HOW-TO

Humidificador: para qué sirve y por qué debes tener uno

Un humidificador es un pequeño aparato eléctrico que aporta humedad si el ambiente en el que estás lo necesita. Tenemos que llenar un depósito con agua y a través de un sistema interno aporta humedad al ambiente, con el fin de alcanzar un confort óptimo y regular la calidad del aire. Si por el contrario la humedad es excesiva, lo que necesitas es un deshumidificador.

En este artículo vamos a hablar de la necesidad de incorporar un humidificador en tu hogar, que depende de muchas circunstancias que además pueden variar en función del lugar, el clima, la estacionalidad y la presencia de niños en casa. Es fundamental conocer la humedad relativa del aire de tu hogar; para ello existen aparatos que lo miden: los higrómetros. El nivel óptimo para una persona se encuentra entre el 40 y el 60 por ciento.

Un humidificador es muy recomendable en épocas invernales por el calor seco que se desprende de las calefacciones y también por la falta de ventilación natural al tener menos tiempo las ventanas abiertas. También en lugares donde el clima es seco se ven afectadas las vías respiratorias, especialmente en los más pequeños, que pueden sufrir problemas como, por ejemplo, las irritaciones.

Posibles usos de un humidificador

  • Uso doméstico. El humidificador genera un ambiente agradable y limpio además de ayudar a la respiración de los niños pequeños o de personas adultas con problemas en el aparato respiratorio.
  • Si vives en un lugar muy frío que obliga a tirar de calefacción más de lo que te gustaría. Ese calor que desprenden los radiadores genera sequedad en el aire y un humidificador puede llegar a compensarla.
  • Si vives en un lugar muy seco y estás con constantes irritaciones de garganta, la nariz se llena constantemente de moco seco o también lo notas en la sequedad de los labios. Un humidificador puede dar alivio a muchos de estos síntomas.
  • Si te gusta el cuidado de las plantas sabrás que algunas especies necesitan ambientes con una humedad determinada. El humidificador puede ayudarte a conseguir que tus plantas se sientan como en casa.
  • Si tienes un negocio en el que el establecimiento esté la mayor parte del tiempo con falta de ventilación, un humidificador puede venir muy bien para ayudar a que tu tiempo en el trabajo no te genere irritaciones, aparte de las que te surjan de tu trabajo y en las que un aparato como este no te puede ayudar.

Características  generales de un humidificador

El mercado ofrece mucha variedad de humidificadores tanto en tamaño como en tiempo de autonomía, consumo y precio. Por aquí os dejo unas características que suelen compartir la mayoría de estos aparatos, atendiendo a la media:

  • La capacidad del depósito de agua suele rondar los 5 litros en función del tamaño del humidificador.
  • La media de autonomía ronda las 6 horas de funcionamiento.
  • El consumo es muy variable, pero lo normal es que esté alrededor de los 35w.
  • Suelen ser aparatos de reducido tamaño, no mucho más de 40x40cm.
  • Son fáciles de ubicar en cualquier habitación por el poco espacio que ocupan.
  • También son fáciles de mover y transportar.

Tipos de humidificadores

En función de la forma que tienen de incorporar humedad al ambiente podemos distinguir estos tipos de humidificadores:

HUMIDIFICADOR DE VAPOR CALIENTE

En estos aparatos, el agua se calienta a través de unos electrodos y se suma al ambiente en forma de vapor de agua a alta temperatura, por lo que hay que tener cierto cuidado para evitar accidentes con elementos que alcanzan altas temperaturas.

Tienen el inconveniente de la posible generación de moho y bacterias, pero con un buen uso y mantenimiento del aparato no deberían dar problemas.

HUMIDIFICADOR DE VAPOR FRÍO O EVAPORATIVOS

Son los más comunes, sencillos de usar y generalmente más económicos. Se llena el depósito con agua fría que pasa a un filtro, a través de un pequeño ventilador el aire va hacia ese filtro húmedo y así va expulsando el vapor a menor temperatura.

Tienen el inconveniente de que al llevar ese ventilador son algo más ruidosos en comparación con el resto y que hay que estar pendientes de posibles cambios de filtros, cosa que hay que llevar a rajatabla porque también pueden ser una fuente de crecimiento de bacterias y moho.

HUMIDIFICADORES ULTRASÓNICOS

Utilizan vibraciones de alta frecuencia e incorporan un sistema de ionización que expulsa al aire iones negativos para crear mayor sensación de limpieza en el ambiente al atacar las sustancias contaminantes del exterior. Se consideran más eficaces porque consiguen una mejor vaporización del aire de las estancias donde se ubican.

HUMIDIFICADORES OZONIZADORES

Algunos de los humidificadores anteriores pueden incluir este sistema para luchar contra bacterias, hongos y los malos olores de la estancia donde se ubique.

 

Con todos sus pros y sus contras, lo cierto es que el uso de un humidificador es recomendable en ambientes que, como hemos visto, pueden llevar a problemas respiratorios. Los hay más especializados para bebés, pero este es un tema más delicado y en el que recomiendo acudir a la opinión y consulta de un pediatra, entre los que hay controversia a la hora de su uso.

En cualquier caso, siempre está la posibilidad de utilizar los humidificadores caseros, como puede ser colgar un recipiente cerámico con agua en los radiadores, acordándote de rellenarlo todos los días y que sólo actúan si los radiadores están calientes.

Precio y disponibilidad

Puedes consultar el precio y la disponibilidad de los humidificadores en Media Markt.

HACE 3 AÑOS