HOW-TO

Cómo funciona el pago con móvil

Aunque el efectivo sigue siendo la opción preferida por los consumidores para abonar compras, pagar con el móvil empieza a sumar un número de adeptos importante. Te explicamos qué opciones tienes para hacerlo, cómo lograrlo y si es realmente seguro.

Y es que la apuesta de las firmas de telefonía, la banca y los propios fabricantes de dispositivos por este método de pago (el pastel de las comisiones interesa a todos) está llevando a esta nueva opción de pago a ser ya la elegida por casi el 10% de los españoles (según datos de PwC).

Un poco de historia

shutterstock_196204991

Toda introducción de nuevo medio de pago requiere su tiempo. De hecho, las propias tarjetas de crédito no lo tuvieron tan fácil: pese a que su historia se remonta a los años 40 del siglo pasado, no llegaron a España hasta final de las década de los 70. Y su adopción masiva no llegó hasta muchos, muchos años después.

El efectivo sigue siendo el rey de las transacciones. Según un estudio de PwC, el ‘cash’ sigue siendo la opción elegida mayoritaria a la hora de pagar (77 por ciento), seguida del crédito (51 por ciento), y muy a lo lejos, aparece el pago con el móvil (8 por ciento). ¿Es bueno que el efectivo sea el rey de los pagos? La banca y los gobiernos dicen que no, pues es como se logran los pagos en negro… De ahí el interés general de proponer sistemas más seguros como las transacciones con tarjetas.

Pero algo está cambiando en el sector bancario. Las nuevas tecnologías han transformado también un sector tan tradicional como la banca, y los jóvenes de hoy día ya casi no pisan las oficinas a menos que no sea para quejarse. De hecho, incluso han nacido bancos solo ‘online’.

shutterstock_132203615

En este contexto, la banca estaba obligada a actuar. Primero, adaptó sus servicios a la banca online para facilitar a sus clientes las transacciones en línea. Y, con la llegada de los móviles, empezó a lanzar servicios exclusivos para smartphone como por ejemplo de compartición de gastos.

Mientras, hubo un paso intermedio: el pago mediante tarjeta con NFC (pago sin contacto). La llegada del chip a las tarjetas evitó gran parte del fraude que se lograba debido a la facilidad de copiar las bandas magnéticas, así que la introducción de un elemento extra tecnológico aún podría hacer los pagos más seguros.

Algunas entidades empezaron a introducir en las tiendas datáfonos con lector NFC y, al mismo tiempo, distribuir tarjetas de débito o crédito con esta tecnología, que permite pagar la cuenta/ticket acercando la tarjeta al terminal. Además, si esta es menor de 20 euros, no es necesaria ni la introducción de un PIN.

shutterstock_243997015

La extensión masiva de los datafonos con NFC fue el primer paso para la adopción masiva del pago con el móvil, pues la tecnología es prácticamente la misma: móvil con NFC que almacena los datos de la tarjeta y al acercarlo al terminal, paga. España es uno de los países donde mayor penetración de datafonos con NFC hay en las tiendas, y por tanto ello facilita mucho el posible pago con el móvil.

Pero para hacerlo no hay un único sistema, sino que hay muchos actores en lidia: operadores, banca e incluso fabricantes de teléfono. Todos quieren su parte del pastel.

¿Qué necesitas para pagar con el móvil?

shutterstock_349150673

Para poder pagar con tu móvil en los comercios primero será necesario tener un smartphone compatible con NFC. La gran mayoría de móviles de gama media/alta que se venden desde hace año y medio son compatibles, pero lo mejor que puedes hacer es comprobar en la página web oficial del teléfono sus especificaciones técnicas para ver si lo incluye.

También será necesaria en la gran mayoría de casos una tarjeta SIM compatible con NFC. Como muchas veces no controlamos qué tipo de SIM nos dieron, lo mejor es llamar al operador de turno y preguntar qué SIM tenemos por si las moscas.

Por último, elegir qué aplicación servirá para pagar en los comercios. Y es aquí cuando aparecen multitud de opciones: operadores, banca y fabricantes. Una vez se haya elegido, recomendamos volver a comprobar que nuestro móvil es compatible con ella para evitarnos decepciones.

OPERADORES

Dos de los tres grandes operadores del mercado ofrecen a sus clientes la opción de contratar / disponer de un sistema para pagar acercando el móvil al datáfono a través directamente de la compañía.

Vodafone Wallet.

Vodafone tiene en la Play Store de Android la aplicación Vodafone Wallet, en la que se pueden almacenar los datos de las tarjetas de crédito para luego pagar directamente en los comercios.

Funciona con Visa y Mastercard, y el proceso de agregación de tarjeta de plástico es muy sencillo (y similar al de todos los sistemas de pago que os explicaremos): necesitas la tarjeta física y añades los datos de la misma en un formulario en la app. Queda registrada y lista para su uso.

Orange Cash.

Orange, mientras, ofrece la aplicación Orange Cash. También sólo disponible para Android, la aplicación se descarga de Google Play y se debe asociar a una tarjeta de crédito. Sin embargo, en este caso se debe recargar la aplicación, es decir, depositar una cantidad (saldo) para poder realizar pagos en el comercio después por debajo o iguales a la cantidad almacenada.

Movistar experimentó también con una aplicación de pagos NFC, pero actualmente no está activa. En cualquier caso, los clientes pueden acudir a las alternativas que brindan los bancos o los fabricantes de teléfonos.

BANCA

La app de BBVA Wallet.

La gran mayoría de la banca ha lanzado al mercado sus aplicaciones para pagar desde el móvil: BBVA Wallet, Santander Wallet, Bankia Wallet, Sabadell Wallet, CaixaBank Pay… Cada entidad ofrece aplicaciones más o menos desarrolladas, con más o menos opciones y ventajas, por lo que recomendamos acudir a la web de la entidad de que somos clientes para ver qué opciones nos brinda y si nos satisface.

En la mayoría de casos, se necesitará activar el servicio en la página web y, después, descargar la aplicación correspondiente al teléfono móvil. Se vinculará a una de las tarjetas elegidas, y a partir de entonces se podrá pagar en los comercios.

FABRICANTES

Samsung Pay.Además de los operadores y la banca, los propios fabricantes de teléfonos y Google han querido entrar en el suculento pastel de las comisiones bancarias. Así, Google lanzó Android Pay (para teléfonos y dispositivos inteligentes Android) y Apple, Apple Pay (para teléfonos y dispositivos inteligentes iOS) en Estados Unidos: servicios mediante los cuales se vincula cualquier tarjeta de crédito para realizar los pagos.

De momento, sin embargo, ninguno de los dos está disponible en España, pero repetimos, solo de momento. Android Pay está a punto de dar el salto al Reino Unido y Apple Pay ya anunció que estará en España este mismo año.

Apple Pay.

Por último, otro gran fabricante como Samsung también ha desarrollado su propia tecnología, Samsung Pay. Similar a la de su competencia, pero exclusiva para sus dispositivos, ya ha anunciado su llegada a España también este año.

La tecnología de Samsung, por cierto, es algo especial: además de por NFC, permite pagar en datáfonos sin NFC ya que el teléfono genera un campo magnético que imita al de la tarjeta de crédito. Sin embargo, esta última tecnología no llegará a Esapaña.

¿Cómo funciona?

shutterstock_203048689

Tras haber elegido el proveedor de la app, elegir la tarjeta correspondiente y vincularla a la aplicación, el proceso para pagar en la tienda es muy sencillo. Siempre que el TPV sea compatible (NFC, recordamos), en el momento de pagar sólo hay que acercar el terminal (teléfono o en poco tiempo reloj inteligente, pulsera…) al datáfono.

Habitualmente, si el importe de la compra es inferior a 20 euros, la transacción es automática, sin necesidad de PIN. Para compras mayores, habrá que introducir una contraseña. Eso, con los móviles con lector de huella, puede ser sustituido por este sistema.

¿Es seguro pagar con el móvil?

shutterstock_328411544

Pagar con el móvil es más sencillo que tener que buscar efectivo o sacar la cartera del bolsillo. Pero, ¿es seguro? La respuesta, según la propia banca, es sí. 

No sólo las tarjetas en el móvil gozan de la misma protección que en el plástico de toda la vida, sino que el elemento tecnológico agrega otra capa de protección (por ejemplo, algunas apps generan un número de tarjeta aleatorio sólo válido durante unos segundos para realizar la transacción concreta).

En conclusión

Como hemos visto, el pago con el móvil es sencillo, práctico y seguro (la cartera igual nos la olvidamos en casa, pero el móvil seguro que no). Sin embargo, presenta aún algunas limitaciones, como que los datáfonos deben ser compatibles con NFC y que la adopción de este sistema por parte de los usuarios, de momento, precisa pasar por la entidad de turno o el operador.

La llegada de Android Pay, Samsung Pay y Apple Pay, seguro, harán disparar el uso del smartphone como medio de pago.

HACE 3 AÑOS