COMPARATIVAS

Amor por el pixel: 8 juegos que son un homenaje al pixel art

El pixel. La menor unidad homogénea en color que forma parte de una imagen digital. Hoy en día, con las pantallas de alta resolución, son casi imposibles de distinguir, pero hace poco más de dos décadas, eran como puños. Para que te hagas una idea, la NES tenía una resolución de 256×240 pixeles. Eso es el 3% de la resolución Full HD (1920×1080) que tienen la gran mayoría de teléfonos móviles hoy en día.

Sin embargo, toda una generación recuerda con nostalgia los juegos de esa época. Las limitaciones técnicas despertaban el ingenio de los desarrolladores, que hacían disfrutar a su público con auténticas obras de arte como Super Mario Bros, Metal Slug, Contra, Monkey Island, Mortal Kombat… buff, la lista es infinita.

Desde entonces, los juegos han evolucionado y cada vez se acercan más a la realidad. Pero son muchos los desarrolladores, diseñadores y, también, jugadores, que quieren seguir disfrutando del encanto y la belleza del pixel. A continuación, 8 juegos que son todo un homenaje al pixel art.

Super Meat Boy

Lanzado en 2010, Super Meat Boy es para muchos la quintaesencia de los juegos pixel art, el que recupera la esencia de finales de los 80 y principios de los 90.

Un juego de plataformas con unas mecánicas perfectamente diseñadas, niveles pixel-perfect, sprites maravillosos, un montón de niveles y personajes secretos y, como colofón, una banda sonora impresionante. Imprescindible.

Hotline Miami

Hotline Miami no le va a la zaga a Super Meat Boy. Recupera un género que se había perdido en el mundo del videojuego desde los primeros GTA: el shooter cenital.

Un punto de vista que los desarrolladores no escogieron sólo por nostalgia, sino también para alejar emocionalmente al jugador del reguero de violencia que presencia desde el primer momento, algo que también le ocurre al personaje. Otro imprescindible.

Fez

Fez es un juego maravillosamente peculiar. Parece un plataformas clásico, con sus dos dimensiones y sus niveles diseñados cuidadosamente pixel a pixel, pero esconde una tercera dimensión -puedes girar el mundo 90º y cambiar la perspectiva- que lo hace realmente sorprendente y único.

Papers, Please

Parece imposible que este juego, en el que se recrea el trabajo de un funcionario fronterizo de un país comunista imaginario en plena guerra fría, tuviera tanto éxito.

Pero la realidad es que Papers, Please es un juego con una historia, una ambientación y unas mecánicas tan bien diseñadas, que engancha hasta tal punto que las horas pasarán sin darte cuenta.

Gods Will be Watching

Las aventuras gráficas. Otro género que perdió fuelle en pos de juegos más rápidos y dinámicos, pero que sigue sorprendiendo con auténticas joyas como Gods Will be Watching.

Obra del estudio valenciano Deconstructeam, destaca por sus magníficos escenarios, cada uno una obra de pixel art, y por su despiadada dificultad, que te hará devanarte los sesos y meditar cada decisión con cuidado, pues aquí cada acto tiene consecuencias.

Super Time Force

Todo un homenaje al mítico Contra, tanto por mecánicas como por diseño y escenarios, aunque con giro interesante.

En Super Time Force puedes viajar hacia atrás en el tiempo y volver a combatir tus enemigos junto a tu antiguo/futuro tú.

Broforce

Si Super Time Force es un homenaje a Contra, Broforce lo es del no menos clásico Metal Slug.

Locura infinita a la hora de diseñar niveles y, sobre todo, enemigos y “jefes finales”. Acción ochentera a todo trapo.

Hyper Light Drifter

Claro que si de hablar de pixel art se trata, probablemente Hyper Light Drifter se lleve la palma.

Un RPG que recoge la esencia de los clásicos de los 8 y 16-bit: un diseño impecable, magnífica paleta de colores, mecánicas modernizadas y grandes escenarios.

El broche perfecto para estos 8 juegos que son un homenaje al pixel art.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS