitución del soporte neuronal, para los ancianos y accidentados en el cerebro, que a la sustitución de la “maquina de pensar” en su totalidad.
    Si los ancianos pudieran acceder a voluntad a cualquiera de sus experiencias vividas (y borrarlas, que es algo más importante aún que almacenarlas), sería un avance brutal. Los traumas podrían desaparecer simplemente borrando de la memoria las experiencias que los provocaron. Y las personas podrían recordar sus vidas plenas… sin “olvidos” inoportunos.
    Por otra parte, el mal funcionamiento cerebral, las enfermedades mentales… no se podrían reproducir en la nueva máquina, pero eso también tiene un inconveniente… QUE PODRÍAMOS SER MANIPULADOS MENTALMENTE HASTA CONVERTIRNOS EN ZOMBIES DE LOS PODEROSOS, más de lo que ahora somos.
    Y creo que me pasado 7 pueblos… con el comentario. Mil perdones.