HOW-TO

Cómo hacer un buen selfie: 13 trucos imprescindibles

Selfies, estas imágenes que nos tomamos sin ayuda de otros están de moda y cualquier momento y lugar es una ocasión perfecta para tomar una autofoto. Pero ¿quieres reventar Instagram y no parar de tener matches en Tinder con tus selfies? Pues descubre 13 trucos imprescindibles para hacer un buen selfie. Porque hay selfies y selfies (y salir bien en una autofoto no es tan sencillo como parece).

Comprueba tu look antes de la foto

efsane-selfieler-siralio-16

Empezamos con una obviedad: si quieres sacarte un buen selfie, comprueba tu look antes de la foto. De manual, ¿no?

Evita el ‘brazo gordo’

Cuidado con el brazo o puede convertirse en el verdadero protagonista de la foto como no vayas con cuidado (el llamado ‘síndrome del brazo gordo’, porque aparece desproporcionado).

El temporizador ayuda

Entre alargar el brazo, evitar que salga, tratar de pillar el mejor encuadre, estar pendiente de que todo salga centrado y que el fondo sea correcto, puede que pulsar el botón para hacer la foto resulte ya demasiado. 

Lo mejor para facilitar las acosas es usar el temporizador de la aplicación de la cámara. Hará que el resultada sea más placentero y relajado.

Además, si quieres un mejor resultado, puedes apoyar el móvil en alguna superficie. Con las manos libres siempre sale una pose más natural.

Evita el ‘ojo de pez’

selfie-homer-simpson

Si no quieres que tu cara se deforme, la mejor opción es alejar al máximo la cámara, con el fin de evitar el llamado efecto de ‘ojo de pez’.

El truco está en alargar tanto el brazo como te sea posible. Y si para ello has de ponerte de lado y utilizar el hombro para alejar aún más la cámara, hazlo sin dudar.

Y si la foto te la tomas con alguien, un amigo o pareja, lo más recomendable es siempre que la foto la haga el que tenga los brazos más largos (aunque nunca está de más usar un palo selfie, obviamente).

Utiliza la cámara trasera siempre que puedas

Parece lógico. Mucha gente utiliza la cámara frontal para tomarse los selfies, porque les resulta más sencillo verse en la pantalla del móvil.

Pero la realidad es que la mejor cámara de un smartphone es la trasera, por lo que las mejores imágenes las obtendremos con esa cámara.

Sólo hace falta un poco de práctica para encuandrar bien y listo. Como las fotos serán de  mejor calidad, siempre te verás mejor.

La cámara siempre ha de quedar por encima de tu cara

rihanna-ne-fait-plus-l-unanimite-avec-ses

Este truco es básico. Si te haces una foto desde abajo, tu rostro parecerá más redondo (si le pasa a la guapísima Rihanna, ¿cómo no te va a pasar a ti?).

Y si encima inclinas la cabeza es probable que te aparezca papada (aunque no la tengas realmente); mejor un poco para adelante o recta.

En cambio, si colocas la cámara ligeramente por encima de tu cara conseguirás un perceptible efecto de adelgazamiento, que hará que te veas mejor en la imagen.

Pero tampoco te pases con levantar la cámara: si la foto la tomas muy arriba, te saldrá una cabeza y nariz enorme. Tenlo en cuenta.

Pose natural, nada de ‘poner morritos’

article-0-1B0B43A800000578-145_634x543

Queremos salir lo más favorecidos posible y creemos que imitar a los modelos (que ellos sí saben posar) es la mejor opción. Pues no. Lo mejor es lo natural. Una pose relajada es mejor que una risa forzada. Y si no sabes poner ‘morritos’, ni lo intentes: quedas ridículo, con esa cara de pez.

Filtros sí, pero sin abusar

Una vez que te has tomado el selfie, puedes emplear alguna aplicación de edición de fotos, no sólo para recortar y retocar la imagen, sino que también para aplicar algún filtro fotográfico que la mejore (aquí tienes unos cuantos trucos de filtros de Instagram). Eso sí: que no se te vaya la mano con los efectos o te quedará muy artificial.

Elige un buen fondo

Selfie de Mike Hopkins, astronauta de la NASA
Selfie de Mike Hopkins, astronauta de la NASA

No hace falta que tengas este fondo de Mike Hopkins para tomar tu mejor selfie. Pero seamos realistas: por bonito que sea tu baño, no es lugar más bucólico para tomarse una foto.

La mejor opción es buscar un fondo resultón. Y si tiene elementos de naturaleza -como el mar, plantas o un cielo bonito-, siempre funciona.

Busca un lugar con buena iluminación y no uses el flash

En todas tus fotos, sean selfies o no, has de tratar que tengan una buena iluminación. La mejor opción es la luz natural. Y si encuentras un buen ángulo de inflexión de la luz ganarás mucho.

Evita tomarte una foto con el sol a tus espaldas o te quedará totalmente oscurecida.

En cambio, la luz del sol a mediodía endurece demasiado los rasgos.

Una iluminación tenue puede otorgar a la foto un aire misterioso que puede resultar muy sexy.

El mejor consejo es tomar el selfie con la luz de la primera hora de la mañana. Y cuidado con el flash. Ni se te ocurra utilizarlo.

No uses el espejo, a no ser que no haya otra forma de tomar la imagen que deseas

Evita los espejos. Las imágenes tomadas en los espejos del cuarto de baño con el móvil son muy mejorables.

Y, naturalmente, si aún así, pasas de este consejo y sigues utilizando el espejo, procura siempre que esté limpio.

Ten en cuenta el ángulo

17117_10152568076265613_203879645_n

La cámara tiene ángulos. No tiene por qué tomar todos los selfies de frente. Gira el objetivo hasta encontrar cuál es tu mejor ángulo.

Y la belleza es simetría, pero casi nadie tiene una cara simétrica. Por eso, una buena fórmula para disimularlo es ponerte de perfil, girando levemente la cara en un 3/4, que disimulará cualquier imperfección.

Y no mires directamente a la cámara. El mejor truco es fijar la vista en una de las esquinas de la cámara.

Si te sirve, una buena fórmula es cerrar los ojos, contar hasta tres y abrirlos de nuevo en el momento del disparo. Los expertos dicen que así consigues una mirada más expresiva, fresca y brillante.

Saca muchas fotos

Cuantas más fotos saques, más opciones tendrás para elegir la mejor toma. No te engañes: no pretendas sacar el mejor selfie de entrada.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 3 AÑOS