TENDENCIAS

Las bolsas de patatas, el último grito en impresión 3D

La empresa 3D Brooklyn ha decidido lanzarse a una nueva forma de reciclaje: aprovechar el potencial de las bolsas de patatas fritas. Se trata de un material que, a menudo, solemos tirar y que la mayoría de sistemas de reciclaje no aprovechan. Este pequeño estudio de Estados Unidos ha ideado la forma de reconvertir este material de difícil reciclaje en algo útil: filamentos para las impresoras 3D.

Aquí vemos cómo se realiza la reconversión de las bolsas de patatas

Cómo se reciclan las bolsas

Las bolsas de patatas contienen polietireno y polipropileno, unos materiales difíciles de reciclar en los lugares de reciclaje de las ciudades. Es por eso, que los ingenieros de 3D Brooklyn idearon el siguiente proceso para no desaprovechar las bolsitas. En primer lugar, cuentan con la colaboración de la empresa TerraCycle, que es la que se encarga de derretir las bolsas hasta convertirlas en bolitas separadas.

Esta empresa de New Jersey las funde en el suelo mediante máquinas especiales. Una vez formadas las bolitas, se las envía a 3D Brooklyn, quien convierte esta materia prima en finos filamentos para impresoras 3D.

Las bobinas para impresoras 3D hechas con bolsas de patatas

Finalmente, estos filamentos se venden a otras empresas que trabajan con impresoras 3D. Este material es el que utilizan este tipo de impresoras dado que tiene gran durabilidad y una textura similar a los muebles de mimbre. El resultado final es este:

3D filamento

Reciclaje original

Esta empresa americana se dedica a la fabricación de, además de materiales para 3D, objetos originales que tienen como base productos que cualquiera tiene en casa y puede pensar, ¿y esto para qué lo quiero?. Tú les envías el material que quieres que reciclen, o que te sobra, y ellos construyen maravillas, desde un descorchador de botellas de pared, hasta fundas para móviles.

El mundo del reciclaje no tiene límites, y si lo unimos al potencial de la Ingeniería, quizá tengamos resultados sorprendentes como el que nos ofrecen las bolsas de patatas.

HACE 3 AÑOS