COMPARATIVAS

14 cosas que no debes compartir en tus redes sociales (jamás)

Compartimos demasiadas cosas en las redes sociales y eso es un peligro real. Y es que delatar cosas como nuestra ubicación, cuándo nos vamos de vacaciones o la fecha completa de nuestro nacimiento pueden parecer aparentemente banales. Pero la realidad es que esta información resulta un blanco fácil para los depredadores de todo tipo, que siempre están al acecho.

Descubre las 14 cosas que no debes compartir en tus redes sociales. Nunca. Jamás. ¿Queda claro?

Tu teléfono

shutterstock_276656837

¿Sabes esas llamadas que se producen cada tarde, a la misma hora, ofreciéndote UN ADSL más barato? Probablemente sacaron tu número de cualquier red social o foro en el que publicaste tu móvil.

Por ello, nunca reveles tu teléfono, a no ser que sea realmente necesario. Y siempre cerciórate que la web en cuestión tenga el protocolo HTTPS y que confirmen que protegen tus datos personales.

Tu mail

vector-4

Un caso parecido al del teléfono. A no ser que seas un amante del Spam, no publiques tu mail en Internet o tu bandeja se llenará de correos indeseados.

Si por algún motivo te resulta imposible no divulgarlo, un consejo: usa una dirección de email temporal o también puedes crearte una segunda cuenta alternativa para utilizar en estos casos.

Que te vas de vacaciones y en qué fechas vas

shutterstock_344828123

¿Te vas de vacaciones? Pues muy bien. Pero ni se te ocurra divulgarlo en tus RR.SS, especialmente las fechas en que tu casa va a quedar vacía.

Si publicas esa información en tus redes y llega a ojos inapropiados, podría tomarse como una invitación para pasarse por tu casa en tu ausencia y llevarse todo lo posible de ella.

Asimismo, las vacaciones en el extranjero pueden animar a los robos de dinero de tarjetas de crédito, ya que, en algunas ocasiones, ponerse en contacto con el banco se hace más complicado, a la vez que la falta de cobertura de algunos usuarios hace que no reciban los mensajes del banco alertando sobre retiros de dinero en efectivo o traspaso importantes.

Tu ubicación actual

vector-idoia

Pese a que muchas apps te animan a compartir tu ubicación, como Facebook o las fotos geolocalizadas de Instagram, no es aconsejable: te pueden pasar cosas como ésta, a menos que revises concienzudamente las opciones de privacidad de la aplicación en cuestión.

Además, adviertes que no estás en casa (avisado quedas).

Cuidado con ofrecer el número de tu tarjeta de crédito

shutterstock_176644529

Nunca publiques una imagen o información de tu tarjeta de crédito.

Con esa información, algún estafador podría disponer de tu dinero y después será muy difícil demostrar que no fuiste tú quien realizó las transacciones.

Sin ir más lejos, existe una cuenta en Twitter, @NeedADebitCard, que publica imágenes de tarjetas de crédito que los usuarios publican en las redes sociales. Una especie de aviso sobre cómo la imprudencia de los usuarios puede conducir a un desastre.

Y no nos referimos a imágenes borrosas o pixeladas, en las que apenas se pueden distinguir los números. Hablo de fotos de la tarjeta de crédito absolutamente intencionadas, con todos los datos en primer plano. 

Quejas y cotilleos

shutterstock_96492581

Lo sé: las redes sociales son un lugar donde desahogar la frustración diaria. Es muy fácil escribir una serie de tuits rajando o con un post de Facebook, pero lo mejor es que lo evites a toda costa.

Y es que en un momento de enfado, puedes hacer, sin quererlo, comentarios que pueden ser considerados incorrectos (chistes crueles, comentarios racistas, imágenes gráficas, palabrotas, etc).

Si caes en alguno de estos errores, serás visto como irrespetuoso, perderás credibilidad y tu reputación online se desmoronará en un momento.

Y, obviamente, no se te ocurra rajar de un compañero o tu jefe en las RRSS. Es poco profesional y juega en tu contra siempre. Recuerda que, en la actualidad, Recursos Humanos de las empresas comprueban los perfiles de los candidatos antes de decidirse por uno.

Además, algunas empresas estipulan en el contrato laboral la restricción a publicar en la Red cualquier detalle u opinión sobre el trabajo o la oficina y algunos empleados se olvidan de eso (o, simplemente, lo ignoran).

Conversaciones privadas

vector-2.jjpg

Compartir correos personales, así como capturas de pantalla de conversaciones privadas, como las que mantenemos en Telegram o WhatsApp, no es delito todavía, lo cierto es que sí se han condenado ya a personas que han publicado este tipo de conversaciones.

Pero no nos engañemos: es un hecho totalmente reprobable.

Fotos de niños etiquetados con sus nombres

shutterstock_116278801

Lo más habitual es que cuando alguien tiene un hijo inunde las redes sociales con fotos suyas.

Pero ten en cuenta que en Francia, por ejemplo, no hace mucho, la policía tuvo que alertar a los padres sobre el peligro de poner fotos de sus hijos en Facebook, ya no sólo pensando en pederastas, sino también en las posibles consecuencias psicológicas y sociales para el menor cuando crezca.

De hecho, los científicos de la universidad de Michigan demostraron en un sondeo, realizado a nivel nacional en Estados Unidos, que esas publicaciones podrían herir la sensibilidad de los hijos en el futuro: en la adolescencia o juventud muchos se sienten avergonzados o incómodos al ver una información privada expuesta en la Red.

Obviamente, la cuestión es todavía más grave cuando colgamos fotografías de menores que no son nuestros hijos y no están bajo nuestra tutela (como hijos de amigos). En este caso, siempre absolutamente siempre, deberíamos pedir permiso a los padres.

La fecha completa de nacimiento

shutterstock_99040013

Si bien es agradable que te feliciten por tu cumpleaños, piensa que publicar la fecha completa de nacimiento, así como el lugar, puede ser una información de mucha utilidad para aquellos que se dedican al robo de identidad y abrir cuentas en tu nombre.

Por ello, si al abrir algún perfil te exige esta información para registrarte, bloquéala de tal manera que sólo tú tengas acceso a ella.

Publicar la dirección de tu casa

shutterstock_164515391

Si eres tan inocente de publicar la dirección de tu casa, puede que algún malhechor pueda entrar en tu casa cuando no estés y robar aquellos objetos de valor de los que, tal vez, en alguna ocasión, hayas presumido en tu perfil.

Piénsalo dos veces: si no le darías tu dirección real a una persona desconocida, ¿para qué publicarla al acceso de todos?

Publicar demasiada información acerca de tu familia

shutterstock_415695742

Desgraciadamente, los delincuentes se valen de cualquier información para hacer el mal. Por ello, lo más recomendable es que no agregues mucha información personal; en especial, fotos familiares en las que describas quién es quién y qué hace o a qué se dedica.

Tu situación sentimental

shutterstock_247899088

Especificar cuál es la situación con tu pareja no es una buena idea. Primero, porque das pie a que se meta a opinar quien no debes, cree chismes o empeore la situación.

Y, por otro lado, porque también hay casos de estafadores que empiezan con conversaciones ‘románticas’ o coqueteos en las redes.

Fotos de tus amigos

shutterstock_313209971

Está genial que compartas fotografías de tus cenas, fiestas o excursiones con tus amigos. Pero asegúrate siempre de que saben que las vas a publicar online y de que no les importa salir en redes sociales

Aunque no sean menores, como en el caso que hemos visto antes de los niños, también tienen sus propios derechos de imagen. 

Imágenes comprometedoras

shutterstock_225271447

Las fotografías que documentan borracheras, fiestas desmadradas o imágenes íntimas no son nada recomendables de compartir por RR.SS.

Si aun así quieres seguir publicándolas, debes ser consecuente y saber a qué te expones. 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios. 

HACE 4 AÑOS