TENDENCIAS

Esta es la nevera R2-D2 de Star Wars

Esta es la nevera RD D2 de Star Wars

La empresa japonesa Aqua, de Haier Asia Group, ha lanzado una serie numerada de neveras desplazables por control remoto con la forma del droide más famoso de la saga Star Wars.

Uno puede ser o no muy freak de la saga estelar por excelencia, pero que te traigan una cerveza fría por control remoto es un invento verdaderamente galáctico. Si además reproduce fielmente los sonidos y movimientos de las películas (giro de la cabeza, sonidos, luces…), siendo capaz además de proyectarlas, eso te convalida y te convierte en Jedi a la ‘fuerza’.

Imagínate. Ha sido un día duro combatiendo a las fuerzas del Imperio. Te desplomas en el sillón al mando de tu Halcón Milenario. Es demasiado tarde como para ir a la cantina de Mos Eisley, así que pones rumbo a tu confortable morada Tatooine para descalzarte como un joven Padawan, ponerte una película y pedirle a tu robot casero que te traiga una bebida muy fría para acompañar. Un final de día estelar.

neverar2d2

Características

  • Diseñado a escala real 1/1, hecho a mano y cuidando fielmente hasta el último detalle
  • 6 litros de capacidad (unas seis latas estándar)
  • Capaz de enfriar entre los 3ºC y 7ºC
  • 55 kilos de peso y armazón de acero inoxidable
  • Dos horas de autonomía con la batería completamente cargada
  • Velocidad de 1 km/h
  • Proyector incluido 720p HD
  • Mando a distancia

R2-D2, ese ‘Rollo 2/Diálogo 2’ del guión de ‘American Graffiti‘, ha sido uno de los droides que más simpatía ha despertado siempre entre el público del séptimo arte. El secreto de su magia reside en la humanización de sus efectos especiales (algo de lo que podrían aprender gran parte de las actuales películas digitalizadas): con el británico actor enano Kenny Baker en su interior dirigiendo sus peculiares movimientos, y sus tan característicos sonidos robóticos creados por Ben Burtt, cuya base son ruidos y grititos humanos distorsionados electrónicamente. El resto de su carismático encanto lo ponen la imaginación del propio espectador y las traducciones de C-3PO.

El conjunto resultante fue un entrañable Chaplin interestelar y mecanizado. Un personaje para la historia del cine que, en su última réplica a escala, parece dispuesto a usar su proyector para que veas sus películas y a servirte mientras tanto tu bebida favorita bien fría.

r2d26

Precio y disponibilidad

De momento (y aquí viene el ‘ohhh’ y la flacidez de los sables-láser) sólo se comercializará en Japón, y no aceptan envíos internacionales. Es el pequeño lado oscuro del invento.

HACE 4 AÑOS