REVIEWS

LG V10: Este es nuestro análisis

El LG V10.

Innovar en un mercado tan competente como el de los smartphones, donde aparecen cada año centenares de modelos nuevos, no es nada fácil. Pero la surcoreana LG no se da por aludida y su último modelo, el LG V10, es agua fresca para el sector: con su doble pantalla (la habitual y una minipantalla secundaria para notificaciones), la compañía se adentra de lleno en el terreno de los phablets con un terminal de 5,7 pulgadas por el que luchará en la categoría de gama alta. Lo hemos probado, y hemos quedado muy satisfechos.

El LG V10.

En 2015, LG lanzó al mercado tanto el G Flex 2 como el G4, sus terminales estrella. Este año, la compañía empieza el curso apostando por algo ligeramente diferente pero con el sello inconfundible de LG: calidad y diseño. Porque el LG V10 tiene esos detalles que LG sabe cuidar tan bien, pero al mismo tiempo explora nuevos caminos hasta ahora desconocidos (como una doble pantalla) y abandona alguna de las tendencias de la firma de los últimos años (cuerpo curvo).

El resultado es un terminal bonito, práctico, funcional y grande, al menos para lo que la empresa nos tenía acostumbrados

Especificaciones

  • Pantalla: 5,7 pulgadas, 2560×1440, Quad HD (más minipantalla superior).
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 808, seis núcleos.
  • Memoria RAM: 4 GB.
  • Memoria interna: 32GB (ampliable con tarjeta microSD).
  • Cámara principal: 16 megapíxeles, fotos hasta en f/1.8, graba vídeo en 4K.
  • Cámara frontal: doble cámara para selfies, una de menor ángulo y otra de mayor.
  • Software: Android 5.1.1
  • Batería: 3.000 mAh, extraíble.

Diseño

El LG V10.

Hablar del LG V10 es hablar de su diseño. Como comentábamos, la compañía surcoreana ha apartado a un lado sus habituales diseños curvos de terminales para ir a lo plano y habitual para este móvil de 5,7 pulgadas, aunque sin dejar de lado su particular y típico sistema de botones de LG en la parte trasera del terminal: centrados y redondos, el botón de encendido/apagado está escoltado por los de volumen. Encima de estos encontramos la cámara, envuelta en un círculo metálico, y con la doble flash led y el enfoque láser flanqueando la misma.

El botón encendido/apagado, por cierto, es también el lector de huellas del teléfono, que sirve para identificarnos (aunque en este caso el teléfono también cuenta con el Knock).

El LG V10.

La tapa trasera es de silicona, con un relieve que evita que el móvil se escape de las manos. Los laterales, mientras, son de acero inoxidable, lo que da al móvil un aspecto de seriedad y robustez.

Frontal

El LG V10.

Lo que más llama la atención de este móvil es su frontal. Cómo no, ante todo lasta a la vista su enorme pantalla de 5,7 pulgadas QHD, con una resolución de 1440 x 2560 pixeles y un total de 515 ppp, que no defrauda (LG tiene buena mano en esto de las pantallas). Más allá de los estrechos márgenes laterales (sensación de que la pantalla ocupa casi todo el móvil), en la parte superior encontramos también una minipantalla anexa a la principal y que, en resumidas cuentas, hace las funciones de acceso directo y muestra las notificaciones.

El LG V10.

Esa minipantalla anexa es la mayor innovación de este teléfono. Sus funciones son diversas, y es altamente configurable (siempre activa, apagada…). Con el móvil en reposo, la minipantalla nos muestra la hora, el porcentaje de batería, el tiempo y las notificaciones, mientras que si deslizamos el dedo accedemos a iconos de acceso directo a el modo de sonido, wifi, linterna y cámara.

El LG V10.

Con el móvil encendido, la minipantalla nos sirve de recordatorio y acceso directo a las últimas aplicaciones abiertas, con el ahorro de tiempo que ello supone en caso de querer saltar de una a otra. Pero la minipantalla es configurable, y se le pueden añadir desde contactos favoritos a introducir un texto personalizado.

La cámara

Otro de los puntos destacados del hardware de este terminal es su triple cámara. Sí, triple. En la principal, LG ha hecho de nuevo un buen trabajo. Con el mismo sensor que el G4 de 16 megapíxeles, su apertura f/1.8 la sitúa en el top del mercado.

Existe el modo automático y el manual, con el que se puede jugar ampliamente, y también guardar las fotos en RAW. A plena luz del día, gran rendimiento. Como en todos los smartphones, de noche sufre más. Aquí os dejamos con algunas fotos sacadas con la cámara:

Las otras dos cámaras no son para el 3D, sino para algo que consideramos si más no curioso: mejorar la experiencia en la toma de selfies. Ambas cámaras frontales tienen 5 megapíxeles, pero cada una abarca ángulos diferentes: una de 80 grados de ángulo para selfies unipersonales y otra de 120 grados para selfies grupales.

Habrá quién se pregunte si no era mejor dejar simplemente la de mayor ángulo… Y probablemente lleve toda la razón del mundo. LG parece que experimenta con esta doble opción, a ver cuál es la reacción de sus usuarios.

El LG V10.

En cuanto al vídeo, la principal graba en 4K y hasta 120 frames por segundo con resolución HD. Para guardar las fotos, el terminal cuenta con 32 Gb de memoria interna, pero incluye ranura para tarjeta microSD. Todo un detalle.

Sobre la batería, está equipado con una de 3.000 mAh, que para un terminal de 5,7 pulgadas es lo habitual. La minipantalla está diseñada para ahorrar batería, pero en el uso diario del terminal no hemos notado un gran ahorro (dependerá de cada usuario y el uso que le dé). Su autonomía es prácticamente la de la gran mayoría de móviles del mercado: deberás cargar el móvil al menos una vez al día. Eso sí, carga extremadamente rápido (punto a favor), en poco más de una hora casi al 100%, y su batería es extraíble. De los pocos que quedan que lo sean…

Software

El terminal ejecuta Android 5.1.1, aunque probablemente se podrá actualizar a Marshmallow en el futuro. Se agradece que LG no haya decidido cargar en exceso de aplicaciones propias el terminal, mientras que la capa de LG por encima de Android es ligera, amena y intuitiva.

Como siempre, la firma pone a dispoisición de sus usuarios varios temas para descargar en caso de que el que acompaña al terminal no acabe de gustarle.

El LG V10.

En cuanto al rendimiento, su procesador Snapdragon 808 a 1,8 GHz de seis núcleos y sus 4 GB de RAM ejecutan a la perfección juegos y vídeos, mientras que con varias aplicaciones abiertas (de las que consumen) tampoco se nota lentitud. En varios días de uso no hemos tenido problemas de ejecución ni lentitud, creemos que gracias a su hardware y a la fina capa de LG por encima de Android.

En conclusión

El LG V10.

Tras varios días usando el LG V10, lo situamos en la parte alta del ránking de teléfonos que hemos probado (y son unos cuantos). Es un terminal bonito, resultón, que pega tanto en ambientes informales como formales. Su hardware es potente, superior a otros modelos de la marca y preparado para aguantar lo que se le eche, mientras que su cámara principal va de maravilla.

Aplaudimos el interés de LG por sorprender introduciendo una minipantalla para notificaciones, que evita que estemos presionando botones para hacer algo tan sencillo como mirar la hora o si tenemos notificaciones. Se puede explotar más, sí, pero es buena idea. No entendemos tanto la doble cámara frontal, pero si tiene que pecar por algo, mejor que sea por exceso.

El LG V10.

En definitiva, el LG V10 nos ha gustado mucho, y si tu presupuesto te lo permite, deberías tenerlo en consideración en el momento de renovar tu Android: si buscas pantalla grande, potencia y buena cámara, es un terminal de gama alta a tener muy en cuenta.

TE AVISAMOS CUANDO LLEGUE

¿Quieres ser el primero en enterarte que el producto ya está a la venta? Apúntate y te avisamos.

HACE 4 AÑOS