COMPARATIVAS

Así es ‘No Man’s Sky’ y otros 6 juegos similares para explorar la Galaxia

‘No Man’s Sky’ ha entrado en fase gold o, lo que es lo mismo, que ya está listo ‘para imprenta’. Estamos hablando de uno de los juegos más reservados, un proyecto histórico desarrollado por apenas 15 personas durante 4 años, y la promesa de visitar y conquistar más de 18 quintillones de planetas.

Este juego, en todo caso, no supone un cambio de paradigma radical. Como veremos más adelante, ‘No Man’s Sky’ forma parte de una familia de juegos donde recolectar y craftear es clave: debemos construirnos nuestras propias bases y asentamientos, crear alianzas o comerciar con las distintas razas alienígenas. Un género que nació con ‘Traveller’, el juego de rol de comercio estelar de 1977, y ‘Elite’, una joya publicada hace ahora 32 años por dos estudiantes universitarios y que asentaba las bases del comercio interestelar, los viajes por las estrellas y la épica de soledad espacial.

No Mans Sky

A continuación, presentamos una selección de los mejores juegos similares a ‘No Man’s Sky’, que todo gamer debería conocer . Todos ellos se basan en la construcción de bases intergalácticas y han batido récords de recaudación.

‘Star Citizen’: el eterno rival

El sistema de negocio de ‘Star Citizen’ es un tanto particular. Nació como proyecto financiado por Kickstarter y su éxito fue tal que los planes del estudio cambiaron hacia algo más grande. Y el juego actual es algo megalómano, de récords asombrosos. Es el juego con mayor financiación colectiva de la historia, con una recaudación actual de 117 millones de dólares. También es el juego más pesado en su distribución, con más de 110 GB de espacio en el disco duro entre instalación y actualizaciones. Y aún está en fase alpha.

Su sistema de juego también es especial: nosotros, como jugadores, adquirimos una nave, con pleno derecho sobre la misma, pero también podemos comprar una base, o hasta una estación completa con un hangar atestado de naves. Podemos pagar desde los 54 dólares de base hasta los 18.000. Como lo lees. 60 sistemas solares pletóricos de misiones y planetas ricos en minería y exploración nos esperan. Podemos alquilar nuestras naves, nuestros servicios o lanzarnos a la vida pirata y cazarrecompensas.

Star 1

‘Rebel Galaxy’: la guerra imposible

Lanzado hace menos de un año, este juego de Double Damage Games es un asombroso ejemplo de cómo crear algo de calidad con pocos recursos. Y encima, a un precio muy competitivo. Es una fantástica mezcla de ‘hundir la flota’ con un entramado bélico similar a la serie de culto ‘Firefly’. Tenemos batallas entre jugadores, exploración profana, comercio extraterrestre —incluso con puntos de subasta y negociación— y una banda sonora inmersiva para marinar todos los elementos.

Hay quien dice que este juego es demasiado arcade, demasiado pensado en acumular créditos sobre la posibilidad de desarrollar una trama. Pero precisamente este hándicap es un punto de partida ideal para un género duro, donde hay que tener en cuenta cientos de variables, la propia suerte, y una dificultad que no la definen las reglas, si no la aleatoriedad de las propias partidas.

Eve

‘EVE Online’: explora, expande, explota, extermina

Los islandeses CCP Games crearon en 2003 una obra que no ha parado de crecer. Y ya no por sus más de 5.000 sistemas solares o su concepción de MMO (multijugador masivo online), sino por ser capaz de crecer en todas direcciones, convirtiéndose en una lectura prístina de todos los estratos sociales, de trasladar los vicios y virtudes de la política y economía neoliberal y de convertirse en un gran tablero de ajedrez donde todos somos peones y unos pocos, muy pocos, reyes.

Una de sus claves orbita en torno a los sistemas de seguridad: podemos comerciar y jugar ayudando a otras corporaciones de jugadores en zonas de alta seguridad, pero también podemos lanzarnos a la nada más absoluta y salvaje, para obtener minerales raros de alto valor pero exponiéndonos a una total desprotección. De ahí que el tamaño de las naves, vigilar la oferta y demanda de los mercados, y medrar en los encargos de nuestros ‘jefes’ sea clave para sobrevivir.

Elite

‘Elite Dangerous’: mientras nos quede combustible

Si el primer ‘Elite’ es un tótem del género, un pilar representativo de la soledad espacial, su última versión es un peaje obligatorio. Además, seguramente este sea el juego que más se aproxima a ‘No Man’s Sky’. Dispone de batallas mediante su expansión ‘Arena’ y exploración planetaria gracias al DLC ‘Horizons’. No ofrece un comportamiento tan pop, tan cercano al first person shooter como ‘No Man’s Sky’, pero sí un escaneo de la superficie, incluso la opción de echar nuestras propias carreras mediante varios Scarab VRS (vehículo de reconocimiento de la superficie).

El guiño hacia ‘No Man’s Sky’ no es involuntario: el primer ‘Elite’ cabía en apenas 22 kilobytes de memoria gracias a su sistema de generación aleatoria de planetas. De ‘No Man’s Sky’ se ha dicho mucho, pero lo que no se sabía es que ocupa apenas 6GB y, encima, una gran parte se compone de assets de audio, los sonidos de la nave y la diferente flora, fauna y ambiente. Porque hasta la banda sonora es procedural, creada a partir de patrones, por el grupo británico 65daysofstatic.

X3- Terran Conflict

‘X3: Terran Conflict’: todo tiene un precio

X3 es un juego asombroso. De hecho, toda la saga X es famosa por su buen hacer, con especial mención a X Rebirth. Pocas veces se nos da tanta libertad: nos sueltan en mitad del Universo y, ale, a trabajar. Lo más parecido a ‘Los Sims’ en cuanto a simulación espacial. Corre el año 2938 y tenemos que aprender a comerciar con razas que no entendemos y formas de vida hostiles.

Exclusivo para PC pero sin exigir demasiados recursos —uno de los más indulgentes con nuestra placa base— podremos conseguir hasta 110 naves, abordar buques de guerra, implantar mejoras de armas o lanzarnos a la expedición pacifista. Además sus creadores, Egosoft, han construido una rica trama en torno al juego, con subtítulos en castellano. Tiene más de simulador de comercio que simulador espacial, pero de alguna forma logra impregnar cada partida con un ambiente distintivo.

Collider

‘Freelancer’ y sus MODS

Habíamos citado al comienzo ‘Star Citizen’. Lo que algunos no sabéis es que el creador del juego y fundador del estudio, Cloud Imperium Games, es también el creador de ‘Wing Commander’ o ‘Freelancer’, dos de las sagas de juego espacial más populares de todos los tiempos. ‘Freelancer’ es un título con solera que data de 2003, pero su rica comunidad modder se toma bastante en serio las cosas.

El verdadero aliciente de ‘Freelancer’ nace una vez acabamos su modo historia. Podemos explorar un vasto universo no cartografiado, sin información, que el jugador pueda aprovechar para especular. Es entonces cuando hay que templar nervios, aprender a controlar recursos y lanzarse al horizonte inexplorado.

La oferta de alternativas es prolífica y copada de oportunidades. Dejamos fuera los dos primeros ‘Freespace’ por su antigüedad, obras con las que debutó Volition, el estudio responsable de las sagas ‘Red Faction’ y ‘Saint Row’. También dejamos a un lado el free to play ‘Fractured Space’ y las diferentes entregas de ‘Homeworld’.

Adr1ft

El futuro de la VR

Para cerrar, no olvidemos que los simuladores espaciales se llevan especialmente bien con la Realidad Virtual. A la vista están Adr1ft, recién adaptado para PlayStation 4, que nos pone en la piel de un astronauta con poca fortuna; Paradox Interactive lanzó hace un par de meses el nada desdeñable ‘Stellaris’; y habría que echar un ojo a esas experiencias inmersivas llamadas ‘The Collider 1 y 2’, compatibles tanto con HTC Vive como con Oculus Rift.

Si queremos juegos más enfocados a la estrategia podemos lanzarnos a por ‘Distant Worlds’ o ‘Polaris Sector’ y sus más de 900 estrellas. O si queremos olvidarnos de tanta estadística, moneda de cambio y valores de vuelo, siempre podremos relajarnos con el impresionante ‘Star Wars: Battlefront‘. En cualquier caso, el vasto universo opaco está ahí fuera, listo para ser explorado por los aventureros más osados. No lo dejes escapar.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS