REVIEWS

Análisis de ZTE Blade V7: un gama media que destaca

Hace ya tiempo que ZTE ha dejado de ser aquella empresa de móviles baratos de calidad limitada. La firma aspira a subir escalones en el ránking de móviles más vendidos en España con productos como el ZTE Blade V7, un teléfono con precio de gama media pero que compite en características técnicas con rivales de gama y precio superior.

El ZTE Blade V7 es un acierto con limitaciones: excelente calidad relación-precio si estamos dispuestos a dejar pasar ciertas cosas. En MediaTrends lo hemos probado y este es nuestro análisis.

Características del ZTE Blade V7

ZTE Blade V7.

El ZTE Blade V7 es un smartphone de gama media, pero cuyo precio se sitúa en la parte alta de la tabla debido a sus características técnicas.

  • Dimensiones: 146 x 72,5 x 7,95 milímetros.
  • Peso: 136 gramos.
  • Pantalla: 5,2 pulgadas, resolución FHD (1920 x 1080), 424 ppi.
  • Procesador: MediaTek MTK6753, 8 núcleos reales a 1.3 GHz.
  • Memoria RAM: 2 GB.
  • Memoria interna: 16 GB (ampliable vía microSD).
  • Cámaras: 13 megapíxeles + 5 megapíxeles.
  • Sistema operativo: Android 6.0.
  • Batería: 2.540 mAh.

Diseño

ZTE Blade V7.

Tener el ZTE Blade V7 en las manos es una sensación ya conocida si has tocado antes otros móviles ZTE. Para empezar, estamos ante un diseño similar al de su hermano mayor, el Blade V6, aunque mejorada. Sobre todo por los ratios de la pantalla respecto a los bordes, que se han reducido mucho, y por la delgadez del teléfono (7,95 milímetros).

Estamos ante un móvil con pantalla de 5,2 pulgadas y medidas 146 x 72,5 x 7.95 mm, con un peso de 136 gramos. El peso se sitúa en la parte baja de la tabla, mientras que las medidas son muy ajustadas para una pantalla de 5,2 pulgadas. Y es que la pantalla del ZTE Blade V7 representa el 78,2 por ciento de todo el frontal, una ratio muy alta gracias en parte a sus estrechos márgenes laterales.

ZTE Blade V7.

Más allá de la buena proporción, estamos ante un cuerpo de metal unibody, es decir, que no se puede sacar la batería del teléfono. La disposición de los elementos es bastante clásica: en la parte trasera, cámara y doble flash led (centrados); y en la frontal, pantalla, cámara selfie y botones clásicos de Android.

En el borde inferior, altavoz, micro y puerto microUSB; en el superior, entrada jack; en el lateral derecho, botón power y ranura microsDS + nano SIM (o doble nano SIM); y en el izquierdo, botones de volumen.

ZTE Blade V7.

En resumen, disposición equilibraba de los elementos para un móvil que destaca por su proporción de pantalla. En la mano, sienta bien, y el cuerpo metálico parece resistente. Sus bordes redondeados, además, se adaptan a la mano a la perfección.

Pantalla y procesador

ZTE Blade V7.

Puesto en marcha, el ZTE Blade V7 llama la atención. La compañía ha elegido un panel TFT IPC de 5,2 pulgadas, con una resolución FHD (1920 x 1080 píxeles), lo que da una densidad de píxeles de 424 ppi.

La pantalla elegida responde a las pretensiones de un móvil de gama media. Buena resolución y densidad, que en la práctica suponen unos colores bastante vivos y un contraste aceptable, lo mismo que el ángulo de visión. El nivel de brillo es bastante alto, permitiéndonos usar el móvil en condiciones de luz directa, y en general la experiencia con la pantalla es buena.

Para el corazón del teléfono, ZTE ha elegido un procesador Mediatek MTK6753 de 8 núcleos reales a 1.3 GHz. El móvil viene con una memoria RAM de serie de 2 GB, más una memoria interna de 16 GB (ampliables como hemos visto mediante micro SD).

El procesador es casi un desconocido en España (algunos móviles chinos sí que lo equipaban ya), y su rendimiento es adecuado para un terminal de gama media cuyo precio es menor a 250 euros. Sus ocho núcleos hacen que no haya retrasos en la ejecución de aplicaciones, ni de las funciones más comunes de cualquier teléfono.

Pasar de una aplicación a otra es rápido, sin demoras. En cambio, en ejecución de juegos que requieren gran cantidad de recursos si encontramos cierta lentitud. En cualquier caso, el rendimiento es bueno para estar en la categoría que estamos, aunque la velocidad del procesador podría ser superior.

ZTE Blade V7.

Las 2 GB de RAM son suficientes, mientras que los 16 GB es un límite que consideramos que no se puede reducir más, pues si lo que pretendemos es llevar unas cuantas aplicaciones, canciones y vídeos almacenados, más las fotos que hagamos, será suficiente pero sin excesos. La tarjeta microSD se hará casi imprescindible en caso de querer aspirar a más.

El móvil nos llega con Android Marshmallow 6.0, y con la capa de personalización de ZTE, Mifavor. Esta no sobrecarga el terminal de aplicaciones de dudoso uso, y su aspecto es bastante ligero. Una de las características de esta capa es que permite personalizar la imagen del dispositivo de forma muy sencilla, con múltiples opciones. Parece que la traducción de la misma ha mejorado y no sobrecarga en exceso el teléfono.

Sobre conectividad, permite 4G LTE plus, además de las bandas habituales de 3G que se usan en España. La versión de Bluetooth es 4.0, y el Wi-Fi, 802.11 b/g/n.

ZTE Blade V7.

Dejemos constancia en este punto dos elementos que encontramos a faltar en el terminal. Por un lado, ya que hablábamos de conectividad, el chip NFC: parece que la firma china no acaba de creer en este protocolo.

Por el otro, el sensor de huellas dactilares: suponemos que es cuestión de ajuste de precios, pero esta característica es determinante en el momento de comprar uno y otro terminal.

Cámara y batería

ZTE Blade V7.

En el campo de la cámara de fotos, ZTE ha querido apostar fuerte. Aunque pueda parecer una configuración clásica (13 + 5 megapíxeles), las lentes elegidas son de clase superior para un gama media como este.

La cámara trasera principal se presenta con 5 lentes y doble flash, corrección de color y autofocus rápido, en solo 0,3 segundos. En pruebas, la velocidad de foco y de disparo de la cámara es gratamente satisfactoria: foco muy rápido, y disparo también a gran velocidad.

De hecho, hay que tener cuidado pues al acostumbrarnos a esa velocidad, algunas fotos puedes salir movidas al no mantener durante suficiente tiempo el móvil estático.

ZTE Blade V7.

La cámara presenta un modo automático completo y muchas funciones en el modo manual: HDR, time lapse, slow motion, panorama… También tiene opciones de disparo automático al detectar sonrisasgestos. En cuanto a la calidad de las instantáneas, muy buenas sensaciones: colores vivos y reales. En condiciones de poca luz el rendimiento es menor.

Para la frontal, los 5 megapíxeles son suficientes para sacar selfies. Además, viene con algunas funciones como la foto tras un gesto, el flash integrado en la pantalla o el ya clásico ‘modo maquillaje’, es decir, el que perfecciona la piel en un ‘photoshopeado’ rápido.

En cuanto a la autonomía, el ZTE Blade V7 viene con una batería de 2540 mAh, en la media de su categoría, aunque con carga rápida. En modo de uso normal, el móvil aguanta una jornada (cuidado con el brillo de la pantalla).

Conclusión

ZTE Blade V7.

ZTE empieza a ser un duro competidor para las firmas asiáticas líderes. Poco a poco irá convenciendo a los consumidores con móviles de calidad y precio medio como este ZTE Blade V7, que juega con la dualidad de altas prestaciones (8 núcleos, buena cámara de fotos) y algunas carencias.

Su filosofía es clara: te damos una gran potencia, cámara y pantalla si estás dispuesto a renunciar a cosas como el sensor de huellas.

El ZTE Blade V7 es una clara apuesta por ganarse un puesto en la gama media, y su resultado invita a pensar que no decepcionará a quien se haga con él.

Precio y disponibilidad

Puedes consultar el precio y la disponibilidad del teléfono móvil ZTE Blade V7 en Media Markt.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 3 AÑOS