COMPARATIVAS

Tesla vs Google: dos modelos diferentes de coche autónomo

El mercado de los coches autónomos tiene en Google y Tesla dos de las compañías que más apuestan por este sector. Sin embargo, ambas empresas han tomado estrategias diferentes, tanto en el desarrollo como en la puesta en marcha de estos vehículos.

Tesla utiliza es su modelo S un sistema de radares, cámaras y sensores que, tal y como se ha visto en un accidente mortal con este sistema, pueden fallar y suponer un grave riesgo. Google, en cambio, va con pies de plomo y utiliza un sistema láser capaz de crear un mapa 3D con un radio de alcance de 60 metros en diferentes direcciones.

Model S, el coche con modo autónomo de Tesla

Tesla ha comenzado a comercializar su coche Model S de forma oficial en octubre de 2015. Fue su primer vehículo publicitado como autónomo, aunque esto no es exactamente así. Se trata, en realidad, de un coche con modo automático, que permite momentos de conducción con manos libres, pero no la conducción completamente autónoma, tal y como indica la NHTSA de Estados Unidos.

La compañía de Elon Musk, sin embargo, publicitó el coche como un modelo 100% autónomo capaz de estacionar y salir solo del garaje, o cambiar de carril solamente con una orden del conductor. Pero el coche requiere que el conductor tenga las manos puestas en el volante para evitar posibles fallos de seguridad como ha ocurrido en el accidente mortal.

Musk aclara que “cuando el modo de asistencia esté activado y el sistema no detecte actividad en el volante por un corto espacio de tiempo, te avisará para poner tus manos sobre el volante. El sistema también podrá identificar un ligero agarre sobre el mismo como una conducción sin manos”.

Richard Wallace, director del grupo de análisis de sistemas de transporte del Centro de Investigación del Automóvil del Reino Unido ha señalado a ‘The Guardian’, que el sistema de Google, Lidar, es “el mejor de ambos sistemas. Puede detectar objetos a distancia y reconocer sus formas”. Musk ha afirmado que se endurecerá su seguridad.

el coche Tesla S

El coche autónomo de Google

Google ha realizado las primeras pruebas con un coche autónomo en 2013, colocando a empleados al volante para estudiar su viabilidad, según recoge ‘The New Times’. Los elegidos realizaban en coches autónomos su trayecto de casa al trabajo con una cámara colocada en el interior. Los ingenieros comprobaron que la mayoría de ellos se distraían e incluso se dormían al volante. Les entró pánico.

google coche autónomo

Este fue uno de los motivos que provocó un cambio en la hoja de ruta de Google. La compañía de Mountain View ha desarrollado un vehículo sin la figura del conductor, sin pedales de freno, ni acelerador, ni volante y con una velocidad máxima de 40 km/h. Este vehículo solo dispone de un botón de encendido y una pantalla con la ruta que debe seguir. Según Google, puede circular durante 160 kilómetros de forma totalmente autónoma. Los ingenieros de Google agregaron una capa gruesa de espuma en la parte delantera de estos coches, así como un parabrisas de plástico.

Sebastian Thrun, el responsable de la IA del coche, ha señalado que “queríamos que fuera significativamente más seguro, hasta tal punto que jamás hubiera accidentes”. Lo que está claro es que estos modelos de coches no han sido pensados para circular por autopistas, podrían ser útiles a modo de taxis robóticos en tramos de circulación lenta.

Google prevé ponerlos en funcionamiento en 2019. Sin duda, se trata de otro modelo de coche más autónomo y diferente al modelo de Tesla. Pero, ¿crees que estamos realmente preparados para la autoconducción? La DGT prohíbe en España la conducción de coches autónomos. La llegada de Tesla Model S tendrá que esperar.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 3 AÑOS