COMPARATIVAS

Top 10 películas basadas en videojuegos

Warcraft: el origen‘ traslada a la gran pantalla la famosa saga de juegos. Se trata de uno de los estrenos más esperados de cine sobre videojuegos en España en 2016.

La producción ha contado con numerosos medios, tanto económicos como cinematográficos, y está destinada a convertirse en toda una saga épica de varias entregas. En la cinta, el pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra y ello lleva a los espectadores a vivir intensas secuencias de acción y aventuras.

Este es su tráiler:

¿Películas sobre videojuegos? ¡Huid, insensatos!

Bueno, quizá no sea para tanto, y más en 2016 que se preparan dos adaptaciones hechas con empeño (la otra es Assassin’s Creed) y unos efectos digitales de aúpa, dispuestas a dejar satisfechos ¿por primera vez? a los exigentes gamers.

La relación del videojuego con el cine no ha sido nada fácil. Guión y personajes en el mundo Play ha habido y muy buenos, más aún últimamente que es cuando se están cuidando las historias más que nunca, aquello que se comenta de que tal videojuego ‘es como meterte en una película y manejar sus personajes‘. ‘The Last of Us’, ‘Infamous’, ‘Bioshock’, ‘Mass effect’, ‘Final Fantasy‘, ‘L.A. Noire’, ‘Heavy Rain’… cada vez más argumentos cuidados a las órdenes de tu mando.

Pero el cine históricamente lo ha entendido mal, ha interpretado que ese tipo de público lo único que quiere son mamporros a mansalva y al guión le han dado un ‘game over’ en toda regla. Centrándose sólo en el ‘insert coin’ se han hecho películas tan malas, bodrios y estropicios tales como: ‘DOA’, ‘Super Mario Bros’, ‘Alone in the dark’, ‘Street Fighter’, etc.

¿Alguna rescatable? Vamos a intentarlo. Pulse ‘Start‘:

CineStation Box

MORTAL KOMBAT, de Paul W. S. Anderson (1995)

videojuegos

Vale, ya estábamos en los noventa pero la sensación con esta adaptación de videojuego fue la misma que con algunos superhéroes de los setenta. De tan cutre y penosa tenía hasta su punto entrañable, ¡y con Christopher Lambert! Si es que no se puede pedir más…

LARA CROFT: TOMB RIDER, de Simon West (2001)

videojuegos2

La crítica fue unánime. A Angelina le quedaba bien el traje, remarcaba sus jolies. Aparte de eso, la nada. O peor que la nada: el absurdo, el ridículo, la desconexión total con el espectador. Arqueología es lo que habría que hacer para rescatar esta cinta del sepulcro oscuro que merece.

RESIDENT EVIL, de Paul W. S. Anderson (2002)

El británico director, especialista del género que estamos tratando (busquen su currículum entero, no tiene desperdicio), repitió con varias entregas de esta saga. Capaz de hacer la cuatro, cinco y seis y hasta casarse con la protagonista, todo un ejemplo de compromiso laboral. ¿La película? Nada que ver con el juego salvo el repetir ‘Umbrella’ más veces que la mismísima Rihanna.

FINAL FANTASY VII: ADVENT CHILDREN, de Tetsuya Nomura (2005)

Cuando se parte de la idea de crear una película para continuar expandiendo el universo desarrollado por el juego, la cosa pinta bien. La pena fue que el recorrido de los personajes no pasa del desfile de turno. Había menos tiempo disponible que las horas frente a la consola y el resultado se redujo a una expansión pobre del juego. Eso sí, la estética manga y la animación digital, de primeras.

SILENT HILL, de Christophe Gans (2006)

videojuego5

La atmósfera de terror que puede transmitir un videojuego es difícil reproducirlo en la gran pantalla. En consola manejas al personaje, caminas con él, y los sustos son más efectivos porque como quien dice ‘están a la vuelta de la esquina’. En cine cuesta más pese a que aquí se emplearon a fondo para respetar la estructura, ambientación y hasta música. Pese a que no inquietó tanto, ha quedado como una de las adaptaciones más dignas a la gran pantalla.

HITMAN, de Xavier Gens (2007)

videojuego6

La típica reducción al Pedro Ximénez del videojuego hecho película. Tiritos y sin sentido para un entretenimiento visual de lo más soso y básico. Tanto en ésta como en la versión del 2015, podremos ver a tipos con cara rara al convertirse en calvos forzados y con un código de barras en la nuca, paseándose como si tal cosa mientras todo el mundo los persigue. Una sosez más si no apareciese Olga Kurylenko, que es lo que le da la calidad a la película, como diría aquel.

DEAD SPACE: PERDICIÓN, de Chuck Patton (2008)

videojuego7

En este caso se quiso hacer una precuela del videojuego y se adoptó el estilo anime aun viniendo de los USA. Rapidita y pasable, si no conoces el juego queda en poco más que una animación relativamente sangrienta y entretenida.

PRINCE OF PERSIA: LAS ARENAS DEL TIEMPO, MIke Newell (2010)

videojuegos2

Pues contra pronóstico se convirtió en un entretenimiento hasta pasable y todo. El director era el de ‘Cuatro bodas y un funeral’ o ‘Donnie Brasco’ y la cosa quedó más o menos. Disney se encargó que fuese muy light y para todos los públicos, las digitalizaciones estaban curiosas y el reparto era hasta decente. Bueno claro, contaba también con Gemma Arterton de reina mora y seguro que a eso los gamers no le pusieron ni una pega

HALO LEGENDS, de Shinji Aramaki (2010)

videojuego8

A modo de conjunto de desiguales cortometrajes estilo anime (una especie de ‘Animátrix’), es como se presenta esta producción japonesa destinada a calmar el ansia de los incondicionales del juego; e incluso hasta ordenarles cronológicamente algunos de los acontecimientos que pudiesen resultar confusos en el mundo gamer. Desde luego, mucho mejor que las versiones con actores reales que se han hecho sobre el tema. “Cuando la realidad no te llega para cubrir la ficción, dale animación

ANGRY BIRDS, de Clay Kaytis (2016)

En mayo de 2016 los pájaros cabreados sobrevolaron la salas. Si no se le busca la lógica, ni el desarrollo de personajes, ni un mínimo de hilo argumental más allá de la caidita graciosa y los colorines llamativos, si no se busca nada de eso… pues tampoco.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS