RANKINGS

Top 10 mejores películas western modernas

10 COMENTARIOS

El género western ha sufrido múltiples resurrecciones y esfuerzos por ser modernizado, incluso hasta mezclándolo con otros géneros. El último estreno de este tipo de películas es ‘La venganza de Jane’ y aprovechamos para hacer un repaso de lo mejor y peor del cine del oeste en estos últimos años.

La venganza de Jane‘, es un western moderno protagonizado por Natalie Portman y en el que encarna a una joven granjera dispuesta a proteger por todos los medios a su familia de la banda de su marido, un forajido moribundo. Este es su tráiler:

¿A partir de cuándo los western se consideran modernos?

Una vez ya filmadas las grandes obras maestras del género, aquellos clásicos de los 50 y 60 que nos llegaron de la mano de Howard Hawks (y sus ‘ríos’) y sobre todo de John Ford (‘La diligencia’, ‘Centauros del desierto’, ‘El hombre que mató a Liberty Valance’, entre otras muchas), llegó en los 70 el Spaghetti Western de Sergio Leone para darle la última puntilla de obras cumbres al cine del oeste.

Las grandes cintas se sucedían por entonces, pero cada vez más con cuentagotas: ‘Grupo salvaje’ de Peckinpah, ‘Dos hombres y un destino’, ‘Las aventuras de Jeremiah Johnson’… Al llegar los ochenta el río se secó definitivamente y coletazos como ‘El jinete pálido’ (1985), ‘Arma joven’ (1988) o ‘Silverado’ (1985) no lograron borrar la impresión de cine desfasado cuya época dorada había quedado atrás.

A partir de los 90 comienzan los esfuerzos por resucitar el género y modernizarlo a cualquier precio. Se ha hecho prácticamente de todo, desde evidentes remakes como ‘El tren de las 3:10’; bodrios de acción comercial como ‘Wild Wild West’; auténticos despropósitos incorporando a la mujer como protagonista, como ‘Rápida y mortal’; mezclas bochornosas de género como ‘Cowboys vs Aliens’; buenas y esforzadas series actuales como ‘Deadwood’ o ‘Hadfields & McCoys’ e incluso dignas rarezas nacionales (‘Blackthorn’) o películas de animación infantil (‘Rango’).

Hemos ordenado cronológicamente las más reconocidas:

Las mejores películas del oeste

‘BAILANDO CON LOBOS’ (Kevin Costner, 1990)

western2

Supuso una pequeña revolución en su momento. Tres horas (por entonces muy poco habitual) cándidas y cargadas de buenismo naturalista, de ritmo pausado, con un actor apenas conocido (justo salía de ‘Los intocables’) que se colocó a la vez detrás de las cámaras (tampoco se llevaba mucho) y que se embargó entero por este proyecto casi ‘ de autor’. Fue el primer ‘renacer’ del western fronterizo pese a indignar a los puristas por tratar y denunciar más la integración y discriminación racial que los valores clásicos del lejano oeste. Obtuvo un reconocimiento salvaje y sigue siendo el western moderno más taquillero de la historia.

‘SIN PERDÓN’ (Clint Eastwood, 1992)

western 3

Pero si había alguien autorizado y con galones para rescatar definitivamente al género western ese era Clint Eastwood. Se colocó también a ambos lados de la cámara y firmó una de las mejores películas más allá de toda categorización. Lo mejor fue su tono, crudo y decrépito, de forajido derrotado, envejecido y superado por la vida. Sin sentimentalismos y sin la característica chulería de los protagonistas. Se rodeó de Morgan Freeman y sobre todo un Gene Hackman en estado de gracia y se plantó en el saloon de nuestras vidas con una mirada de las que quedarán para siempre grabadas en la historia del cine. Las puertas visagra aún siguen batiéndose de aquella…

‘TOMBSTONE: LA LEYENDA DE WYATT EARP’ (George Pan Cosmatos, 1993)

western4

El famoso duelo en O. K. Corral es algo que no podía pasar sin revisión y sin concederse las licencias históricas habituales en favor del guión. Esta vez sirvió de debut para el bigote de Kurt Russell en el viejo oeste. La película como tal no obtuvo mucha repercusión por su ritmo y su falta de conexión con el espectador, sin embargo su estética y puesta en escena, imitando aquel empaque de ‘Hasta que llegó su hora’, hacen que se deje ver.

