TENDENCIAS

DAK: el kit que convierte tu coche en autónomo

La empresa norteamericana Perrone Robotics está detrás del kit para coche ‘Drop-in Autonomy Kit‘ (DAK) capaz de convertir tu automóvil en un transporte completamente autónomo. Hasta ahora habíamos visto prototipos de coches sin conductor como el de Google o Apple, cargados con un sinfín de sensores que, además, resultaron ser no demasiado fiables. La opción que presenta esta empresa de Charlottesville en Virginia es un kit, instalable por un especialista en tan sólo media hora, que logra hacer que olvides la conducción mientras te relajas en tu asiento de conductor. También te da la posibilidad de retomarla en cualquier momento con tan sólo presionar un botón.

Un coche fantásticamente conducido

  • GPS de alta precisión para localizaciones generales y sistema Locata especialmente diseñado para interiores. Este último permite enviar una señal de posicionamiento alternativo tanto en túneles, interiores de edificios e incluso con lluvia intensa
  • Kit adaptable a distintos tipos de pedales y cabinas. Su sistema está anclado a la parte trasera para mayor seguridad
  • Interpreta mapas en tiempo real
  • Mecanismos de control preciso de volante, frenos y acelerador
  • Deja el espacio suficiente para conductor y demás viajeros, lo que supone una gran diferencia frente a otros kits de autonomía
  • Posibilidad de comunicación directa con otros vehículos que tengan instalado el dispositivo
  • Es instalable también en camiones, con lo que eso puede significar un descanso para conductores de largo trayecto o empresas pequeñas que lo adquieran para reducir costes

dak2

Precio y disponibilidad

De momento no está a la venta de manera netamente comercial. Sigue desarrollándose y tiene como destino principal el uso logístico de empresas que dispongan de un circuito cerrado. Además, su avanzado software únicamente está equipado para cumplir los requisitos de seguridad de las carreteras estadounidenses, aunque se trabaja en un desarrollo europeo. De momento, el mecanismo funciona como uso auxiliar de conducción pero, si logran el desarrollo de fiabilidad necesario, ¿debería obtener el control total de la dirección? ¿la solución ideal es una conducción mixta entre máquina y humano? ¿podría convertirse en obligatorio para todos los vehículos a fin de evitar riesgos?

La solución a todas estas preguntas, en un futuro no muy lejano que viene directo y sin frenos a arrollarnos.

HACE 3 AÑOS