REVIEWS

‘The Legend of Zelda Breath of the Wild’: esto es lo que sabemos

Nintendo está que no para. A su éxito arrollador con ‘Pokémon Go‘ se suma una NES mini que hará las delicias de los nostálgicos. Pero su verdadero as en la manga viene de la mano de Link: el nuevo ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild‘. Revisamos con lupa todo lo que sabemos hasta la fecha para determinar de dónde viene este nuevo Zelda.

Para empezar, el juego ha sido presentado en sociedad y, aunque no sale a la venta hasta el 31 de marzo de 2017, ya copa toda la atención de la prensa internacional. Su juego más ambicioso, occidental y esperado esconde cientos de secretos por desvelar.

Un mundo en la palma de la mano

En primer lugar, ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ ha nacido como un juego de mundo abierto. Todo lo mostrado al público en la demo del pasado E3 correspondía a sólo el 2% del mapeado general. Según declaraciones de Eiji Aonuma, co-productor de la saga junto a Shigeru Miyamoto, ‘nuestra prioridad es hacer el juego de Zelda más completo’.

Eso sí: no todo estará disponible desde el comienzo de la partida. Pero una cosa sí es segura: podremos recorrerlo tanto a pie como a lomos de Epona, nuestro fiel corcel. Incluso volando en ala delta. Epona se comportará de manera inteligente, distanciándose cuando lleguen enemigos al escenario y respondiendo a nuestra llamada según lo necesitemos. Algo que ya vimos en el clásico de Rockstar ‘Red Dead Redemption’ y que también podremos disfrutar en el futuro ‘Horizon: Zero Down’.

Cada lago podrá ser nadado y cada montaña escalada: toda la topografía es explorable. Para esto deberemos aprender a gestionar con cuidado nuestra barra de cansancio, además de entrar en una suerte de ‘tiempo bala’ cada vez que repelemos con escudo un ataque o apuntamos con el arco.

Atalaya

Nintendo occidentalizada

Desde Nintendo han prestado atención a las clásicas atalayas de ‘Assassin’s Creed’ para crear algo parecido. Escalando a la parte más alta de las montañas lograremos identificar los objetivos de una zona concreta, ya que el mapa está dividido por regiones, que se irán desbloqueando según superemos mazmorras y venzamos a sus respectivos jefes.

Además, disponemos del Sheikah, una tabla para hacer skateboard por los valles que podemos convertir en diferentes herramientas. Una de ellas es un catalejo, desde el que observar en la distancia y marcar destinos que nos interesen. Esto recuerda en cierta medida al uso de los binoculares de ‘Far Cry’, uno de los juegos de mundo abierto más lúcidos, y que han sabido implementar otros juegos como ‘Mad Max’.

Peleando

Pero también tendremos sigilo. Atacar a nuestros enemigos —goblins, trolls, gólems— por la espalda tiene bonificación especial. La propia saga ‘Assassin’s Creed’ ya usaba el sigilo para camuflarnos y alcanzar a nuestros objetivos, heredado de clásicos como ‘Metal Gear Solid’ o ‘Splinter Cell’. Las zonas de hierba alta serán ideales para estudiar nuestra estrategia de ataque sin ser vistos.

Y, por último, tenemos el crafting, que consiste en aprovechar los recursos para crear objetos y mejoras. Recoger flores, minerales, fabricar flechas y bombas al vuelo: este nuevo Zelda es tremendamente dinámico gracias a que hereda las mejores ideas de ‘Minecraft’. Los objetos creados estarán sujetos a una durabilidad, llegando al punto donde se desgastarán y romperán.

En la actualidad, la mayoría de juegos incluyen elementos de crafting en tiempo real -‘The Witcher III: Wild Hunt’, ‘Uncharted 4: A Thief’s End’ o el inminente ‘No Man’s Sky’-, logrando que el jugador preste atención a sus pertrechos y sienta curiosidad en explorar cada recoveco.

Entrada a mazmorra

Una estética mágica

El estilo gráfico del nuevo ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ es una suerte de dos líneas distintas. Por un lado, siguen el camino creado a partir de ‘The Wind Waker’, un juego preciosista que combinaba dibujo animado mediante la técnica cel shading, con efectos de iluminación en tiempo real. Y, por otro, muestra una tonalidad más madura y oscura, con más tonos tierra.

Podríamos decir que recuerda al motor Jade usado por Ubisoft en su saga ‘Naruto’. Aunque donde deberíamos remontarnos realmente es a la saga ‘Ultimate Ninja’, creada por el estudio nipón CyberConnect2.

Por otro lado, podemos observar cómo las armas que maneja Link se han tecnificado. Nos olvidamos de los tirachinas para atacar con arcos y espadas mucho más optimizadas, con una estética dieselpunk propia de films anime como Metropolis, del prestigioso Shigeyuki Hayashi. Parece como si el elegante pincel de Ghibli, el estudio de animación más querido después de Disney, se fundiera con la estética de videojuegos como ‘Nier’. El resultado no puede ser más atractivo.

cocinando

Respetando las raíces…

Desde Nintendo insisten en que este Zelda retorna a los orígenes abstrusos y aventureros. Hablemos de nombres propios. Está dirigido por Hidemaro Fujibayashi, uno de los creativos que más ha aportado a la saga. Comenzó en ella en 2001, trabajando en las versiones para GameBoy ‘Oracle of Seasons’ y ‘Oracle of Ages’. Desde entonces ha luchado por traer la innovación a una saga llena de capas narrativas y con un canon difícil de seguir.

Las mazmorras y calabozos están tan presentes como siempre. Para ir medrando en nuestro viaje tendremos que sumergirnos en el fondo de amplias mazmorras, que se fundamentan en la siguiente idea: en cada una vamos poniendo a prueba las habilidades adquiridas en las anteriores, resolviendo pequeños puzles para llegar hasta el final.

Por ejemplo, disponemos de un imán que atrae grandes objetos, un reloj que detiene temporalmente el tiempo de algunas plataformas móviles, o incluso la posibilidad de lanzar hechizos mágicos. Todas estas nuevas habilidades se logran absorbiendo el poder de las runas recogidas al final de cada mazmorra.

Zelda alphabet

Lo que nos lleva a una vuelta a la tradición: como puedes ver en la imagen, este Zelda tiene su propio idioma rúnico. Este lenguaje único nos chivará la situación de zonas secretas, consejos de juego o incluso detalles de la trama fundamentales para conocer el devenir de Hyrule. Los secretos son habituales en esta saga, y esta vez quieren que el supramundo sea lo menos explícito posible. El jugador debe explorar a su ritmo y aprender.

… pero mirando al presente

Por otro lado, podremos convocar ayuda mediante varios amiibos. El juego dispone de la aplicación interna para invocar a Lobo y que nos ayude en la lucha, además de heredar la experiencia conseguida en ‘Twilight Princess HD’. Aún no se ha hablado de más amiibos, pero es seguro que tendremos más de un compañero, dentro y fuera del juego.

Batalla

Tanto el entorno como el clima son dinámicos: podremos quemar la hierba para poner en desventaja al enemigo o incendiar árboles para cosechar la madera resultante. El ciclo día/noche afectará a la jugabilidad: por el día nos enfrentamos a un tipo de enemigos y habrá secciones del mapa exclusivas. Por la noche aparecerán otro tipo de enemigos más poderosos y con distintas estadísticas. Y la temperatura importa: si hace frío, tendremos que vestir a Link con ropas de abrigo o irá perdiendo corazones.

Pero no debemos preocuparnos: podremos crear campamentos donde descansar y guardar partida, además de cocinar lo que hayamos recolectado y cambiar nuestros atuendos de batalla.

Esto afecta a cómo juguemos. Por ejemplo: si nos subimos a un árbol, recogemos unas cuantas manzanas y no nos las comemos, se acabarán pudriendo en nuestra bolsa de equipaje. En cambio, si hacemos una tarta, tendremos la posibilidad de recuperar más corazones de vida y mantener el alimento en buen estado durante más tiempo.

Algo que evoca irremediablemente al fantástico ‘Dragon’s Dogma’ de Capcom, pero con una mentalidad simplista. Además, existirán distintas líneas de diálogo con los personajes que nos manden las misiones, dando pie a fortalecer o romper vínculos con ellos.

Zelda de noche

Ganador absoluto en los Game Critic Awards de 2016 como el juego presentado en el E3 más atractivo, ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ se presume un juego inmenso, pletórico de cosas por hacer, armas por encontrar y mazmorras que explorar.

Tras 5 años de desarrollo -con razón Link es adulto- y uno de los equipos más grandes de Nintendo implicado (Nintendo Entertainment Planning & Development), es obvio que el mimo volcado en esta nueva entrega esconde más de lo que parece. Aún tendremos que esperar unos cuantos meses pero una cosa es segura: merecerá la pena.

Disponibilidad

Puedes consultar el precio y la disponibilidad de ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ en Media Markt.

HACE 4 AÑOS