COMPARATIVAS

Las 10 películas de Ricardo Darín que no puedes perderte

Ya ha llegado a las carteleras españolas la película ‘Capitán Kóblic‘, la más reciente de las últimas protagonizadas por el enorme actor argentino Ricardo Darín.

‘Capitán Kóblic’ es una cinta que cuenta las peripecias de un piloto comandante de la Armada Argentina encargado de uno de los dramáticos ‘vuelos de la muerte’ durante la dictadura. La decisión de huir y refugiarse en un pequeño pueblo marcará el destino de sus habitantes además del suyo propio. Este es su tráiler:

Darín o la mirada inteligente

Afirmar que Ricardo Darín ha aportado al mundo del cine la mirada más aguda y afilada del séptimo arte no es una exageración sino casi una fiel descripción.

Claro que, para concretar más, deberíamos antes definir qué entendemos por ‘inteligencia‘. Sin ponernos demasiado teóricos y simplemente asimilando el concepto como algo más que la mera retención de datos, es decir, la capacidad para relacionarlos lógicamente e imaginar futuribles, entonces podremos intentar extrapolarlo al plano de la interpretación cinematográfica.

Inteligencia actoral o interpretativa‘ vendría a ser la capacidad para imaginarse la escena, asimilar los datos que ofrece el guión y crear una ilusión mental tan fidedigna que dé lugar a una representación creíble. Inteligencia en un actor es cuando recrea perfectamente la película en su cabeza; esa capacidad para enriquecer con detalle cada escena mental e interpretarla con naturalidad. Imaginar e imaginarse.

darin2

Por eso no veremos nunca (‘dios menguante’) a Darín en cosas tipo ‘Transformers‘, porque para ser él mismo ha de aplicar su inteligencia a una ‘ficción creíble’. Necesita entender perfectamente a su personaje para imaginárselo y ponerse en su piel. Los actores así necesitan de papeles ‘posibles’, susceptibles de ser imaginados en todas sus aristas, de ser recreados mentalmente por actores capaces.

Darín ofrece a la gran pantalla la mirada de un tipo que ha entendido perfectamente lo que está representando y no hace más que aportar, explicárnoslo continuamente, y con mucho más que un guión memorizado.

Que Darín sea tan único en el cine actual significaría, o que no hay muchos actores inteligentes o que no hay tantos capaces de asumir lo que están haciendo (que tal y como están los guiones hoy en día resulta hasta lógico).

Las diez películas de Darín

‘EL MISMO AMOR, LA MISMA LLUVIA’, de Juan José Campanella (1999)

 

Fue la primera de una serie de duplas para la historia: la de Darín-Campanella que dio lugar a la llamada ‘Trilogía de la clase media‘ y a otras joyas que luego comentaremos. Y Darín-Villamil, una de las parejas con más química y complicidad que haya podido verse nunca. ‘El mismo amor…’ analiza el tema de la pareja con una ‘madurez adolescente’ conmovedora, intercalada con momentos de historia política y reflexión social. Se podría resumir casi como la mejor exposición del manido amor y sus distintas fases a lo largo del tiempo. ‘Coquetamente’, una obra maestra absoluta.

‘NUEVE REINAS’, de Fabián Bielinsky (2000)

15 ninequeens 1

 

Puede que estemos en esta ocasión ante el mejor papel del argentino por su magnífica transformación. Nada de galán al uso ni de tipo reflexivo: un chorizo de poca monta resabiado, suburbial y cruel. Cambio de ‘look’ y una interpretación que roba el sentido al espectador, claro que enmarcado en un guión y reparto a su altura. Una joya que no da descanso y cuyo final logra que sea la película que más revisiones admita casi de la historia del cine. Mítica, vamos.

‘EL HIJO DE LA NOVIA’, Juan José Campanella (2001)

 

Se estrenó en España antes que ‘El mismo amor…’ por temas de promoción. Si en aquella analizaba como nadie la pareja, aquí le toca el turno a la familia, entremezclando golpes de humor con drama puro de una manera magistral. De nuevo interpretaciones de lujo para una cinta que respira vida por cada fotograma. Imprescindible.

‘SAMY Y YO’, de Eduardo Milewicz (2002)

darin8

Entre tanta obra maestra del séptimo arte, Darín se lanzó a la comedia sin pretensiones con esta apuesta que fue injustamente despreciada. En un papel muy a lo Woody Allen, Darín hace de tipo apocado barrido por la marea de una mujer-tsunami. No queda para el recuerdo, pero supone un entretenimiento digestivo y ágil, muy superior a la media de comedias actuales de medio pelo.

‘KAMCHATKA’, de Marcelo Piñeyro (2002)

darin9

De nuevo Darín sacó un rendimiento espléndido a un drama duro y complejo, luciéndose en cada una de sus apariciones como padre de una familia arrinconada por la dictadura.

‘LUNA DE AVELLANEDA’, de Juan José Campanella (2004)

 

Se cerraba aquí la mencionada trilogía con el tratamiento esta vez del tema de la comunidad. Algo menor que las otras dos ya que lo social no supone una pulsión tan universal, siguen siendo muy aprovechables sus ‘bocados de realidad’ con golpes de humor y sentimientos entrañables.

‘EL SECRETO DE SUS OJOS’, de Juan José Campanella (2009)

darin1

Si a la complicidad Darín-Villamil y la maestría de Campanella le sumamos un marco de intriga e investigación policial (adaptado de una magnífica novela) el resultado no podía ser otro que una de las diez o quince mejores películas de todos los tiempos, tirando por lo bajo. De los sesenta hasta ahora hay pocas a su nivel. La trama, los personajes, la ambientación, esa historia imposible de olvidar, ese debate que abre en el espectador… Un ‘must’, ‘trust’, ‘just‘…, lo que sea. Lo merece todo.

‘UN CUENTO CHINO’, de Sebastián Borensztein (2011)

darin11

El mismo director de la película ‘Capitán Kóblic’ ya contó con Darín para esta curiosa película de costumbrismo mágico y raruno. El argumento no llegó a enganchar ni a encandilar del todo pero, su papel de ferretero hastiado y los esfuerzos por deshacerse de su improvisado compañero asiático, bien valen un vistazo.

‘ELEFANTE BLANCO’, de Pablo Trapero (2012)

Ver a nuestro protagonista con alzacuellos luchando por las injusticias sociales era algo que prometía. Lástima que la película recayese en el hiperrealismo documental con muchas pretensiones sin acabar de cumplir ninguna completamente. De cualquier manera, un buen ejemplo para ver cómo Darín salva lo que en otros sería insalvable.

‘RELATOS SALVAJES’, de Damián Szifrón (2014)

darin13

A igualdad de condiciones, Darín siempre. Todas buenas historias, todos buenos actores, todas buenas interpretaciones y sin embargo la participación de Darín brilla por encima con una naturalidad ‘sobrenatural’. Sus enfados creíbles contra el típico sistema de funcionariado logran una empatía con las butacas que el resto de repartos del mundo sólo soñaría con alcanzar. ‘Dinamitó’ la distancia habitual entre la pantalla y el espectador.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS