HOW-TO

Cómo limpiar la vitrocerámica: trucos y consejos

Cómo limpiar la vitrocerámica: trucos y consejos

La vitrocerámica supuso toda una revolución en el mundo de la cocina: más cómoda de limpiar, más segura y ahorra más energía. 

Compuesta por un vidrio entre la fuente de calor y lo que se va a calentar, su limpieza resulta mucho más sencilla que los fogones tradicionales, ya que no hay que desmontarla.

Sin embargo, precisamente su superficie de cerámica vidriosa, provoca que resulte muy fácil rayarla, dañarla e, incluso, romperla durante su limpieza.

Por ello, te mostramos cómo limpiar la vitrocerámica, de una manera sencilla y segura, con estos consejos y trucos.

Cómo limpiar la vitrocerámica

UNA RASQUETA

rasqueta

Si dispones de una vitrocerámica, necesitas una rasqueta, sí o sí. Y es que gracias a su diseño, con mango y cuchilla, podrás eliminar las manchas y residuos casi sin esfuerzo.

ESPONJA SUAVE O BAYETA ECOLÓGICA

esponja

Será nuestro aliado para limpiar la superficie una vez que ésta esté limpia de residuos, sin miedo a que se raye o dañe.

LIMPIADOR ESPECIAL PARA VITROCERÁMICAS O VINAGRE Y BICARBONATO

vinagre

La vitrocerámica sólo acepta un tipo de desengrasante: los limpiadores específicos para vitrocerámica. Recuerda quye los productos de limpieza no pueden entrar en contacto con la superficie de la vitro mientras ésta esté caliente. Si deseas limpiar algo cuando aún está caliente, hazlo siempre con agua. 

Pero si prefieres algo natural -con menos químicos- o simplemente se te acaba tu producto habitual, puedes hacer tu propio desengrasante casero. Para ello, sólo necesitará bicarbonato y vinagre. Realiza una pasta con ambos productos y extiéndela por la toda la placa. Con ello, eliminarás toda la grasa de tu vitrocerámica.

Qué no debes usar jamás

ESTROPAJO O ESPONJA

estropajo

Jamás pases un estropajo o esponja por encima de la vitrocerámica. Su superficie de cristal podría rayarse o llenarse de arañazos. En cambio, sí puedes utilizar tranquilamente papel de cocina.

PRODUCTOS ABRASIVOS

productos quimicos

Por raro que pueda parecerte, algunos productos abrasivos como quitamanchas, desengrasantes o limpiahornos no son nada recomendables para la superficie de la vitrocerámica, debido a que decoloran y rayan la superficie. En su lugar, utiliza siempre productos específicos para la vitrocerámica.

 8 trucos para limpiar la vitrocerámica

  • Al terminar de cocinar sobre la vitrocerámica, pasa siempre un paño. Con ello eliminarás posibles residuos o partículas duras que podrían provocar rayaduras en la superficie.
  • Utiliza ollas y sartenes adecuada para la vitrocerámica. Son las que tienen el fondo liso para que la zona de contacto sea lo más regular posible.
  • Si se te derrite un recipiente de plástico sobre la vitrocerámica (como, por ejemplo, un tupper), que no cunda el pánico. Lo más importante es actuar con rapidez mientras aún esté caliente la superficie, ya que si se enfría, sí resultará muy complicado de eliminar. Cubre inmediatamente la mancha con jabón y, en cuanto se enfríe un poquito, límpiala.
  • Un caso similar es el que tiene que ver con el azúcar. Si se te derrama sobre la superficie caliente, actúa inmediatamente. No se te ocurra dejar que se enfríe, ya que entonces te resultará casi imposible de eliminar.
  • Si encuentras una mancha difícil, que no puedes eliminar con la rasqueta, hay una solución facisílima: coge un hielo y pásalo durante un minuto sobre la mancha. A continuación, pasa la rasqueta. ¡Alucina con el resultado!

hielo

  • Si el hielo no te convence, puedes usar jugo de limón: unas gotitas sobre la mancha antes de pasar la raqueta y verás cómo se ablanda.
  • Finalmente, el vinagre disuelto en agua te ayudará a mantener la superficie de tu vitrocerámica súper brillante.
  • Y un último truco para ahorrar dinero y energía: cada vez que utilices la placa apágala un poco antes de terminar la cocción. Como la vitrocerámica se mantiene caliente entre 5 y 7 minutos después de haberla apagado, ¡eso que te ahorras!

HACE 4 AÑOS