TENDENCIAS

MiniToy 3D: la impresora 3D de juguetes educativos para jugar hasta el infinito

Desde Orlando nos llega esta impresora 3D dedicada a hacer felices a los más pequeños. Simplificada en su uso hasta el extremo, con especiales medidas de seguridad y con apariencia de ‘Minion‘, se presenta como toda una fuente de diversión y creatividad infantil en el diseño de juguetes ‘al gusto’. MiniToy 3D Printer fue nombrado como uno de los gadgets más prometedores del Global Sources Electronics Show de 2016.

Basta con conectarlo a la aplicación exclusiva, instalar la bobina de filamentos del color preferido y comenzar a crear figuras, piezas montables, letras, números… Las posibilidades son infinitas, como puedes ver en el siguiente vídeo:

3D, emoticono feliz de la impresión infantil

¿Cuál es la mejor forma para que los conocimientos educativos queden ‘impresos’ en los niños? Mediante el juego. MiniToy 3D y los modelos prediseñados de su aplicación están especialmente preparados para crear juguetes de categoría STEAM (en inglés Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas). De esta forma pueden llegar a imprimir desde el esqueleto de un dinosaurio o la Torre Eiffel hasta números, letras, etc. La aplicación contiene cientos de diseños prefijados y sus creadores no dejan de ampliar catálogo.

Las primeras pruebas dentro del aula han sido todo un éxito. Tanto en la escuela como en casa, los niños pueden materializar y jugar con lo que hayan estado estudiando en las lecciones diarias.

Por otro lado, las bobinas de material con el que imprimir han sido especialmente tratadas para eliminar cualquier rasgo de toxicidad y hacerlas también biodegradables. La impresora como tal ha sido ensamblada de la forma más segura posible, ocultando en su parte superior todos los componentes metálicos o potencialmente peligrosos.

Además, se le ha dado el aspecto externo final de juguete, con sus dos ojos magnéticos y la divertida llave donde colocar las bobinas. Puede usar también filamentos que cambian de color dependiendo de la temperatura o incluso que lucen en la oscuridad, para hacer las creaciones más emocionantes.

3D3

Su uso ha sido también simplificado. En tan sólo tres pasos los peques podrán ‘fabricar’ su juguete personalizado:

  • Conectar al ordenador o dispositivo móvil a través de su aplicación (también puede funcionar offline mediante tarjeta SD).
  • Instalar la bobina del color que prefiramos y de forma muy sencilla, ajustándolo con una llave en el lateral.
  • Elegir modelo y pulsar en la pantalla para comenzar la impresión.

Pese a su apariencia infantil, su mecánica interna resulta bastante madura. Con una boquilla de 0,4mm, su volumen de construcción es de 170x130x140 mm y a una velocidad de 30-300mm/segundo. El conjunto pesa algo menos de 9 kilos y resulta compatible con los filamentos de impresoras 3D tradicionales.

Precio y disponibilidad

Actualmente mantienen campaña abierta en Kickstarter, donde ya ha superado su objetivo inicial de cincuenta mil dólares. Si la financiación resulta ser el éxito que parece, destinarán parte de sus fondos de investigación a desarrollar y enfocar parte de su proyecto hacia niños con necesidades especiales, ya que está demostrado que el invento puede ampliar sus habilidades táctiles.

En cuanto al coste, de los 199 dólares si apostabas desde el principio por ellos, han pasado a los 299$, bobinas aparte, y con entrega a partir de septiembre de 2016.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS