REVIEWS

Termos eléctricos, todo lo que debes saber

19 COMENTARIOS

Llámame sibarita, pero en un hogar una de las cosas fundamentales que hay que tener es agua caliente fundamentalmente para la ducha, la bañera, el lavabo o para lavar los platos. Cómo tenerla siempre disponible depende de tu elección entre las dos opciones principales: tenerla ya acumulada y caliente con un termo eléctrico o calentarla al instante con gas, ya sea natural o butano.

Depende de la zona donde vivas cada una de las opciones está más instalada que la otra, pero lo cierto es que tanto en segundas residencias como en hogares donde las placas vitrocerámicas para cocinar han sustituido a las cocinas de gas, los termos eléctricos están empezando a ser una opción más que interesante. Además, hay que tener en cuenta que los lavavajillas están más que generalizados por lo que lavar platos a mano también es algo que cada vez se hace menos.

Por tanto, es en las duchas y en las bañeras donde se destina casi el 90% del agua caliente que consumimos en casa y el otro 10% en el fregadero y en el lavabo para fregar de forma esporádica y para lavarnos cara y manos por la mañana. Los cálculos que han realizado las principales marcas fabricantes de termos eléctricos hablan de que el consumo de agua por persona y día es de unos 30 litros. Este es un dato importante para calcular la capacidad del termo que necesites comprar para tu casa.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

Un termo eléctrico es un tanque de agua que acumula agua y la mantiene caliente a través de una resistencia eléctrica. Suele ir colgado a una pared y su capacidad es muy variable. Los hay desde 15 hasta los 200 litros.

El agua del interior del tanque está a la temperatura que queramos marcar en el termostato. Cuando abrimos el grifo de la ducha ese agua sale y va siendo sustituida por agua entrante fría que se irá calentando. Un termo que se vacía por completo necesita una media de unas 3 horas para poder volver a calentar el agua nueva que le ha ido entrando.

Cuando el agua del interior del termo eléctrico está a la temperatura que hemos marcado previamente, la resistencia eléctrica se apaga. Cuando la temperatura del agua baja, el termostato vuelve a iniciar el proceso de calentamiento hasta lograr alcanzar de nuevo los grados deseados.

El sistema de tubos que va desde el termo eléctrico hasta los grifos mantendrá el agua a temperatura ambiente, y será la que desechemos a la hora de darnos una ducha hasta que llegue la caliente. Por eso es recomendable que este sistema sea lo más corto posible ubicando el termo lo más cerca del lugar donde vamos a hacer uso de ese agua caliente.

Ventajas y desventajas de los termos eléctricos

  • Mantiene constante la temperatura del agua.
  • Son válidos para cualquier tipo de caudal.
  • Apenas gastas agua hasta lograr que salga caliente.
  • Evitas instalaciones de gas con sus inconvenientes como las revisiones periódicas del sistema o los malos los olores.
  • En el caso del butano, no estás pendiente de tener que cambiar la bombona.
  • Es un sistema que aporta más seguridad.
  • El sistema se puede combinar con el de los paneles solares.
  • Se trata de un tanque de dimensiones importantes que requiere de un espacio físico acorde.
  • Su capacidad de almacenaje es limitada.
  • Si se gasta por exceso de uso en un momento dado, hay que esperar un tiempo hasta que se recupere.
  • Es otro aparato a sumar a la factura eléctrica.
  • Hay que tener un mantenimiento ordinario, pueden ser 80 litros de agua que si encuentran una filtración por donde salir “la lían parda”.
  • La corrosión que produce el agua acumulada puede afectar al tanque, por lo que deberán ser sustituidos cada cierto tiempo en función del fabricante.

Cosas a tener en cuenta a la hora de comprar un termo eléctrico

Lo primero para saber si lo vas a necesitar, es ser consciente del uso que vas a tener de agua caliente a lo largo de un día. Vamos a recordar unos datos básicos para que te hagas una idea sobre la media de consumo en un hogar:

  • El consumo de agua caliente por persona y día de media es de 30 litros.
  • En una ducha la media de consumo es de 30 litros, más si se trata de llenar la bañera. En lavar los platos unos 3 litros, mientras que para lavarnos la cara y las manos 5 litros de media a lo largo de un día.
  • El tiempo medio que puede tardar un termo eléctrico que se ha vaciado por completo hasta lograr calentar el agua nueva entrante es de unas 2 ó 3 horas, en función del modelo y capacidad.

A estos datos habría que sumar el hecho de saber el uso que le vamos a dar al agua caliente. No es lo mismo un uso más dilatado a lo largo de un día en el que, por ejemplo, en una casa con 3 personas uno se duche por la mañana, otro por la tarde y otro por la noche. Aquí el termo eléctrico sería una gran opción dado que siempre tendría disponible agua caliente.

Si el uso es puntual y muy concentrado en un momento del día, por ejemplo, que esas 3 personas se duchen uno detrás de otra nada más levantarse todas las mañanas, en este caso el termo quedaría vacío y habría alguien que tendría que ducharse con agua fría (aquí la opción más acorde sería sistema de gas).

¿CUÁL ES LA CAPACIDAD DE TERMO ELÉCTRICO NECESARIA?

Es la gran pregunta. ¿Qué termo compro? ¿De 30 litros, de 50, de 100? Los hay hasta de 10 L, 80 L, 150 L y más litros. Mucho tendrá que ver el número de personas que vivan en casa porque de eso dependerá el uso que le vayamos a dar. Teniendo en cuenta las peculiaridades de cada casa, este sería más o menos el cuadro a tener en cuenta:

  • 1 persona –> 50 L.
  • 2 personas –> 80 L.
  • 3 personas -> 100 L.
  • 4 personas -> 150 L.
  • 5 personas -> 200 L.

UBICACIÓN DE LOS TERMOS ELÉCTRICOS

Se trata de un aparato muy voluminoso y por tanto vamos a necesitar un lugar que tenga espacio suficiente para albergarlo. Lo más recomendable es ubicarlo en una estancia cercana al baño y/o la cocina para que el recorrido de las tuberías sea el menor posible.

Es casi obligado, en la medida de lo posible, que se instale dentro del hogar para evitar los cambios de temperatura del exterior que pueden afectar no sólo al funcionamiento y a la temperatura del agua acumulada, sino al propio aparato. Tendremos menos consumo eléctrico cuanto mayor sea el aislamiento del termo.

OTROS ASPECTOS A TENER EN CUENTA CON LOS TERMOS ELÉCTRICOS

  • La posición en la que se coloca suele ser vertical para un mejor aprovechamiento del agua, aunque algunos están diseñados para ser puestos de forma horizontal. Normalmente el diseño viene preestablecido por el fabricante.
  • Cuidado con la pared donde lo vayas a colgar, hay que tener en cuenta no sólo el peso en vacío del termo eléctrico sino también cuando esté lleno. Asegúrate de que la pared aguantará.
  • El lugar donde ubiques el termo tiene que estar acondicionado con toma eléctrica y tomas de agua, eso te evitará tener que meterte en obras para la instalación de las mismas.
  • Intenta reducir al máximo la longitud del sistema de tuberías que enlacen el termo con su destino final. Supondrá ahorro en agua importante.

El consejo final es que no escatimes en cuanto a la capacidad. Si crees que tu consumo diario de agua será de 60 litros lo mejor es que compres de 80 litros porque lo importante es que el momento de la ducha sea uno de los mejores del día y no tener que terminar la ducha con agua fría porque el termo se acabó.

Si tienes un termo eléctrico nos gustaría que nos contaras tu experiencia en los comentarios, y si estás pensando en comprar uno nos puedes dejar tus dudas.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 3 AÑOS