‘OPEN RANGE’ (Kevin Costner, 2003)

western5

El bueno de Kevin estaba por entonces dando sus famosos traspiés en su carrera, intercalando grandes pelotazos comerciales con fracasos estrepitosos. Su figura se demacraba al ritmo de sus papeles y ya nada fue como aquel ‘perreo’ con los lobos. En un arranque de nostalgia quiso volver a relanzar el cine western con esta producción, pero tampoco fue lo mismo ni causó el efecto deseado. Demasiado espesa, demasiado melodramática, demasiado orientada para un lucimiento interpretativo que no acababa de llegar. Eso sí, tiene un tiroteo estupendo, de lo mejorcito del género.

‘EL ASESINATO DE JESSE JAMES POR EL COBARDE DE ROBERT FORD’ (Andrew Dominik, 2007)

western6

En esta ocasión se quiso hacer un western profundo y ‘de autor’, cargado de complejidad psicológica, silencios intencionados, ambiente angustioso y encuadres originales. El resultado fue una película sobrevalorada, larga y tediosa como pocas, con un desastre de guión por el que desfilan fechas y multitud de nombres sin ningún tipo de sentido o relevancia para el espectador. Si han tenido espuelas a verla por segunda vez, déjennos un comentario que buscaremos el reconocimiento que merecen.

‘APPALOOSA’ (Ed Harris, 2008)

western7

Uno de los esfuerzos más extravagantes por mezclar otros géneros con el fin de impulsar el western es el de combinarlo con la comedia, con la baja comedia más bien. Aquí se suceden frases a cada cual más repelente, soltadas en forma de sentencia firme como presumiendo de profundidad. Al final, se reduce todo a un Epi y Blas en el oeste alabando, entre tiro y tiro eso sí, la belleza ‘plástica’ de Renée Zellweger. Lo dicho, una auténtica broma tejana.

‘VALOR DE LEY’ (Hermanos Coen 2010)

western 8

Ya comentamos lo mucho que adoramos el ‘remake’ dentro del séptimo arte, pero hay que reconocer que esta revisión del clásico de Hathaway, con John Wayne de protagonista, no les quedó del todo mal a los hermanísimos Coen. Consiguieron darle más empaque y sobriedad que la cinta original, tomándose a sí misma más en serio pero, aunque Bridges está espléndido, el ‘duque’ siempre será el ‘duque’.

‘LOS ODIOSOS OCHO’ (Quentin Tarantino, 2015)

western9

‘Django desencadenado’ también puede considerarse como un fascinante western aunque estaría mejor catalogada en el ‘Southern’ o tipo de cine que trata el tema de la esclavitud racial. ‘Los Odiosos Ocho‘ sí que resulta un western al uso aunque mezclado con cierto suspense criminal a lo Agatha Christie y sus ‘Diez Negritos’. De cualquier manera, resulta magnífica su descomposición de la trama marca de la casa, la importancia que da siempre Quentin a sus diálogos, la presencia de sus personajes. Y aunque una vez desvelado el argumento no admite muchas revisiones, es una película injustamente infravalorada que el tiempo pondrá en su lugar.

‘EL RENACIDO’ (González Iñárritu, 2015)

western10

Una de las triunfadoras del pasado año fue este ‘western fotográfico‘, con el propio director huyendo de toda clasificación. Gran fotografía para una falta de guión que clama a ese cielo abierto que tan bien expone. Una venganza fría que deja igual de helado al espectador y una interpretación esforzada que sigue sin conseguir que se entre en calor (‘Centauros del desierto’ por ejemplo también tenía unos espacios abiertos de ensueño y sin embargo su guión era una buena lumbre a la que arrimarse). Al final no hubo balas en este Colt…

‘BONE TOMAHAWK’ (S. Craig Zahler, 2015)

western11

El año pasado fue una excelente cosecha para el género y a las dos anteriores hay que sumarle esta excentricidad refrescante. Comienza con una típica búsqueda a cargo del Sheriff de turno, prosigue convirtiéndose en una road-movie completamente hipnotizante y termina por convertirse en un ‘Holocausto Caníbal’ totalmente desatado y terrorífico. Un debut apasionado de director novel (de esos de bajo presupuesto) completamente original y sorprendente, casi hasta jugoso y apetecible, y eso sin ser apto para todos los estómagos.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 3 AÑOS