REVIEWS

Los secretos de Minecraft: El juego que llega a la escuela

Hace unos meses Microsoft compró Mojang AB, la empresa creadora de Minecraft, por 2.500 millones de dólares ¿Qué negocio vio la todopoderosa compañía de Redmond en  un juego sueco que no presenta secuelas, caros DLC o similares? Encontró lo que casi 70 millones de todo el mundo han descubierto. Un juego adictivo como pocos, envuelto en un diseño sencillo hasta decir basta y en que millones de niños (y no tan niños) dan rienda suelta a su creatividad… incluso en las escuelas.

¿Qué es Minecraft?

Minecraft es un inmenso mundo rodeado de figuras cúbicas: desde las rocas, a las nubes, pasando por los animales. En una época en la que priman los gráficos hiperrealistas, envueltos en un guión cinematográfico y una acción hollywoodiense, Minecraft es todo lo contrario. Elimina todo lo superfluo y se queda con la esencia de lo que debería ser un videojuego: jugabilidad y creatividad.

Minecraft.

A diferencia de otros grandes éxitos del género, Minecraft no dispone de armas futuristas, vehículos de competición, ni inverosímiles utensilios… y no le hace falta. Iniciamos el juego sin nada más que nuestras manos y con ellas conseguiremos las primeras maderas con las que hacernos unas rudimentarias herramientas. Con estas conseguiremos extraer piedra con la que fabricaremos herramientas más resistentes que nos permitirán extraer metales.

Con el hierro podremos obtener diamantes y, a partir de aquí, un nuevo mundo se nos abrirá a nuestros pies… si queremos. Y es que el gran atractivo de Minecraft es que la libertad de elección es tan grande como el jugador desee. Puedes dedicarte a cultivar la tierra, criar animales y edificar una vivienda tan grande y lujosa como quieras. Por el contrario, también puedes divertirte perforando la tierra en busca de metales valiosos y descubriendo las grutas misteriosas que encierra el juego. A partir de la obtención de diamantes se abre la posibilidad (totalmente voluntaria) de acceder al inframundo de Minecraft.

Sin guión

Minecraft.

Es entonces cuando se llega a un nuevo nivel del juego totalmente inédito hasta ese momento. Lo que hasta ahora era un ‘simple’ juego de construcción, con ataques esporádicos de los seres que habitaban cerca de nuestra casa, se convierte en un mundo inhóspito y de difícil superación cuando se construye un portal y se entra en el Nether.

Y aquí, como en el resto del juego, vuelve a estar en la mano del jugador lo que se quiere hace. No tenemos un guión preestablecido al que seguir, ni estrictas normas de juego.

Con la imaginación y nuestra facilidad de aprendizaje podremos crear nuevos utensilios para acabar victoriosos en nuestra nueva misión. En teoría, podría decirse que si matamos al dragón del Nether llegaríamos al “final” del juego. Pero eso no es así. Si acaso, sería uno de los muchos finales del juego. Porque, como no nos cansaremos de repetir, Minecraft no te obliga a seguir ninguna regla establecida y los escenarios aleatorios que genera el videojuego ayudan a ello ya que convierten al juego en algo único y diferente al que el resto de tus amigos puede tener en casa.

Por algo se ha definido a Minecraft como el LEGO virtual, un enorme tablero en el que solo el jugador establece las normas, las condiciones y el tiempo que le queremos dedicar.

Éxito para todas las plataformas

Minecraft.

Cuando se lanzó Minecraft en 2011 no fue el éxito que todos conocemos. Para que llegara a serlo fue necesario un gran trabajo de boca oreja en la que los jugadores de todo el mundo recomendaban las virtudes de este atípico videojuego.

Un punto de inflexión fue cuando los youtubers más influyentes del mundo empezaron a transmitir sus partidas vía online. Aquel juego al que muchos habían echado un ojo pero que no sabían qué hacer con él, se convertía de esta manera en un pozo de virtudes y posibilidades a las que la mayoría no hacían sino empezar a descubrir.

Eso, unido a su salto del PC a las consolas (PS3, PS4, PS Vita, Xbox 360, Xbox One), fue cuando se empezó a transformar en el éxito millonario que es hoy en día. Un juego en apariencia simple, pero que no solo ha convertido a su creador en una persona multimillonaria, sino que ha servido para convertir a simples youtubers en estrellas entre sus millones de seguidores.

Estas nuevas y mediáticas estrellas, a su vez se ganaban un buen sueldo, no sólo gracias a las visitas a sus vídeos, pero también con los productos paralelos que han ido creando alrededor del canal. De esta manera, se pasó de un videojuego más a un fenómeno de masas.

Minecraft.

En una entrevista realizada a Markus Alexej PerssonNotch’, el creador de Minecraft, afirmaba que la intención inicial era “trabajar un par de años en Minecraft, venderlo y obtener dinero para crear un par de títulos más” Y es que en ningún momento estaba previsto alcanzar el éxito en el que finalmente acabó siendo.

De hecho, el éxito de Minecraft entre los jóvenes ha producido algo pocas veces visto: que un videojuego dé el salto a las aulas. En escuelas de todo el mundo se ha introducido este videojuego por sus características, que ayudan a promover el desarrollo cognitivo y el aprendizaje del trabajo en equipo, pues hay estudios que resaltan sus beneficios en motivación, atención y creatividad.

Minecraft en la escuela

Es por ello que un grupo ajenos a los creadores del título pusieron en marcha Minecraft.edu, una plataforma específica de Minecraft enfocada a maestros y alumnos de todo el mundo. Desde esta, las escuelas de todo el planeta pueden compartir experiencias educativas con el uso de Minecraft.

Además de los beneficios que la plataforma presenta para presentar ciertos proyectos o estudiar asignaturas como Historia, el profesor Joel Levin, cofundador de Minecraft.edu, destacaba a la BBC que con herramientas como esta se mejora también la interrelación de los alumnos, pues además de colaborar entre ellos, los escolares que pueden verse marginados por tener “demasiadas” habilidades en tecnología se ven más integrados. “De pronto, esas habilidades computacionales se vuelven transferibles en capital social”, aseguraba Levin.

Como muestra de el uso de Minecraft en el terreno educativo, os dejamos con algunos vídeos elaborados por alumnos de escuelas que presentan diversos proyectos con el uso de Minecraft.

Se calcula que más de 7.000 colegios de 40 países utilizan en este momento MinecraftEdu. Microsoft ha visto el potencial educativo de la aplicación, así que ha pasado a la acción y ha adquirido la franquicia MinecraftEdu. 

Tras de la compra, MinecraftEdu pasa a llamarse Minecraft: Education Edition, y también cambia su modelo de negocio: de pago único a suscripción. Además de diversas mejoras en los mapas y una mayor facilidad para compartir los mundos que los alumnos han construido, la nueva versión de este mod educativo (llegará en verano, antes del inicio del curso escolar) incluirá nuevos mapas adaptados a asignaturas como Historia o Electrónica.

HACE 4 AÑOS