REVIEWS

‘Battlefield 1’: un retrato de la I Guerra Mundial pixelada

Cuando ‘Call of Duty: Infinite Warfare’ (Infinity Ward, 2016) tomó el camino de la guerra tecnificada y la pompa futurista, los chicos de Battlefield miraron hacia el otro lado, hacia ese conflicto tan denostado en las guerras ficticias como es la I Guerra Mundial.

Existen unos 60 videojuegos ambientados en la I Guerra Mundial —51 según Historia Games, 59 según la Wiki oficial—. De los casi 1500 juegos basados en conflictos bélicos reales, los de este periodo histórico representan apenas el 5,8% del total. Entre 1914 y 1918 sucedieron muchas cosas, pero parecen no interesar a nadie.

Batalla Battlefield

La I Guerra Mundial fue un suceso sucio, horripilante. Mientras unas naciones progresaban tecnológicamente a pasos agigantadas, otras quedaban sepultadas por economías rurales y una nula industrialización. Esta fue una guerra desequilibrada, de trincheras, donde se dieron combates desiguales de fusiles de cerrojo y caballo amaestrado contra bombarderos y tanques blindados. Fue, por tanto, un conflicto complejo en términos sociales, donde países de la vieja Europa lucharon sin cuartel hasta quedar exhaustos.

Tratar esta multiplicidad de voces no es fácil. Requiere un amplio estudio documental de los diferentes núcleos bélicos y poner en perspectiva las ganancias y las pérdidas. Porque en una guerra, ya sabes, no hay buenos ni malos, solo soldados intentando sobrevivir. Veamos quienes han quedado en nuestra memoria, qué juegos han sabido traer este conflicto internacional a nuestras consolas con sentido y buen gusto.

La amarga aventura

Aventura se asocia a diversión y descubrimiento. De eso no hay duda. Pero existen ejemplos torturados que son, a todas luces, la antítesis de la diversión. Un gran ejemplo lo encontramos con Valiant Hearts, una de las lecturas más oscuras que podemos encontrar de la I Guerra Mundial.

valiant emile

‘VALIANT HEARTS: THE GREAT WAR’

Creado por Ubisoft Montpellier en 2014, ‘Valiant Hearts’ hablaba de amigos y familiares enfrentados por la guerra, de cómo los diferentes bandos obligaban a tomar decisiones. El resto eran sencillos puzzles, pero revistieron todo el juego con decenas de datos históricamente contrastados, material gráfico de archivo y un desenlace realista y poco halagador. La guerra no tuvo favoritismos, desde luego. Un juego evocador, lleno de belleza y buenos compañeros —un perro muy listo nos ayudará en nuestra aventura— y pérdidas irreparables.

‘THE LAST EXPRESS’

Jordan Mechner es una leyenda. A él le debemos la saga ‘Prince of Persia’, por ejemplo. Pero para ‘The Last Express’ quiso dar un cambio de rumbo. Una aventura gráfica de viejo cuño, las llamadas point and click, fue lanzada en 1997 bajo la estética de Broken Sword y juegos afines, con cierto regusto por la Agatha Christie más noir.

the-last-express-heroe

Esta es una historia llena de emoción y con una trama muy bien construida. El jugador maneja al médico Robert Cath que ha tomado el último Orient Express en 1914 para salir de París a Constantinopla. Cath está huyendo de una acusación falsa de asesinato y se cruza con conspiraciones políticas y un abanico de personajes interesantísimo, incluido un affaire que dejará marcado al jugador.

Usando su querida rotoscopia y un marcado aire art nouveau, ‘The Last Express’ aún destaca por esa capacidad de generar tensión, gracias al uso del tiempo dentro del juego, y de evocar lo que las mejores novelas de Sherlock Holmes: hacernos sentir parte de algo más grande.

Pongamos los dados sobre la mesa

Los juegos de estrategia sí que han sabido trasladar la contienda al tablero. Porque de alguna manera reducen todo a cifras: tantos tanques tengo, tantas tropas de infantería, puedo cruzar ese río, no debería asomarme a esa barricada, etcétera.

Victoria II

‘VICTORIA II’

Aunque en este particular podríamos centrarnos en juegos más concretos, como ‘Guns of August: World War I 1914-1918’, conviene citar este ejemplo como modelo a seguir. El estudio sueco Paradox lanzó en 2010 esta secuela con la que abarcaron 100 años de conflicto —desde 1836 hasta 1936—, dando la posibilidad de jugar con hasta 200 naciones.

Lo que hace distintivo y merecedor de este espacio es su mentalidad. Realmente consigue que pensemos como un estratega, que cuidemos la gestión de nuestro país, y su salud social y económica. Es un juego tan bélico como diplomático, donde una buena decisión en periodo de paz es más importante que sacar los tanques a la calle y liarse a derribar muros.

‘BATTLE OF EMPIRES 1914 – 1918’

Este sí que logra concentrar su músculo en aquellos cuatro años clave para el devenir histórico. Bajo su apariencia recoleta esconde un cerebro poderoso y evocador. Este juego de estrategia en tiempo real fue desarrollado por Great War Time con la premisa de crear una obra definitiva. Es cruento, ya que durante las tres campañas viviremos momentos de ataques con gas, infiltración en trincheras y detonaciones controladas. Es salvaje; y es quizá el ejemplo más representativo de su género.

Empires

‘DARKEST HOUR: A HEARTS OF IRON GAME’

Algo más vetusto que el anterior (lanzado en 2011), ‘Darkest Hour’ es una secuela conceptual de ‘Hearts of Iron II’. No ha parado de mejorar gracias a su comunidad de “modders”, y con cada revisión ha ido situándose como una de las piezas más fidedignas de este conflicto. Tan solo hay que observar la buena prensa que lo rodea.

‘TOY SOLDIERS’

toy soldiers

La querida saga de soldados de juguete creada por Signal Studios ha ido volviéndose más artificial entrega tras entrega. Pero su debut en 2010 supo traer un delicado equilibrio entre los juguetes de plástico a la Hasbro y la verdadera guerra.

Nosotros, como jugadores, podemos controlar grandes obuses, aviones de combate tipo biplanos o morteros y, cuando algún soldado cae en servicio, explota en cachitos de plástico. Olvídate de la sangre y preocúpate de defender tu puesto. La campaña rememora algunos puntos históricos, pero el verdadero juego llega cuando se desbloquea el modo “supervivencia”. Ahí es cuando debemos aguantar oleadas de contendientes y, si juegas en modo cooperativo, la acción se vuelve frenética y completamente loca. Un poco de humor entre tanta pesadumbre.

Emulando al Barón Rojo

red baron

Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen fue un militar y aviador alemán fallecido en 1918. ¿Qué tiene de especial? Pues que fue una leyenda, ni más ni menos. El Barón Rojo logró derribar 80 aeroplanos enemigos antes de ser abatido.

Como no, tal hazaña tuvo su propio videojuego. De hecho ostenta la virtud de ser el primer videojuego oficial inspirado en este conflicto. Lanzado en 1980 por Atari, también tuvo su propia revisión por la empresa estadounidense Dynamix, su segunda parte, incluso ese Red Baron 3D lanzado a las puertas del nuevo siglo.

Los simuladores de aviación inspirados en la I Guerra Mundial son interminables:Dawn Patrol’, ‘First Eagles’, ‘Wings of War’, la saga ‘Wings’ al completo, ‘Red Ace Squadron’, ‘Rise of Flight’ y otros tantos, pero hay uno que destaca sobre el resto.

captura air conflict

‘AIR CONFLICTS : SECRET WARS’

Distribuido en 2011 por Games Farm, y sin llegar a la excelencia de ‘Birds of Steel’ Air Conflicts, este juego aborda parte de las dos grandes guerras. Somos Dorothy Derbec —apodada fonéticamente como DeeDee—, la hija de un as de la aviación mundial de nacionalidad francesa.

16 tipos de aviones distintos, casi 50 misiones, 7 emplazamientos diferentes, aunque los mapas online llegan hasta 24, pasando por Berlín, El Cairo, Baku o la propia Constantinopla. Los flashback de la I Guerra Mundial contextualizan una historia donde la familia es tan importante como derribar pájaros enemigos.

Bayoneta y a la cuneta

Los shooters son el género rey. Sin ellos no podríamos ponernos en la piel de un veterano cruzando el río Marne o ganando terreno en el Somme. Bajo este género se acogen algunas de las historias más duras.

verdun

‘VERDUN 1914 – 1918’

Llamado así por el conflicto más dilatado donde se enfrentaron franceses y alemanes desde el 21 de febrero y el 19 de diciembre de 1916, ‘Verdun’ pone de manifiesto que la guerra no es un juego. Deliciosa ironía. Pero es que es imposible sobrevivir si no te cuidas de ir parapetado entre coberturas. Cada escuadra desempeña un papel en el organigrama interno de la batalla.

En este sentido, el mapa es un elemento clave. Debemos progresar paso a paso entre búnkeres, hasta alcanzar la trinchera contrincante y vencer. Desarrollado por M2Hy Blackmill Games, en ‘Verdun’ no existe una historia más allá de la que tú estés dispuesto a contar, ya que este es un juego completamente orientado al online, donde crear alianzas entre compañeros es ideal para ganar. Además, recientemente ha adaptado a consolas, estando disponible tanto en PlayStation 4 como Xbox One.

‘THE TRENCH’

‘The Trench’ es un juego también reciente, lanzado en 2013, pero algo más recoleto en cuanto a ambiciones. Otro shooter multijugador lanzando para aunar dos géneros: el FPS y RTS. Podemos solicitar tropas en lugares estratégicos, apoyo aéreo, crear fosos o posicionar a la infantería en zonas de bloqueo para anular el paso enemigo. Una interesante mezcla entre ser un soldado raso y un comandante dirigiendo tropas.

Necro

‘NECROVISION’

Necrovision y su expansión ‘Lost Company’ fueron desarrollados por los polacos The Farm 51 y no recibieron ni expectación ni interés. Este juego le da una vuelta a ese lema “La Guerra es el Infierno” y convierte toda la estructura en un juego de terror, donde demonios y vampiros irrumpen en nuestro mundo para arrasar con todo. Una visión gamberra para dejar de pensar en los enemigos como iguales.

‘CODENAME EAGLE’

Este juego, lanzado en 1999 por antiguos trabajadores de DICE, es el padre de la saga ‘Battlefield’. Así que nada mejor para cerrar el artículo. Desarrollado por Refraction Games, ni ha vendido —se hablan de apenas 25.000 copias—, ni ha cosechado buenas críticas. Pero de alguna forma se las arregla para contar una buena historia, un tanto anacrónica, donde se acerca más a un cuento de espías y conspiraciones, con el asesinato de un falso Zar y donde los fieles camaradas se desvelan como traidores.

Fotos de juego

Pero no tiene porqué ser históricamente exacto. De hecho, viendo este imperdible retrato digital de ‘Battlefield 1’, donde por momentos logra confundir qué es real y qué ficción, no podemos sino celebrar que el actual sea el periodo histórico con menos guerras. Y siempre es mejor abatir contrincantes conformados por píxeles que por células, claro.

Precio y disponibilidad

Puedes consultar el precio y disponibilidad de ‘Battlefield 1’ para PC, Xbox One y PS4 en Media Markt.

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

HACE 4 AÑOS