La verdadera razón por la que ya no utilizas la Réflex

Los beneficios de las cámaras réflex frente a las compactas son claros: los sensores son de mayor calidad, la óptica es mucho mejor, el arranque es inmediato, permiten una mayor profundidad de campo y un mayor control sobre la fotografía. Todo ello sin contar con que dispones de varios objetivos intercambiables según el tipo de foto que quieras tomar. El resultado final, si sabes utilizarla, es una fotografía de mayor calidad.

Tú, que ya sabías todo esto, decidiste comprarte una réflex para utilizarla sobre todo cuando te vas de viaje, que es cuando más solemnidad le das a tus fotos, pero la pobre ha acabado olvidada en un cajón porque pesa mucho, es incómoda de transportar y quita mucho espacio en el equipaje de mano (el único equipaje con el que viajamos la mayoría).

Además, hay otro factor que hace que hayas desarrollado cierta reticencia a la réflex, ya que coger la cámara réflex significa lo siguiente en tu subconsciente:

 

“Hoy tengo que sacar fotos que hagan valer la pena el hecho de que lleve la réflex.”

 

Al final, todo esto ha hecho que tires de compacta e incluso de la cámara del móvil hasta cuando te vas de vacaciones.

 

Viajero sacando foto a una montaña con un móvil
Con lo que te ha costado llegar hasta la cima, ¿en serio vas a hacer la foto con el móvil?

En definitiva: las que podrían ser tus mejores fotos las estás sacando con un móvil,  así que no son tus mejores fotos porque técnicamente no pueden serlo: por la definición de la imagen, la luminosidad, la profundidad de campo, la velocidad de obturación, por el enfoque…

Y es que por mucho que puedas retocar las fotos posteriormente en el ordenador, o pasarle un filtro de Instagram para compensar la calidad perdida, no será lo mismo y te dará mucho más trabajo. Acéptalo: los filtros de Instagram nunca igualarán la calidad de una Réflex.

 

 

EVIL: el punto intermedio entre la compacta y la réflex

¿Cuál es el la mejor solución entonces? ¿Existe alguna cámara que tenga lo mejor de las compactas y lo mejor de las réflex? ¿Una cámara que puedas llevar en el bolso o colgada del cuello sin dejarte las cervicales?

Sí. Existe: son las llamadas cámaras EVIL (Electronic Viewfinder Interchangeable Lenses), también conocidas como CSC (Compact System Cameras) y MILC (mirrorless Interchangeable-Lens Camera). Una tipo de cámara a medio camino entre las compactas y las réflex.

Se trata de unas semi-compactas con objetivos intercambiables a las que se les ha suprimido el espejo característico de las réflex, cosa que ha hecho menguar el tamaño y el peso de las mismas; pero que aún así conservan prácticamente la misma calidad de imagen, algo que todavía no se conseguía con las cámaras Bridge:

 

Cámara Superzoom Sony ILCE 5000LB

Cámara EVIL Sony ILCE 5000LB.

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LAS CÁMARAS EVIL

  • Calidad de fotografía muy similar a la réflex.
  • Diseño compacto y manejable, gracias a la supresión del espejo interior y el visor.
  • Objetivos intercambiables.
  • Mayor profundidad de campo, calidad y definición que las cámaras compactas y las cámaras Bridge.
  • Facilidad de uso gracias a los modos automático, semiautomático, manual y de escena propios de las compactas.
  • Buena portabilidad y movilidad.

Lo mejor de las cámaras CSC es que si te haces con una no la dejarás abandonada en un cajón, porque puedes llevarla en el bolso, del cinturón o del cuello como cualquier cámara compacta. Es decir, que es una inversión a la que seguro le sacarás partido.

 

Ver cámaras EVIL

 

 

 

[newsletter utm=”yanoutilizasreflex”]

HACE 6 AÑOS