COMPARATIVAS

Realidad virtual vs realidad aumentada: cuál revolucionará los videojuegos

oculus-vs-hololens-hero-970-80

Seguramente llevas varios meses oyendo hablar sobre la realidad virtual y sobre cómo está llamada a revolucionar la industria del entretenimiento. Incluso es posible que también hayas oído hablar de la realidad aumentada, que trata de cumplir con la misma promesa de revolucionar la manera con la que interactuamos con los contenidos.

El aluvión informativo sobre estos dos términos ha sido tan grande en los últimos meses que más de uno puede haberlos llegado a confundir pensando que son lo mismo.  Después de todo, en la mayoría de los casos los dispositivos que utilizan estas tecnologías son todos una especie de mezcla entre gafas futuristas y cascos casi idénticos entre sí.

Pero no, la realidad virtual y la alternativa no son lo mismo, y en las siguientes líneas podrás saber cuáles son las diferencias entre ambas. También comprobarás cómo cada una de ellas está siguiendo su propio camino a la hora de buscar la reinvención en una industria millonaria como la de los videojuegos.

Realidad Virtual vs Realidad Aumentada

maxresdefault
Aunque ambas tecnologías tienen dos nombres parecidos, se trata de dos aproximaciones totalmente diferentes a la manera en la que interactuamos con la realidad. Explicado de forma resumida, se podría decir que la realidad aumentada busca implementar y mejorar tu realidad, mientras que la virtual la sustituye por otra diferente.

Por una parte, la realidad virtual es exactamente lo que tienes en mente. Te pones unas gafas que te llevan a un mundo digital, y gracias a la tecnología de imágenes en 360 grados sientes como si estuvieras realmente dentro de él. Vamos, que puedes girar la cabeza para mirar a tu alrededor igual que en la vida real.

nimble-vr-nimble-sense-oculus-input

Actualmente, las aplicaciones que te puedes encontrar para estos sistemas sirven para explorar mundos imaginarios o incluso transportarte a diferentes localizaciones del mundo real utilizando aplicaciones de mapas. Montañas rusas, recorridos virtuales y turismo digital, imagínate. Además, también hay aplicaciones que simulan que tienes delante una pantalla de cine, ofreciéndote una experiencia única a la hora de ver series y películas.

Entre las mil y una posibilidades de esta tecnología está la de revolucionar el mundo de los videojuegos. ¿Te imaginas experimentar en primera persona el mundo de Minecraft, los laberintos de Doom o casi sentir el aire en tu cara cuando conduces un coche del ‘Need for Speed’? Pues tiempo al tiempo, porque ya está a la vuelta de la esquina.

hololens

En la realidad aumentada en cambio, el dispositivo que te pones te permite ver directa o indirectamente el mundo real, y lo combina con elementos virtuales. Vamos, que podríamos referirnos a ella como una realidad mixta. Por poner un ejemplo, podrías encontrarte aplicaciones que te chivasen la carta de un restaurante con sólo mirarlo, o con las que leer tu correo electrónico sin perderte un gol durante tus tardes de domingo.

La realidad aumentada lleva ya algunos años viéndose en algunas aplicaciones para móviles, aunque su verdadero boom llegó con la entrada en escena de las Google Glass hace unos años. Lamentablemente este dispositivo no terminó de cuajar, y Google decidió guardarlo en la nevera para pensarse cómo mejorarlo.

Esto hizo que decayera un poco la fiebre por este tipo de realidad. Aunque no sólo hay aún fabricantes que siguen apostando por él como Epson con sus gafas para pilotar drones, sino que un peso pesado como Microsoft ha elegido esta tecnología para convertir tu salón en un campo de batalla. Vamos, que quieren revolucionar los videojuegos de forma diferente al resto.

Dos realidades para un mundo en 360 grados

650_1200-1-2-650x400

El mundo de las fotos y los vídeos en 360 grados se está desarrollando en paralelo a la tecnología de la realidad virtual. La realidad aumentada se queda fuera de juego en este campo, ya que al ser sólo un complemento del mundo real no puede transportarnos a entornos virtuales.

Y es una pena, porque el contenido en 360 grados promete revolucionar varios sectores. Los primeros son el del cine y la televisión, porque si hay algo mejor que ver una película es poder sumergirte en ella, girarte para ver todo lo que pasa a tu alrededor y sentirte uno más en la trama.

El sector inmobiliario también tiene algo que decir, ya que esta tecnología nos permitirá desde recorrer los pasillos de una vivienda que aún no está construida hasta visitar virtualmente un piso que estás pensando en comprarte en el extranjero.

Y hablando del extranjero, quizá en un futuro te tengas que olvidar de las fotos cuando quieras recordar tus vacaciones. Las primeras cámaras en 360 grados están llegando, y junto a ellas la posibilidad de sacar fotos y vídeos envolventes que también capten el sonido ambiental.

Ambas tecnologías buscan reinventar los videojuegos

Aun siendo tecnologías casi opuestas -una mejora el mundo real y otra lo sustituye-, ambas están enfrentándose en la difícil tarea de revolucionar el entretenimiento doméstico. Algunas de las grandes empresas del sector ya se han posicionado, y mientras Valve y Sony parecen decantarse por la realidad virtual, Microsoft tirará de la aumentada.

