REVIEWS

Qué es un hoverboard: su evolución y futuro

7 COMENTARIOS

Nacidos en la década de los 60 en California para surfear por tierra en los días en los que el mar estaba en calma, los skates no tardaron mucho en volverse universales. A comienzos de los años 80 el skateboarding ya se había expandido por cada rincón del mundo. Ahora, más de treinta años después, se enfrenta a una revolucionaria reinterpretación con la llegada de los ‘hoverboards’.

Te desvelamos todos los secretos de este nuevo gadget tecnológico de transporte.

¿Qué es un hoverboard?

¿Todavía no sabes qué son los hoverboards? Hablamos, ni más ni menos, que de los monopatines eléctricos que le robaron el nombre al auténtico aeropatín de la película ‘Regreso al Futuro‘. Descendientes directos de los segways -esos curiosos aparatos con dos ruedas y un manillar relegados a la realización de rutas turísticas- los primeros hoverboards que llegaron al mercado tenían una sola rueda central.

Con dos soportes laterales para los pies no eran precisamente cómodos de usar, por lo que no es de extrañar que pronto sufrieran una remodelación para convertirse en tablas autoequilibradas de dos ruedas. Más sencillas de manejar y con un precio más competitivo que el de sus progenitores los segways, los ‘hoverboards’ no tardaron en apoderarse de las calles. Pero, ¿estamos realmente ante los predecesores de los clásicos skateboards?

Hoverboard, la evolución del skate

La forma de los hoverboards más populares –los de dos ruedas- dista bastante de la estética de los clásicos monopatines. Es por ello que algunos se niegan en rotundo a pensar que estas nuevas tablas autoequilibradas puedan llegar a sustituir a los clásicos ‘skates’. Aunque seguramente el diseño de este ‘hoverboard’ haga que más de uno se replantee el futuro del skateboarding.

Con una única rueda central, este hoverboard diseñado por la compañía estadounidense Hoverboard Technologies es más parecido a un skate de toda la vida, lo que lo hace mucho más dinámico y funcional. Además, al ser tan robusta y resistente, su rueda central permite el desplazamiento a través de superficies rugosas e irregulares.

Por si fuese poco, está equipado con un sistema eléctrico que permite que el monopatín se mueva sin necesidad de ser impulsado y con una batería que puede recargarse rápidamente (en tan sólo 16 minutos). Hoverboard Technologies asegura que, con una sola carga, su hoverboard es capaz de recorrer hasta 19 kilómetros a una velocidad máxima de 25 Km/h.

Hoverboards-Mediatrends

Disponible en tres versiones (Lite, Semi, y Full), tan sólo el modelo más top (Full) presume de brillar en la oscuridad gracias a las luces LED de diferentes tonos que rodean su tabla. Esta es, asimismo, la única versión que monta altavoces con función bluetooth para poder rodar al ritmo de la música.

Este skate futurista dispone, además, de una app móvil que permitirá a los usuarios activar y bloquear la tabla, comprobar el nivel de carga y estado de la batería, ajustar el límite de velocidad y recopilar distintos datos y parámetros.

Hoverboards-Mediatrends-2

Aunque todavía no se ha lanzado al mercado, ya se puede reservar a través de su página web.

Flyboard Air, el auténtico monopatín de Marty McFly

No hay duda de que el monopatín de Hoverboard Technologies podría convertirse en una de las tablas más populares dentro del mundo del skateboarding en un futuro próximo. Pero si hay un ‘hoverboard’ que verdaderamente merece ser conocido por el mismo nombre con el que Marty McFly bautizó a su monopatín aéreo, ese es el Flyboard Air. Y es que este monopatín creado por la compañía francesa propiedad del campeón de jet ski e inventor del flyboard acuático, Franky Zapata, es capaz de volar.

Equipado con un motor a reacción y dirigible mediante un joystick, Zapata asegura que el Flyboard Air –todavía en fase de prueba- es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 150Km/h, volar durante unos 10 minutos y subir hasta los 3.000 metros de altura.

Aunque por el momento, durante la demostración realizada por el propio Franky Zapata, el Flyboard Air se mantuvo en el aire unos cuatro minutos volando a una altura máxima de 30 metros y a una velocidad aproximada de 50 km/h, recorriendo una distancia de 2.252 metros. Todo un logro, pese a no alcanzar las cifras máximas marcadas por su inventor, que le ha servido para superar el récord mundial de distancia recorrida sobre un hoverboard aéreo (establecido en 275 metros).

Con ruedas o voladores, no hay duda de que los hoverboards han llegado para quedarse. ¿Sustituirán a las clásicas tablas de skate? Eso ya está por ver. Pero lo cierto es que la diversión, sin duda, está asegurada.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS