REVIEWS

Quién lidera la carrera del coche sin conductor

El futuro de la automoción no precisará de pedales ni volantes. Los coches autónomos parecen predestinados a marcarnos los desplazamientos en el futuro cercano, dejando la conducción, tal y como la conocemos ahora, sólo para aquellos que realmente les guste tener el control. Pero en una carrera tan apetitosa como ésta, no sólo las compañías tradicionales quieren tener parte del pastel, sino que los líderes de Internet también se han sumado al carro. ¿Quién liderará esta transformación?

El sector del automóvil ha ido evolucionando con el paso de los años (casi siglo y medio desde la incorporación del motor de combustión da para mucho), con los coches eléctricos como gran reclamo actual. Pero pronto empezaremos a ver otro tipo de vehículos por las carreteras (cuando las leyes acaben adaptándose), los coches sin conductor o autónomos.

Coche autónomo de Uber-mediatrends2

En Estados Unidos ya se están probando, y son fruto de la unión de varios factores. Por un lado, y quizá más importantes, los avances tecnológicos: el escaneo en 3D en tiempo real, los algoritmos y los sistemas de a bordo (ordenadores) permiten ahora un procesamiento instantáneo de todo lo que ocurre alrededor de los vehículos. De este modo, tienen la posibilidad de reaccionar y dar órdenes al vehículo de forma autónoma.

A esos avances se les suman que estamos ante una industria millonaria, con lo que ello significa: un pastel (económico) muy apetecible para cualquier empresas.

Muchas empresas están investigando en esta cuestión, y parece que hay consenso de que más allá de los pilotos automáticos ya implantados y alguna que otra prueba real, pronto veremos la expansión de este tipo de servicios.

Los fabricantes tradicionales

FORD

Vehículo autónomo de Ford-mediatrends4

La compañía tradicional de la industria de la automoción que más está investigando en esta cuestión es Ford. La empresa presidida por Mark Fields tiene entre ceja y ceja la innovación en carretera, y buena parte de sus esfuerzos se centran en los coches autónomos.

Tanto es así que el pasado agosto, Fields puso fecha al lanzamiento de su primer coche autónomo capaz de circular en cualquier carretera. Será en 2021, y se trata de un coche destinado al uso compartido. Por cierto, no tendrá ni pedales ni volante.

“La próxima década estará marcada por la automatización del automóvil y veremos cómo los vehículos autónomos tendrán un impacto muy importante en nuestra sociedad, tal y como lo hizo hace más de 100 años la fabricación en serie de Ford”, dijo Fields.

Más allá de las buenas palabras, la firma está triplicando la flota de vehículos autónomos que están circulando por las carreteras de Estados Unidos, y se convertirá “en la flota más grande de cualquier fabricante”, dijo la compañía.

TOYOTA

Control de un Lexus de Toyota-mediatrends5

La japonesa Toyota es otra de las empresas tradicionales que está haciendo los deberes en conducción autónoma. Lo suyo es casi una carrera contrarreloj, pues los Juegos Olímpicos de Tokio (2020) prometen ser el escaparate mundial perfecto para dar a conocer esta tecnología… Y Toyota juega en casa.

Para lograrlo, la empresa anunció la inversión de 1.000 millones de dólares (unos 900 millones de euros) en centros de investigación sobre este tipo de vehículos. Desde el propio sector no se duda de que más pronto que tarde habrá importantes noticias al desde la firma nipona.

RENAULT-NISSAN

Asistente de un Renault-mediatrends6

La alianza Renault-Nissan tampoco quiere quedarse atrás en esa carrera de alta velocidad. Más allá de acuerdos de accionariado, las compañías tienen en marcha un plan conjunto de desarrollo de coches autónomos que culminará ‘antes del 2020’, cuando las firmas tendrán en circulación los coches totalmente autónomos.

Las marcas se han fijado un calendario: entre este año y el próximo probarán un sistema de control automático del vehículo en vías rápidas, mientras que en el 2018 tendrán en el mercado un ‘sistema de delegación parcial de la conducción’. En el 2020, el plan debe estar completado.

Los líderes tecnológicos

GOOGLE

Un coche de Google-mediatrends6

Hablar de coche autónomo es hablar de Google. La firma lleva nada más y nada menos que cinco años probando la tecnología propia que hace posible que estos coches circulen por las calles. Primero fue en circuitos cerrados, y después ya en carreteras abiertas, y de momento los resultados son satisfactorios.

Google ha liderado durante años este viejo sueño, y su fuerte es la tecnología. Además de sus coches propios, ha apostado por probar sus sistemas en coches de otras marcas como Toyota.

Pese a algunos contratiempos y multas por circular demasiado despacio, por la acumulación de horas en la carretera parece que el proyecto va viento en popa.

TESLA

El piloto automático de Tesla-mediatrends7

Todo lo que toca Elon Musk parece destinado a tener éxito, y sin duda su marca de coches eléctricos Tesla es una de las firmas a tener muy en cuenta.

Estos coches, de momento al alcance sólo de los que se los pueden permitir, incorporan ya algunos avances tecnológicos que son un paso intermedio entre la conducción tradicional y la autónoma: un piloto automático.

El piloto automático de sus coches ha dado de qué hablar últimamente por causar la primera muerte en carretera, pero erróneamente se confunde lo que es un piloto automático con dar el control absoluto al ordenador del coche.

En el caso de Tesla, el piloto es un asistente que sí, guía al coche en las vías rápidas, pero la compañía deja muy claro que el piloto (ser humano) debe siempre supervisar la conducción del piloto automático, sin levantar las manos del volante y estando atentos a lo que pueda pasar.

Más allá de ese suceso, Musk ha dejado claro que la conducción autónoma es el futuro, pero que tardará en llegar y que poco a poco se irán asumiendo fases de autonomía. La firma, pues, juega con la ventaja de ser un híbrido entre compañía ‘tradicional’ y tecnológica.

UBER

Coche autónomo de Uber-mediatrends7

Sin tener un solo coche propio, pero es una de las compañías de moda en todo el mundo, Uber ha sorprendido a propios y extraños con una gran apuesta por la conducción autónoma.

Casi de la nada, Uber ha llegado a un acuerdo con el fabricante Volvo para poner en las calles de Pittsburg los primeros coches autónomos en circulación, en un pacto cifrado en 300 millones de dólares (repartidos al 50%) para poder probar la nueva tecnología. Los coches están ya en funcionamiento desde hace una semana, y de momento no ha habido incidentes.

Sin embargo, el repentino aterrizaje ha puesto en alerta a todo el sector, no sólo por la rápida apuesta, sino porque una cosa son las vías rápidas y otra las ciudades.

En estas, cualquier problema en el que se vean involucrados los transeúntes (accidentes) puede provocar una reacción en cadena contra los coches autónomos (legislación incluida) que puede echar por tierra años de desarrollo.

Una carrera de fondo

La carrera por liderar la conducción autónoma es más una carrera de fondo que no los 100 metros lisos, por lo que seguro que tendremos más y más avances durante los próximos meses. ¿Quién se llevará el gato al agua?

HACE 3 AÑOS