HOLOLENS Y LA REALIDAD AUMENTADA

Microsoft-HoloLens-Project-XRay

La apuesta de Microsoft tiene un nombre propio: HoloLens. Estas gafas pretenden ofrecerte experiencias como la de poder ver un atlas del cuerpo humano a tamaño realun libro de recetas virtual mientras cocinas o mostrarte todo tipo de información y repeticiones mientras estás viendo un evento deportivo.

Y claro, luego está el mundo de los videojuegos, una de las industrias audiovisuales que más dinero mueve en todo el mundo. En octubre, Microsoft realizó un evento en el que además de presentar nuevos dispositivos mostró las posibilidades de sus HoloLens y cómo estas gafas podían convertir tu salón en un auténtico campo de batalla.

Como ves en el vídeo, junto a las Hololens tienen pensado comercializar un periférico para realizar acciones en el mundo virtual, como por ejemplo utilizarlo como rifle láser para disparar a las criaturas virtuales que salen de las paredes o se esconden tras el sofá.

Las HoloLens pueden hacerse fuertes ofreciéndonos experiencias para el ámbito laboral, aunque depender de nuestro entorno real puede ser un problema a la hora de crear videojuegos variados. Microsoft se aleja de lo que hacen los demás, y esto puede salirles bien o realmente mal. Habrá que esperar al lanzamiento final para ver cuál es su precio y su repertorio inicial de aplicaciones.

LAS MÚLTIPLES APUESTAS POR LA REALIDAD VIRTUAL

Google-Cardboard-1

El 1 de agosto del año 2012 apareció en Kickstarter un curioso proyecto. Se llama Oculus Rift, y eran unas gafas que prometían meternos dentro de los videojuegos. Sí, el sueño de la realidad virtual por fin estaba aquí, y de los 250.000 dólares que intentaban conseguir acabaron superando los dos millones. De hecho, el proyecto tuvo tanta repercusión que Facebook lo acabó comprando dos años después por 2.000 millones de dólares.

Fue el principio del boom de la tecnología de realidad virtual, que desde entonces ha ido evolucionando hasta diversificarse en dos tipos de propuestas. La primera es la económica, y se trata de unas gafas para usar nuestro móvil como pantalla para sumergirnos en los mundos virtuales.

De hecho fue la propia Google la que ha impulsado esta alternativa barata con sus Cardboard de cartón, un diseño que hemos visto repetido por otras empresas en distintos materiales y precios que van desde los 5 o 10 euros hasta los 50 o 60. La experiencia es limitada, pero por lo menos sirve para que puedas saborear lo que esta tecnología es capaz de ofrecer.

EL OTRO EXTREMO: EL DE OCULUS, HTC Y SONY

PlayStation

En el otro extremo nos encontramos las propuestas de Oculus, HTC y Sony con sus Oculus Rift, HTC Vive y PlayStation VR. Las dos primeras son las que están llamadas a ofrecer una experiencia mucho más completa y absorbente utilizando ambas la tecnología de Oculus. Su desventaja será la de ir a costarnos entre 600 y 1000 euros, y necesitar de potentes ordenadores para ser capaces de mover los juegos que están por venir.

PlayStation VR costará 399 euros, a los que hay que sumarle los otros 59,99 euros de la PS Camera necesaria para utilizarla. A favor, tiene que es un precio mucho más económico que el de sus dos grandes competidores, y en contra que el hardware de la PS4 podría limitar la calidad de sus juegos.

A pesar de que la experiencia podría ser peor, también es verdad que las PS VR tendrán el aliciente de utilizar todas un mismo hardware como base, por lo que todos los usuarios tendremos la misma experiencia sin estar limitados por el ordenador que tengamos. La PlayStation es igual para todos.

SAMSUNG GEAR VR: NADANDO ENTRE DOS AGUAS

Image_Samsung-Gear-VR_R-Perspective

Y entre medio de estos dos rangos de precios nos encontramos con las Samsung Gear VR. El dispositivo de Samsung utiliza el móvil como pantalla como las Cardboard de Google, aunque tienen un acabado mucho más llamativo y funcionan con algunos de los móviles más potentes del mercado.

Es evidente que el contenido de estas gafas no podrá igualar al de Sony, HTC y Oculus, pero Samsung está consiguiendo establecerlas como un estándar. Esto quiere decir que al bajarnos contenido habrá una calidad para las Cardboard y otra para las Gear VR, con los que quienes inviertan en ellas tendrán mejores contenidos.

 

Esto es sólo el principio

En definitiva, todo esto que estamos viendo sólo es el pistoletazo de salida que se le está dando este año a estas tecnologías en el mundo del entretenimiento. Sólo el tiempo dirá qué nuevos nombres propios apuestan por ellas y cual conseguirá cambiar de verdad la manera a la que jugamos a los videojuegos.

La clave, de hecho, podría estar más allá de los juegos, concretamente en la cantidad de usos que les puedas dar en tu día a día. Después de todo, si podemos usar una de estas gafas para varias cosas nos dolerá un poco menos pagar lo que cuestan.

La realidad aumentada puede tener ventaja permitiéndonos interactuar con cualquier entorno real. Pero la virtual también se guarda el as del contenido audiovisual, y con cada vez más empresas presentando cámaras para poder grabar en 360 grados seguro que pronto empiezan a popularizarse este tipo de vídeos.

HACE 4 AÑOS