HOW-TO

7 consejos para tomar fotografía de viajes

Piensa durante unos segundos por qué haces fotos durante un viaje. Quizás nunca te lo habías planteado. Lo más probable es que quieras guardar un recuerdo de los lugares que has visitado para luego rememorarlo en la pantalla de tu ordenador. Si es así, sigue leyendo porque tengo algo que contarte: cambia el chip. Prepárate para la fotografía de viajescuenta historias.

Un viaje no son solo postales

Cuando viajamos intentamos atrapar en nuestra cámara todos aquellos lugares donde hemos estado, sus monumentos más emblemáticos y los paisajes más bonitos. Al llegar a casa queremos tener un recuerdo en forma de postal de lo que hemos visto. Ojo, es algo que no está mal, pero no es la única forma de afrontar una visita turística.

Es indiscutible que existen fotos que hay que hacer. Si vas a Londres sería un delito no fotografiar el Big Ben; si viajas a Nueva York es imprescindible que tomes una imagen de la Estatua de la Libertad; no dejes de tener un recuerdo de una playa paradisíaca de Tailandia.

Pero lo que te propongo es que des un paso más y que empieces a contar historias con las fotografías de tus viajes. Es decir, traslada a un reportaje los sentimientos y emociones que te transmiten esos lugares; vuelve con los retratos de las personas que has conocido; detalla las tradiciones; acércate a la cultura gastronómica; fotografía todo lo que te llama la atención, ya sean ventanas, animales, árboles o calles. En definitiva, se trata de plasmar en fotografías la cultura y personalidad del país o ciudad que has visitado.

Piensa que la fotografía de viajes es una de las disciplinas más difíciles porque combina muchos estilos. Al regresar a casa te darás cuenta que has hecho fotografía callejera, de paisaje, retratos, gastronómica

Cuando llegues a tu destino es muy probable que te veas imbuido por la necesidad de fotografiar absolutamente todo. Mi consejo es que no seas una metralleta y que apliques las técnicas básicas del lenguaje fotográfico y que pienses cada toma. Es decir, no olvides la composición y discrimina. No todo lo novedoso merece la pena ser fotografiado.

Planifica el viaje

Antes de irnos a un destino solemos hacer un trabajo previo de organización: reserva de vuelos y hoteles, lugares que deben ser vistos, gastronomía local, sistemas de transporte, costumbres y tradiciones. Para tu viaje fotográfico debes seguir todos estos pasos y, además, hacer una planificación que te asegure volver a casa con un gran reportaje.

ESCOGE EL EQUIPO MÁS ADECUADO

Elegir qué te llevas y qué dejas en casa es la decisión más importante y, a la vez, la más complicada. El primer pensamiento será: lo llevo todo y ya decidiré allí qué uso. Esto es un error. Piensa que la comodidad debe ser tu máxima prioridad porque estarás mucho tiempo fuera del hotel. Acarrear con la cámara, los objetivos, los flashes, las baterías, las tarjetas y el trípode puede llegar a ser muy cansado.

Para hacer fotografía de viajes te recomiendo un equipo sencillo pero ligero. Unas herramientas que te permitan moverte con facilidad y, a la vez, conseguir imágenes con buena calidad. Estos son mis consejos:

  • Una cámara rápida de enfoque con un cuerpo ligero. No es necesario que tenga un sensor muy grande ni una resolución espectacular ya que las ampliaciones que harás cuando llegues a casa no serán excesivamente enormes. Una buena solución son las cámaras tipo EVIL (que no tienen espejo), las BRIDGE o réflex de usuario intermedio-avanzado. Por ejemplo, la Olympus PEN-F o la Panasonic Lumix GX80 de las que ya te hablamos.
  • El objetivo es lo que más te va a costar decidir. Piensa en el tipo de fotos que quieres hacer (paisajes, retratos, fotografía callejera, detalles…) y luego adapta tus necesidades a una lente determinada. El problema viene cuando tienes pensado tomar todo tipo de planos, algo totalmente lógico.

Un objetivo zoom o variable puede ser la mejor solución. Te aportará comodidad porque no tendrás que cambiar continuamente la lente. Pero no olvides que cada plano exige una distancia focal determinada, por lo que deberás moverte para encuadrar y no abusar del zoom. Echa un vistazo a este artículo para recordar qué tipos de planos existen y cómo utilizarlos.

  • El trípode es ese aparato que dejamos en casa porque pesa demasiado y no es cómodo de acarrear. Sin embargo, en el mercado existen pequeños soportes que te permitirán llevarlos en tu mochila sin peso excesivo y que te servirán para hacer las fotografías de larga exposición.
  • No olvides nunca llevar baterías de repuesto y, por supuesto, el cargador. Según mi experiencia, con dos será suficiente. Si vas a un lugar muy frío ten en cuenta que las pilas duran menos, por lo que tendrás que incluir en tu equipo más piezas. Además, entérate si vas necesitarás un adaptador para enchufar el cargador a la corriente.
  • Las tarjetas nunca sobran. Es mejor que lleves muchas de menor capacidad (4, 8, 16 ó 32Gb) que pocas de mucho almacenamiento. No las llenes por completo y procura guardar las fotografías que haces cada poco tiempo. Así minimizarás el riesgo de perder las imágenes si se te extravía la cámara o se rompe alguna tarjeta.

ESTUDIA LA LUZ

Lo que te voy a contar te puede chocar un poco pero es muy importante y necesario para lograr fotos de 10. En la fotografía de paisajes te dije que la planificación era esencial y que había que buscar la mejor luz. Pues en la fotografía de viajes pasa lo mismo.

Es una gran idea que visites desde tu casa los lugares que tienes pensado fotografiar para saber a qué hora debes ir para obtener la mejor luz. Basta con que te instales o descargues la app Photopills, que te permitirá ver, gracias a la realidad aumentada, dónde estará el sol en cada momento.

BUSCA INSPIRACIÓN

Antes de coger el avión, durante la fase de preparación del viaje, es necesario que hagas un trabajo de recopilación de imágenes del lugar que vas a visitar. Empápate de lo que han hecho otros. Esto te servirá para inspirarte pero también para saber qué no hacer.

Inspírate en los buscadores de Internet y en páginas especializadas de Fotografía. Observa cuáles son las imágenes más repetidas de cada sitio. Mi consejo es que, al llegar a tu destino, intentes hacer esa fotografía típica y que, una vez tomada, experimentes e imprimas tu estilo. Recuerda que puedes hacer postales pero también debes contar una historia con distintos planos.

Otros lugares para encontrar la inspiración son las guías y los libros de viajes. Una de las mejores maneras de planificar una aventura es leer las historias de otros que ya han estado allí. Conocer detalles, tradiciones o secretos te puede servir para darle un hilo conductor novedoso a tu reportaje.

ASEGURA TU EQUIPO

Es buena idea que contrates un seguro contra robo o pérdida de tu equipo fotográfico. Ten en cuenta que vas a coger muchos transportes y que puede pasar cualquier cosa. Viaja siempre con tu bolsa y evita que sea muy llamativa.

Presenta una historia

Una vez en casa te encontrarás con cientos o miles de fotografías en tus sistemas de almacenamiento. Proyectarlas directamente en un televisor sería muy aburrido para tus espectadores, así que te propongo que les des vida mediante la edición.

Dedica unas horas a seleccionar las mejores imágenes, aquellas que cuenten la historia que has vivido. Una vez elegidas, edítalas. A lo mejor algunas son más potentes en blanco y negro; unas necesitarán un recorte y otras tendrán que ser contrastadas o corregidas en cuanto a la exposición.

viajes

Una vez realizada la selección y la edición llega la fase de la maquetación. Te propongo que presentes tus fotografías de viaje en dos formatos muy agradecidos y que seguro gustarán a tus espectadores:

  • Fotolibro: edita una publicación en la plataforma que más te guste. Puedes seleccionar y montar las fotos por temas o lugares e intercalar retratos, por ejemplo.
  • Presentación: al estilo de los antiguos proyectores de diapositivas. Haz un vídeo en el que muestres tus fotografías acompañadas de una canción. Seguro que en tu ordenador tienes un editor de vídeo que es muy fácil de usar. Anímate y verás que el resultado es increíble.

fotografia de viajes sicilia

Un ejemplo de fotografía de viaje

Como una imagen vale más que mil palabras, en esta galería te muestro una selección de fotografías de mi viaje a Sicilia donde puse en práctica los consejos de este artículo.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 10 MESES

Deja un comentario