COMPARATIVAS

Bombillas halógenas vs de bajo consumo vs LED: cuáles son las mejores

19 COMENTARIOS

En 1879, Thomas Edison consiguió que su primera bombilla luciera dos días seguidos. Más de un siglo después, el inventor estadounidense estaría asombrado por la duración de los sistemas de iluminación modernos descendientes del suyo, que pueden estar iluminando varios años sin interrupción. Lógicamente, hay bombillas que duran más y hay bombillas que duran menos.

En su afán por mejorar la eficiencia energética, la Unión Europea ha aprobado una normativa por la cual los focos halógenos desaparecerán. De esta forma, se reducirá la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera y se desperdiciará menos electricidad.

Desde el pasado 1 de septiembre de 2016, los fabricantes de iluminación ya no pueden vender focos halógenos en sus tiendas. Bueno, hay un matiz a esta prohibición, y es que sí podrán agotar todos los focos de este tipo que tienen almacenados en este momento. No es la primera prohibición sobre bombillas que realiza la UE, que ya en 2012 decidió que la lámpara incandescente pasase a mejor vida. La que perfeccionó Edison 137 años antes.

Ante esta prohibición, puede quedarte más de una duda como consumidor. ¿Qué bombillas puedes usar todavía? O, si queremos ir un poco más allá, ¿qué bombillas tienen un futuro mejor por delante? No es una pregunta tonta porque elegir un sistema con menos perspectivas de duración puede llevar al usuario a tener que cambiar sus bombillas otra vez en poco tiempo.

Las alternativas que están disponibles en el mercado son las bombillas halógenas, las bombillas fluorescentes compactas o de bajo consumo y los LED. A continuación tienes un análisis de todas ellas.

Bombillas halógenas

bombillas-mediatrends2

La característica principal de las bombillas o lámparas halógenas es que tienen un filamento de tungsteno dentro de un gas inerte y una pequeña cantidad de halógeno como yodo o bromo. Este filamento y esos gases están en situación de equilibrio químico, lo que impide que el tungsteno evaporado se deposite en el interior de la bombilla y oscurezca ésta. Además, también conviene destacar que en este sistema de iluminación el vidrio se sustituye por un compuesto de cuarzo, que soporta mucho mejor el calor.

Los aspectos positivos y negativos de las bombillas halógenas a tener en cuenta son:

  • Consumen un 30% menos de electricidad que las antiguas incandescentes.
  • Nada más encenderlas ya iluminan a plena potencia.
  • Tienen una duración estimada de entre 2.000 y 5.000 horas. Es superior a la de las bombillas incandescentes, que es entre 500 y 2.000 horas.
  • Los ciclos de encendido y apagado no acortan su vida útil.
  • Tiene una mayor eficacia luminosa que las incandescentes. Su rendimiento luminoso es de 10-30 lm / W (lúmenes por vatio). A mayor cantidad de lúmenes, más intensidad de luz.
  • No hay que tocar la ampolla de la lámpara con los dedos porque la grasa de la piel puede destruir la lámpara. Esto lo han solucionado algunos modelos con otra ampolla de cristal sobre la primera.
  • La UE ha determinado que a partir de 2018 dejarán de producirse por lo que les queda poco tiempo de uso.

Bombillas de bajo consumo o fluocompactas

bombillas halógenas-mediatrends4

Con este nombre genérico de bombillas de bajo consumo se conoce a las lámparas fluorescentes compactas o fluocompactas (LFC). Tienen la misma tecnología que los tubos fluorescentes tradicionales, pero en un menor tamaño. Como su funcionamiento es complicado, lee aquí la explicación de cómo funcionan estas lámparas si estás interesado.

Las principales características positivas y negativas de las lámparas de bajo consumo o fluocompactas son:

  • Consumen hasta un 80% menos que las antiguas bombillas incandescentes porque producen mucho menos calor.
  • Tienen una vida útil superior a las bombillas halógenas y estimada entre 10.000 y 20.000 horas.
  • El rendimiento luminoso de la LFC es de aproximadamente 56-60 lúmenes/W. Mejor que el de las bombillas halógenas.
  • Consumen mucha menos potencia que las incandescentes de forma que una fluocompacta de 15 W produce la misma luminosidad que una incandescente de 75 W.
  • Tardan unos pocos segundos en iluminar a plena potencia.
  • Los ciclos continuos de encendido y apagado acortan su vida útil.
  • Contienen mercurio, una sustancia muy tóxica para el medio ambiente. No se pueden tirar a la basura sino que hay que reciclarlas en un punto limpio.

LED

bombillas LED-mediatrends4

Con las siglas LED se conoce a los diodos emisores de luz. Son la parte esencial de las lámparas LED o lámparas de estado sólido. La luz de un LED no es muy intensa por lo que es necesario agrupar muchos LED en una red para conseguir una luminosidad similar a las de otras lámparas. De esta forma, al estar formadas por muchas ‘bombillitas’ o LED, este tipo de lámparas son muy reconocibles. Además, es una tecnología a la que se está encontrando múltiples aplicaciones como por ejemplo los televisores LED.

Las principales características positivas y negativas de los LED son:

  • Consumen hasta un 80% menos que las bombillas incandescentes de toda la vida porque emiten muy poco calor y la energía la gastan en iluminar. Un registro que le iguala a las fluocompactas.
  • Una bombilla LED de 10 W produce la misma luz que una incandescente de 75 W.
  • Tienen una vida útil de entre 20.000 y 50.000 horas. Las que duran más del mercado. Ojo, no compres LED de baja calidad venidos de China, que pueden durar mucho menos.
  • A esta duración no le afectan los ciclos de encendido y apagado.
  • Iluminan a plena potencia de forma instantánea.
  • El rendimiento luminoso del LED es de aproximadamente 100 lúmenes/W.
  • Reproducen bien todos los colores.
  • Son las más caras.

Comparativa de consumo

Una vez vistas las características principales de los tres tipos de sistemas de iluminación que siguen vigentes en el mercado, queda por ver con cuál de ellos se ahorra más dinero. Para determinar el ganador en esta categoría, hay que comparar bombillas con una misma luminosidad.

Una bombilla incandescente de 75 W produce la misma luz que una bombilla halógena de 60 W y también la misma que una bombilla de bajo consumo o fluocompacta de 20 W y que una bombilla LED de 10 W.
Suponiendo que el precio del kilovatio por hora está en 0,13 €, que es más o menos la media de lo que cobran las distintas compañías, toca ver cuánta electricidad consume cada tipo de bombilla.

La fórmula para el cálculo del coste de la energía es la siguiente: (m W) x (n h) x (k EUROS / 1000 W x h). En ella, m es el número de vatios de la bombilla y n es el número de horas, que será 8.000 en todos los casos. De esta forma, el cálculo del coste de cada bombilla es:

Bombilla incandescente (prohibida en 2012): 75 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 78 €.

Bombilla halógena: 60 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 62,4 €.

Bombilla de bajo consumo o fluocompacta (LFC): 20 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 20,8 €.

Lámpara LED: 10 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 10,4 €.

Con toda esta información, ahora deberías tener más claro qué tipo de bombillas utilizar en tu casa.  Puedes conseguir la misma luz gastando menos electricidad, lo que ayudará a cuidar el medio ambiente.

HACE 3 AÑOS