TENDENCIAS

Este wáter convierte tus heces en energía eléctrica sin utilizar agua

Como suena. Este pasado 25 de mayo fue abierto dentro del campus del UNIST, Instituto de Ciencia y Tecnología surcoreano de Ulsan, el Science Walden Pavillion.

Se trata de un pabellón científico cuya pieza central es un inodoro que, sin agua, es capaz de transformar tus desechos orgánicos en fuente de energía. Tan es así que están dispuestos a pagar por depositar allí tus heces.

En este vídeo puedes ver parte de las instalaciones del complejo:

Crear un ecosistema sostenible

El tema de intentar reciclar un desecho tan cotidiano como son los excrementos humanos es algo que ha preocupado últimamente a la rama científica encargada de buscar sistemas más sostenibles. El propio Bill Gates ha becado múltiples investigaciones cuyo objetivo era tratar los residuos con el fin de convertirlos en potentes fertilizantes para las zonas más desfavorecidas.

Pero quizás el proyecto más ambicioso en este sentido sea el espacial, porque la NASA ya creó un sistema que reciclaba las heces de sus tripulantes en combustible para propulsar las propias aeronaves.

inodoro3

Pero antes de pasar al espinoso asunto de cobrar por deponer, explicaremos un poco el funcionamiento de este inodoro coreano en cuestión: sin usar agua en ningún momento del proceso, una especie de molinillo deshidrata y convierte los excrementos en un montón de polvo sin olor. El resultante pasa a una especie de tanque donde los microbios se encargan de su descomposición definitiva. En el proceso se liberan y extraen:

  • Dióxido de carbono: que se utiliza a su vez para el cultivo de algas verdes, usadas posteriormente como biocombustible.
  • Metano: gas que se puede usar como fuente calórica para calefacción.

inodoro2

Como su propio inventor, Jaeweon Cho, señala: el objetivo no es sólo un inodoro capaz de ahorrar todo uso de agua a los hogares (tirar de la cadena supone una media de 20 litros cada vez) y el costoso tratamiento público de aguas residuales, sino crear un ecosistema sostenible que incluso dé un valor financiero a los desechos humanos.

Y ese ‘valor financiero‘ es la nota curiosa del asunto. Si esperaban hacerse ricos con cada deposición, están equivocados. La moneda de cambio será digital (ohhhh) y preferentemente para adquirir productos que se ofrecen en el propio pabellón como (atención): ensaladas a base de brotes de cebada cultivadas por ellos mismos (considerando lo que ‘manufactura’ el propio pabellón a ver quién es el valiente -igual no necesitan aliño, eso sí-)

Para facilitar la transacción, el propio equipo del proyecto ha desarrollado una aplicación que te permite calcular cuánto ganarás por cada ‘entrega’.

inodoro4

Disponibilidad

Si el proyecto en cuestión tiene éxito, se plantearán un sistema comercializable para los hogares comunes. De momento se reduce a un pabellón público de exposición científica. Nada de chistes fáciles sobre que si el invento no vale una, o es un poco, mierda. Se trata de convertir nuestro ambiente y a nosotros mismos en algo realmente sostenible, y lograr eso no está pagado.

HACE 1 AÑO

Deja un comentario